La música sigue pero sin santa Cecilia

María Teresa Rodríguez Vázquez
maite rodríguez OURENSE / LA VOZOURENSE / LA VOZ

OURENSE

En Celanova, ensayan cuartetos o quintetos en el auditorio municipal por secciones
En Celanova, ensayan cuartetos o quintetos en el auditorio municipal por secciones AGOSTIÑO IGLESIAS

Las bandas ourensanas centran su actividad en el aspecto educativo con sus escuelas y adaptan ensayos a cuartetos o quintetos en tiempos del covid

22 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Cualquier 22 de noviembre antes de la pandemia, centenares de músicos ourensanos estarían un día como hoy o en los días siguientes celebrando la fiesta de su patrona, Santa Cecilia. Conciertos, pasacalles o comidas de los amigos de la bandas populares son los actos que solían organizar antes del covid. En estos tiempos de coronavirus, pese a todo, la música siguen sonando, aunque de otra manera. Las bandas llevan sin poder juntarse desde el verano, en el caso de aquellas que pudieron hacerlo, y las escuelas en las que forman a aprendices tienen que adaptarse como cualquier centro educativo a las normas sanitarias, con grupos reducidos en las clases teóricas o clases individuales de instrumento.

Miguel Pérez, director de la banda de música municipal de Celanova, confirma que el 14 de agosto fue el último día que se juntó la banda completa con sus 56 músicos para tocar juntos; ahora ensayan divididos en cuartetos o quintetos por secciones: percusión, saxos, clarinetes, un quinteto de metal o mixtos, con los que preparan un repertorio que esperan poder presentar en público, presencialmente o por streaming. La banda se trasladó al auditorio municipal, espacio más amplio y adecuado, lo que permitió retomar los ensayos por secciones y las clases.

Fernando Martínez, el presidente, apunta que «la banda completa ensayó mientras se pudo, en verano sí ensayamos en el claustro al aire libre y con distancia; fuimos de las pocas bandas que pudimos hacerlo. Se hicieron pasacalles, que permiten mantener la distancia, conciertos en el claustro y la alameda». El presidente de la banda considera que «no tocar en conjunto es perjudicial para ensamblar las individualidades. En cuanto podamos, retomaremos la actividad, pero algunas bandas no volverán a sonar».