Ourense cierra el año del covid-19 con casi 3.000 desempleados más

Rubén Nóvoa Pérez
rubén nóvoa OURENSE / LA VOZ

OURENSE

El comercio ha adelantado las rebajas al periodo navideño
El comercio ha adelantado las rebajas al periodo navideño Agostiño Iglesias

La provincia se queda a 800 cotizantes de bajar de la barrera de los 100.000

06 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La factura económica del coronavirus empieza a emerger en la provincia de Ourense con luz y taquígrafos. A la espera de que se cumpla un año desde que la pandemia cambió el escenario del mercado laboral en todo el mundo, lo cierto es que la comparativa anual del cierre del 2020 ya da pistas de por dónde irán los datos en esta próxima primavera. De acuerdo con los registros que hizo públicos este martes el Servicio Estatal de Empleo Público (SEPE) en la provincia ourensana se cerró el año con 21.218 desempleados. El análisis desestacionalizado y que nos lleva a diciembre del 2019 apunta a un total de 2.859 personas en los últimos doce meses. Se trata de un incremento del 15 %, que se queda muy por debajo de la subida a nivel estatal (22,9 %), pero ligeramente por encima de la cifra gallega (14,69 %).

A la espera de la evolución de la pandemia y de posibles nuevas restricciones con el nuevo año, la resaca laboral continúa dejando por el camino nuevos desempleados en la provincia. Así, en diciembre se produjo un incremento de 154 desempleados, con el sector servicios como el más afectado. La industria ha sido la que mejor ha resistido el tirón en este mes de diciembre, sumando tan solo un desempleado en estos últimos treinta días. Es una tendencia desde que arrancó la pandemia, donde industria y construcción han resistido mejor el empuje del covid-19. Desde los sindicatos, además, llaman la atención sobre el hecho de que cuatro de cada diez desempleados en la provincia no reciben ningún tipo de prestación económica.

La evolución de los datos de la Seguridad Social han seguido una tendencia similar durante el último año y la provincia se libra por escaso margen de caer por debajo de la barrera psicológica de los 100.000. Había, exactamente, a 31 de diciembre, un total de 100.860 cotizantes, lo que supone 2.405 menos que hace tan solo un año antes de que el efecto del coronavirus tuviera un fuerte impacto en la economía. «Son datos demoledores», explica Anxo Pérez Carballo, secretario comarcal de la CIG. Desde los sindicatos demandan un debate social para involucrar a organizaciones y entidades económicas, políticas, vecinales y sociales para diseñar un plan de choque que impida o «afundemento» de Ourense. Desde Comisiones Obreras, por su parte, consideran que más allá de la pandemia el problema laboral de Ourense está en la «temporalidade».