Pretemporada de indecisiones

Los ourensanos de Tercera División encaran una Liga que aún plantea dudas


OURENSE

Un amistoso, dos o cinco. Sobresaltos e incertidumbres que sobrevolaron al fútbol de Tercera División y a muchos de sus protagonistas, obligados como el resto de sus vecinos a convivir con una pandemia. La pretemporada del curso 20/21 ya casi ha finalizado, si bien a muchos entrenadores les gusta incluir la semana del partido inaugural como de competición.

Para incrementar aún más las dudas, los mandatarios de los veinticuatro clubes que participarán en la competición están pendientes de la jornada de mañana, para saber definitivamente si el inicio del torneo se aplaza o, al menos, reciben la ayuda solicitada para hacer frente a un protocolo reforzado anti covid-19, exigido para hacer frente al curso liguero.

La federación recogió el guante y estudiará el asunto en otra reunión que es consecuencia directa de la celebraron por vía telemática dieciocho de los participantes, incluido los cuatro equipos ourensanos, especialmente sensibilizados por la situación. De hecho, el Ourense CF celebraba ayer su primer partido amigable, en un régimen de entrenamiento conjunto con la UD Ourense, plantel que apenas afrontaba su segunda cita amigable, después de ver como se suspendían hasta tres de los compromisos previstos, con el Pontevedra, Barco y Vista Alegre Estudiantil.

No lo tuvieron más fácil sus vecinos de Oira, con una preparación alterada por el positivo de un jugador que se entrenó con ellos solo unos días. Once días de aislamiento modificaron todos los planes de un equipo que contará con un plantel totalmente renovado y con un cuadro técnico que debuta este año. Precisamente un positivo en ese grupo de preparadores vuelve a rondar al equipo albinegro, si bien esta vez no afectó a los jugadores.

En cuanto al conjunto valdeorrés, el Barco fue otro de los grandes afectados. Ante la imposibilidad de viajar a Ourense, sugerida a ultimísima hora por las autoridades sanitarias, los hombres de Manolo Pérez se encontraron con problemas en las instalaciones municipales y tampoco tuvieron fácil el desplazamiento a tierras del Bierzo, que les obligó a pasar pruebas específicas poco antes de viajar. A la postre, sus únicos amistosos de la pretemporada fueron los que jugó en Bembibre, con victoria 2-3 y en La Bañeza, donde perdieron 1-0 el pasado sábado.

La situación logística de O Barco, con respecto al resto de la Tercera División será un obstáculo añadido en cuanto a posibles aplazamientos o las opciones de recuperar jornadas entre semana.

Más favorable fue la preparación del Arenteiro, otro elenco totalmente renovado, con la llegada de Fran Justo y varios de los jugadores que jugador playoff con él en el Ourense CF. La escuadra carballiñesa logró disputar hasta cinco encuentros amigables de notable calidad, ante equipos de categoría superior o que se presumen competitivos en Tercera. El once verde superó al Compos y al Coruxo, empatando además frente al Arzúa, Lugo B y Celta B.

Eso sí, la situación de la alarma social en O Carballiño es máxima y, a día de hoy, es una de las villas con mayores restricciones en Galicia, además de una situación socioeconómica bastante delicada, sobre todo en el ramo de la hostelería.

Son planteamientos que tienen muy en cuenta las directivas de todos los conjuntos que participarán en la categoría. Los ourensanos, en particular se han enfrentado, si cabe, a una pretemporada más convulsa y complicada, por lo que llegarán en la mayoría de los casos con un déficit con respecto a otras formaciones que han podido trabajar con mayor regularidad. Un panorama que puede seguir variando.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Pretemporada de indecisiones