Villarino urge la moción de censura y el PP reclama al PSOE otro interlocutor

Los socialistas hacen un llamamiento para acabar con el «esperpento»


ourense / la voz

El auto judicial en el que se suspendía de manera cautelar la expulsión de tres de los cuatro concejales díscolos de Democracia Ourensana volvió a encender la mecha de la moción de censura en el Concello de Ourense. Más allá de que la decisión del juzgado de instrucción no afecta de manera directa a la gobernabilidad de la tercera ciudad de Galicia, el revés sufrido por Gonzalo Jácome en los juzgados ha servido para que PSOE y PP volvieran a poner sobre la mesa la necesidad de acabar con el microgobierno de tres concejales que está al frente de Ourense. Y ambos partidos, que tienen la llave para articular una moción de censura contra Jácome, volvieron a demostrar que están en las antípodas y que el acuerdo se antoja complicado.

El portavoz del PSOE, Rafael Rodríguez Villarino, compareció ante los medios de comunicación para realizar un llamamiento ante la «esperpéntica» situación del «microgoberno» de Jácome después de conocerse que tiene que reintegrar a los «tránsfugas» en el grupo municipal de Democracia Ourensana. Rodríguez Villarino alertó de la situación de «morte clínica» de Ourense agravada por la pandemia y por una «praga política». Realizó en su intervención un llamamiento a la movilización social de los vecinos, de la hostelería, de los pequeños comerciantes, de las asociaciones de vecinos y de los sindicatos para pasar «do esperpento á moción de censura, xa».

También apuntó al Partido Popular de manera directa para exigirle que dé un paso al frente y saque de la alcaldía de la tercera ciudad de Galicia al líder y fundador de Democracia Ourensana: «O PP situou a Jácome na alcaldía, agora manteno e non deu ningún paso para sacalo de aí. Nós presentamos a moción de censura pese a non contar co seu apoio, ¿que máis podemos facer?», se preguntó Villarino.

La respuesta le llegó poco después por parte de la portavoz del Partido Popular, Flora Moure, a través de un mensaje de audio difundido por su gabinete de comunicación: «Si el PSOE designa otro interlocutor que crea en la coalición con el PP negociaremos de inmediato». Es decir, que los populares no se mueven ni un ápice de las líneas rojas que marcaron ya hace semanas: veto a Rodríguez Villarino y gobierno de coalición.

«Problema interno»

Populares y socialistas tampoco parecen ponerse de acuerdo a la hora de valorar el escenario que se abre tras la decisión judicial de obligar a Jácome a reincorporar al grupo municipal a Miguel Caride, Teresa Rodríguez y María del Mar Fernández Dibuja. El PSOE habla de «disparate en bucle» y puso el acento en el impacto que podría tener para la política municipal que Caride recuperarse el papel de portavoz de DO en el Concello y dejar a Jácome, Ojea y Ucha como «figuras decorativas». Los populares, por su parte, se mostraron mucho más cautos y se limitaron a asegurar que respetan las decisiones judiciales sobre un «problema interno que ha afectado a la gobernabilidad» de la ciudad.

En este escenario, el Concello de Ourense se ha convertido en un campo de minas para los grupos municipales. El miércoles se llegaba a un acuerdo entre todos los grupos, con excepción del BNG, para un nuevo reparto de sueldos que incluye dos dedicaciones exclusivas y media para el PP tras su salida del gobierno. Queda por ver si se convierte en papel mojado si los díscolos toman el mando de Democracia Ourensana.

Los díscolos tienen vía libre para recuperar la portavocía, volver a las juntas de área y asumir competencias

«No es que tenga apego por unas siglas que ha destrozado Gonzalo Jácome, pero solo nos quedaba luchar por esa pertenencia al grupo de Democracia Ourensana o caer por un precipicio». Así justifica Miguel Caride el empeño de él y de los otros dos concejales díscolos por volver al grupo político de DO. La justicia les ha dado de forma cautelar vía libre para recuperar la portavocía del grupo, regresar a las juntas de área y hasta para asumir competencias de gobierno. «Es algo que en este escenario no nos planteamos, pero que valoraremos a futuro si se produce la moción de censura», señala Caride.

Y es que más allá del impacto en la gestión interna o en lo que tiene de simbólico el revés judicial para Gonzalo Jácome, los concejales díscolos confían en que este auto sirva para reavivar la llama de la moción de censura contra el alcalde de la tercera ciudad de Galicia, que se mantiene en el cargo con el apoyo de solo dos concejales. «PSOE y PP tienen que dar un paso al frente y solventar esta situación. Son los únicos que pueden hacerlo y para ello lo primero es negociar un programa de mínimos y reparto de áreas, así como dejar a un lado los vetos», indicó Miguel Caride.

Otro asunto que está sobre la mesa es la estabilidad del gobierno en minoría de Jácome. Caride asegura que pedirá un informe al secretario municipal para que valore la «extraña» situación de Telmo Ucha, que entró en el gobierno directamente como concejal no adscrito. Entiende el portavoz de los díscolos que la sentencia que le obligó a él a dejar la vicepresidencia de la Diputación de Ourense, también debe ser aplicable a este edil. «De ser así, ya no habría más que tres salidas para Ourense. La primera, que Jácome dimitiera que lo veo bastante improbable y las otras dos pasan por una moción de censura o por una intervención del Estado, como sucedió en Marbella, y que sería algo realmente penoso para Ourense», explicó.

Otra de las cuestiones que está en el aire es el papel del propio Miguel Caride en la Diputación de Ourense, donde fue cesado como vicepresidente a la espera de que llegara esta resolución judicial. «No voy a dar ningún paso precipitado. Con la gente que me apoya vamos a analizar la situación y tomar una decisión valorando todas las consecuencias que pueda tener».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Villarino urge la moción de censura y el PP reclama al PSOE otro interlocutor