«El esfuerzo de los gestores contribuyó a evitar el colapso de la administración»

Lamenta trabajar con una «maraña de normas confusas y con erratas»


ourense / la voz

Los teléfonos de las gestorías echaron humo durante el estado de alarma. Particulares y empresas recurrieron a este colectivo como un chaleco salvavidas en medio de un mar de dudas legislativas. Rosa Campelo, delegada provincial del Colegio Oficial de Gestores Administrativos de Galicia, recuerda la dureza de aquellos días y pone la lupa en la administración: «De pronto nos vimos trabajando desde casa con una simple aplicación en remoto, con los teléfonos de los despachos desviados a nuestros móviles y, de paso, algunos teniendo que conciliar con hijos o personas dependientes».

-¿Qué papel juegan los gestores en la crisis del covid-19?

-Los gestores administrativos han sido siempre figuras esenciales en la relación entre las empresas y los particulares con la Administración. Pero durante esta pandemia han ocupado también el espacio abandonado en muchas áreas por el personal de la administración pública. Hemos tramitado como podíamos y sin ayuda, debiendo interpretar de la noche a la mañana, una gran maraña de normas confusas y con erratas.

-¿Cuál fue el momento más complicado?

-Los primeros meses fueron los peores. Los gestores administrativos y nuestro personal estábamos ya adaptados a un uso eficiente de la vía telemática, pero no así las administraciones, especialmente la autonómica y las locales. Se encontraron de repente con los deberes a medio hacer. Así las cosas, empresas y, sobre todo, ciudadanos con una necesidad urgente de resolver todo tipo de gestiones tuvieron que refugiarse en las gestorías buscando el apoyo que el sector público les negaba.

-¿Se ha llegado en esta segunda ola al nivel de la primera?

-Ahora mismo no podemos dar cifras. Solo podemos decir que todos llevamos siete meses agotadores físicamente y mentalmente. Algunos solo nos hemos podido permitir unos pocos días de recuperación el a segunda parte del verano, pero sin desconectar en ningún momento nuestros teléfonos.

-Hablan de falta de rigor de las normas dictadas por el Gobierno, ¿a qué se refieren exactamente?

-Todos los profesionales venimos padeciendo desde hace años normas confusas, con una redacción más que deficiente, con erratas que luego se corrigen en boletines posteriores. Desconocemos si se debe a una falta de aptitud o de actitud de los actuales legisladores.

-¿Cree que están asumiendo un papel que en parte no les corresponde?

-Somos profesionales atípicos, muy generalistas, y siempre buscamos solución a los problemas que nos plantean nuestros clientes, sea cual sea. Cuando la solución no está en nuestras manos, les facilitamos los datos del profesional que se lo pueda resolver, ya sea un notario, un ingeniero o hasta un psicólogo. Durante el estado de alarma la gente llamaba para pedir apoyo y consejo y nosotros no les hemos abandonado, no hemos parado de trabajo. Mientras tanto la administración pública, salvo honrosas excepciones, está prácticamente desaparecida y han decidido dejar sus plataformas en línea en manos de técnicos informáticos y de los sufridos usuarios. El esfuerzo de los gestores ha contribuido sustancialmente a evitar el colapso de la administración.

-¿Esa inseguridad jurídica puede echar para atrás a los empresarios a acogerse a los ERTE?

-A los empresarios, acostumbrados a tomar decisiones rápidas, muchas veces careciendo de información o movidos por su intuición, nada les echa para atrás. Confían en que sus gestores solucionarán las interpretaciones poco razonables que pudiese hacer la inspección cuando todo esto pase (sonríe). Ahora no queda tiempo para pararse en evaluar las consecuencias de una futura calificación del ERTE, hay que solucionar ya. Los tiempos en la empresa privada son otros, estamos acostumbrados a una agilidad de la que carece el sector público en general.

«La pandemia y los legisladores no nos permiten hacer planificaciones a muy largo plazo»

-¿Cuáles son las principales dudas que presenta la tramitación de las prórroga en los ERTE?

-Las principales dudas que se nos plantearon en una primera lectura del RDL 30/2020 las hemos podido resolver en una reunión con el máximo representante del SEPE en Ourense, Celso Fernández, que viene dando ejemplo del buen hacer y de la colaboración con los profesionales que venimos demandando. Algunos representantes, como Celso, nos escuchan y el resultado es que todos salimos beneficiados. Otros, la mayoría, hacen oídos sordos y el resultado es el que venimos sufriendo todos y que pasa por una administración prácticamente inexistente y ciudadanos y gestores totalmente desasistidos e indignados por el abandono de puestos de trabajo y de los teléfonos de buena parte de los funcionarios.

-¿Qué perspectivas manejan para la recta final de año debido a que la situación sanitaria ha empeorado considerablemente en la provincia?

-Tendremos que seguir como hasta ahora, solucionando el día a día de los clientes y el propio, que no es poco. La pandemia y los legisladores no permiten planificar a muy largo plazo, ¿no le parece?

-Antes de que el covid apareciese en nuestras vidas, ¿cuál era la principal fuente de trabajo para los gestores?

-Asesoramos en el ámbito fiscal, laboral, contable, jurídico y resolvemos cualquier gestión administrativa que necesite una empresa o un particular. Si bien se nos vincula mucho con Tráfico y Transportes -el colectivo realiza el 90 % de matriculaciones y de transferencias de vehículos- algunos colegiados se especializan más en algunas áreas, pero la titulación nos habilita para realizar todo tipo de trabajos administrativos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«El esfuerzo de los gestores contribuyó a evitar el colapso de la administración»