Por la A-52, sin rastro de la borrasca, pero muy pendientes de la A-6

Los conductores que circularon por la A-52 sentido Benavente no encontraron problemas


Redacción

Ourense ha registrado en los últimos días las temperaturas más bajas de Galicia, llegando a los 12 grados bajo cero. Este lunes, aunque el frío seguía presente, los termómetros empezaron a reponerse, sobre todo al mediodía, cuando la mayoría de los concellos estaban ya en positivo. Esta circunstancia, unida al hecho de que la borrasca Filomena no haya tocado la provincia, hizo que la nieve solo se percibiera en las zonas más altas de montaña. El problema en Ourense es la helada, la de primera hora de la mañana. Hasta en la capital ourensana los coches aparcados en la calle amanecieron cubiertos de hielo.

Las imágenes del fin de semana de las vías de alta capacidad de muchas partes de España nada tienen que ver con la A-52. Viajar hacia la Meseta desde Ourense por esta carretera es completamente seguro. Este lunes era visible la sal sobre la vía, ya que el sol era intenso y no había ni una nube sobre el cielo. No quedaba ni rastro de nieve en los arcenes, solo algo tras Verín y en la subida al Padornelo. «Hemos tenido una avería y estamos aquí parados. Nosotros viajamos hacia Francia y vamos por el País Vasco, creo que no hay ningún problema por allí, otra cosa sería tener que ir por Barcelona», comentaba un camionero que transportaba coches desde Vigo. Por no ver, ni siquiera se encontraron con controles por los cierres perimetrales impuestos por el covid desde la semana pasada entre Galicia y Castilla y León. «A ver qué nos encontramos, pero creemos que la zona estará bien».

Una vez que se pasaba el último túnel que adentra al viajero directamente en Castilla, la nieve desaparecía por completo del paisaje. Por las carretera paralelas a la autovía, la situación era diferente. En las zonas de sombra se podía ver perfectamente el agua helada e incluso carámbanos colgando sobre las grietas de algunos túneles en carreteras secundarias.

La situación a unos 100 kilómetros de la frontera de Ourense con Zamora la situación era distinta Y se alertaba desde la A-52. Los carteles luminosos de la autovía informaban a los conductores que viajaban dirección Madrid: «Precaución. Camiones embolsados en la A-6 kilómetro 236». A 28 kilómetros de Benavente, en Villalpando, la situación era preocupante y ya no permitían pasar camiones en dirección Madrid.

Durante el trayecto de Ourense a Zamora por la A-52 se encontraban circulando varios coches de la Guardia Civil de Tráfico. En ambas direcciones. Estaban en la autovía no solo para comprobar si había problemas derivados de la meteorología sino como rutina habitual. Una patrulla, de una agrupación zamorana, estaba parada en una carretera paralela desde donde se divisaba el túnel de A Canda. «Por aquí, de momento está todo muy tranquilo. No hay ninguna incidencia, ni nieve, ni accidentes... Donde debe haber problemas importantes es ya por la zona de Valladolid, allí sí hay que tener cuidado», explica uno de los agentes. «Aunque ahora [12.30 horas] no estamos haciendo controles en esta zona por el cierre perimetral, se están realizando de forma aleatoria durante el día», añade el guardia civil. De Filomena, sin noticias desde Ourense.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Por la A-52, sin rastro de la borrasca, pero muy pendientes de la A-6