La familia del café Britania se despide

El matrimonio formado por José Antonio y Mercedes González abrió las puertas de su cafetería hace treinta años


Ourense

La cafetería Britania abrió sus puertas en la calle Bedoya de la capital el 2 de febrero de 1990. Poco antes de iniciarse la pandemia, a la familia de hosteleros que da vida a la cafetería ourensana le dio tiempo de celebrar su treinta aniversario. Tanto José Antonio González como su mujer, Mercedes González, y su hijo, Dani, expresaban en este medio el completo agradecimiento que sentían hacia sus clientes de todos esos años. Hoy lo vuelven a hacer, aunque sin poder evitar las lágrimas en los ojos, pues este matrimonio se despide del local al que ha dedicado las últimas tres décadas. «Nos vamos por jubilación así que es un sentimiento agridulce. Por una parte sé que ahora empezará una etapa en la que vendrán otras alegrías y, sobre todo, tranquilidad y descanso. Pero por otra, siento una pena enorme por dejar de ver a nuestros clientes», explica José. Por eso quisieron dedicarles su último día: «Es increíble la fidelidad y el cariño con el que nos han respondido siempre. Queremos decirles que sin ellos nada de esto habría sido posible y que gracias, muchísimas gracias, de corazón», añade el hostelero.

Mercedes sale corriendo de la cocina, donde prepara por última vez algunas de las especialidades de la casa, las empanadillas y tortillas que triunfaron entre los clientes. Y apunta: «Este lugar nos ha regalado la oportunidad de conocer a gente que hoy ya es incluso más que familia». Lo dice sin parar de llorar. «Solo espero que sigamos manteniendo el contacto», termina. El bar no cerrará sus puertas, cambiará de dueño y mantendrá a Dani en su plantilla. «Será una nueva experiencia y espero estar a la altura», afirma el joven. Así que todavía quedan años para ver a José y Mercedes en el Britania, aunque sea sentados a la mesa.

Treinta años de empanadillas y buen humor

Por María Doallo

José Antonio González y Mercedes González regentan junto a su hijo, Dani, la cafetería Britania

La culpa es de José Antonio González Rodríguez. Después de llevar 14 años trabajando en el Hotel Sila y recién comenzado el año 1990, se encontró con un cartel de «se traspasa» en el local situado en el número 15 de la calle Bedoya. «El sitio era de unos vecinos míos. Lo tuve clarísimo desde el primer momento y me arriesgué a cogerlo», afirma. Con él, se zambulló en la aventura su mujer, Mercedes González Crespo. Y así nació, el 2 de febrero de 1990, la cafetería Britania de la familia González de A Teixeira. «El nombre ya lo traía, pero nos gustó y ahora no se lo cambiaríamos por nada», dice José.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La familia del café Britania se despide