La reactivación de la ciudad, en manos del microgobierno de Jácome

Las ayudas a familias y hosteleros, entre las necesidades que debe afrontar el ejecutivo

Jácome planea seguir dando prioridad a las obras, como el parque que prometió en A Ponte
Jácome planea seguir dando prioridad a las obras, como el parque que prometió en A Ponte

Ourense

Este jueves el Concello de Ourense volverá a celebrar reuniones de las juntas de área. Es allí donde la oposición y las federaciones vecinales pueden fiscalizar el día a día de la gestión del gobierno municipal. De este modo, tras el impacto que supuso la ruptura de la coalición de Democracia Ourensana y Partido Popular, el funcionamiento del Ayuntamiento recuperará en cierto modo la normalidad. El ejecutivo en minoría liderado por Gonzalo Pérez Jácome deberá, por lo tanto, empezar a responder de los retos que tiene ante sí.

Asuntos sociales

Ayudas y más personal. El coronavirus ha venido acompañado de una grave crisis económica que tiene consecuencias ya en la vida de un buen número de familias ourensanas. De ahí la necesidad de reforzar el departamento de Asuntos Sociales, que sufría importantes carencias de personal. En esa línea ya estaba trabajando la coalición y este mes de noviembre se ha aprobado una lista para el nombramiento de trabajadores sociales como funcionarios interinos. Ese asunto quedó encauzado, pero no la promesa de la exconcejala responsable del área, la popular Eugenia Díaz Abella, en relación a una convocatoria extraordinaria de ayudas para material y comedor escolar. Como es habitual, este curso la mayor parte de los solicitantes se quedaron fuera y la edila se había comprometido a flexibilizar los requisitos para que ninguna familia con necesidades fuese excluida. Es de esperar que, dada la debilidad de la economía en el contexto actual, la demanda de ayudas sociales como estas siga al alza.

Economía

Comercio y hostelería. Uno de los colectivos más afectados por la crisis del coronavirus ha sido el de los autónomos. El alcalde impulsó una línea de ayudas que, tras recibir más de 4.600 solicitudes, ya ha empezado a repartir los 2.000 euros por beneficiario que se planificaron. Pero, si hay un sector especialmente damnificado por las restricciones que impone la pandemia, ese es el de la hostelería, que reivindica más medidas de apoyo. Precisamente, esta semana hay previstas varias reuniones para tratar este asunto, aunque Jácome ya ha advertido que para aprobar nuevas subvenciones directas los plazos impiden que sea antes de junio del año que viene. En este sentido, cabe recordar que el regidor propuso también crear un bono de 50 euros para que cada ourensano gaste ese dinero en el comercio y la hostelería local.

Calles y parques

Inminente transformación. En una reciente encuesta elaborada por Sondaxe para La Voz de Galicia se les preguntó a los consultados por el que, a su juicio, es el principal problema de la ciudad. En el cuarto puesto del ránking -solo superado por el desgobierno municipal, los políticos y la pandemia- aparecía el estado de aceras, calles y carreteras. Durante los últimos años, la inversión municipal en estas infraestructuras ha sido muy escasa y el gobierno actual pretende corregirlo por dos vías. Por un lado, por iniciativa del exconcejal Miguel Caride, se puso en marcha la licitación de un contrato general para el mantenimiento de las calles de la ciudad que está a punto de resolverse y que supondrá, por sí solo, una inversión de 3,3 millones de euros. Y, por otro lado, hay que tener en cuenta que en fechas recientes se están licitando proyectos específicos de acondicionamiento de varios viales.

Preocupaba, igualmente, el estado de los parques y jardines de la ciudad y en este caso también acaba de ser licitado un contrato de mantenimiento y conservación (con un gasto previsto de más de siete millones para los próximos cuatro años). Queda por resolverse, no obstante, la situación en la que están otros servicios, como el de limpieza o el transporte, que son también muy sensibles para toda la ciudadanía ourensana.

Otros

Un sinfín de competencias que atender. El gobierno que Jácome encabeza, con el único apoyo de otros dos ediles, tiene ante sí innumerables restos, tantos como competencias. Tras la ruptura del gobierno quedó pendiente, por ejemplo, la aprobación del PXOM. Turismo, cultura, deportes, movilidad, seguridad ciudadana... La lista de prioridades y de necesidades podría ser interminable.

Licitados otros 2,2 millones de euros en mejoras de calles

Una de las grandes prioridades del ejecutivo que lidera Gonzalo Pérez Jácome sigue siendo la ejecución de obras. Este lunes la Junta de Gobierno Local aprobó la licitación de otros 2,2 millones: rehabilitación del firme de la rúa Leiras Pulpeiro, en Mariñamansa (161.586,24 euros), acondicionamiento del Campo do Outeiro y la rúa Outeiro, en Velle (426.341,53 euros), rúa Miradoiro, cerca de Ceboliño (555.044,02 euros), reparación de pavimentos y acabados en la rúa Remedios, en el barrio de O Couto (92.392,73 euros), acondicionamiento de la rúa Salto do Can y la rúa Carballo (920.333,89 euros) y adecuación de las rúas Enxido y Ousende, en Cabeza de Vaca (123.333,45 euros). Jácome remarcó en un comunicado que estas actuaciones se suman a las licitadas en las últimas semanas, haciendo así un total de 3,8 millones. «Hacía años que no había obras en las calles, que es algo de lo que más los ciudadanos añoran», dijo el alcalde ourensano.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La reactivación de la ciudad, en manos del microgobierno de Jácome