«Para vender muchos seguros hay que ponerse siempre en la piel del cliente»

Rubén Nóvoa Pérez
rubén nóvoa OURENSE / LA VOZ

OURENSE

Santi M. Amil

La empresa familiar quiere expandirse al territorio nacional desde su sede en A Ponte

19 oct 2020 . Actualizado a las 15:05 h.

Amoeiro Rincón es el nombre que está detrás del sueño de Emilio Fernández, un invidente ourensano que ha involucrado a toda la familia en su reto de convertir lo que comenzó como una agencia de seguros en el 2004 en una correduría que quiere expandirse por todo el territorio nacional. Padre, mujer y dos hijos están en el empeño y para ello acaban de mudarse a unas modernas y amplias instalaciones en la avenida das Caldas, en el corazón del barrio de A Ponte.

La apuesta de Emilio Fernández viene respaldada por una trayectoria salpicada de logros profesionales, primero como agente de seguros en exclusiva de Mapfre. En el 2011 se incorporó al negocio su hijo Martín. Dos años más tarde fue el turno de su otro vástago Javier y, por fin, en el 2017 se sumó al proyecto su mujer María Amada Figueiral. Solo un año más tarde nacía la correduría de seguros en un pequeño local de la calle Vicente Risco. ¿Cuál es el secreto que avala este crecimiento? Emilio Fernández lo tiene claro: «Para ser un buen vendedor de seguros lo fundamental es no mentir nunca y ponerse en la piel de la persona a la que estás atendiendo».

En tiempos donde las nuevas tecnologías juegan un papel fundamental y en el que cada vez son más los clientes que apuestan por una contratación en línea, la correduría Amoeiro Rincón reivindica el trato humano. «La gente quiere un rostro al que poder preguntarle si las cosas vienen mal dadas. En ese sentido, el estado de alarma potenció un poco el papel del corredor de seguros de toda la vida. Además, en Ourense tenemos un perfil de clientes de gente mayor que todavía sigue apostando por este tipo de atención», explica Martín Fernández.