PSOE y PP no logran ponerse de acuerdo sobre cómo negociar la censura a Jácome

«Este es el gobierno más barato de la historia», dice el alcalde sobre su ejecutivo a tres

El socialista Rafael Villarino pasa al lado del popular Jesús Vázquez, al que estan tomando la temperatura para acceder al pleno municipal
El socialista Rafael Villarino pasa al lado del popular Jesús Vázquez, al que estan tomando la temperatura para acceder al pleno municipal

Ourense

La única alternativa al gobierno a tres que lidera Gonzalo Pérez Jácome en Ourense es una moción de censura y la aritmética de la corporación municipal exige para ello el entendimiento de PP y PSOE. Sin embargo, ambas formaciones no logran ponerse de acuerdo ni siquiera en cómo afrontar ese diálogo. El grupo socialista presentó una moción en este sentido y el PP planteó una enmienda para modificar el texto. Durante el debate exhibieron sus diferencias al respecto y finalmente votaron por separado.

La propuesta de acuerdo del PSOE instaba a los grupos a «participar nunha canle de diálogo ofrecida polo grupo municipal do PSdeG para desbloquear a situación de parálise de Ourense». El PP pretendía sustituir ese texto por otro en el que se remarcaba la necesidad de «establecer un diálogo fluído leal e aberto (...) tendente a construír un goberno municipal estable». No hubo acuerdo y, cuando llegó la hora de votar, salió adelante la enmienda del grupo popular. El PP logró el apoyo de los cuatro díscolos de Democracia Ourensana y de los dos concejales de Ciudadanos mientras que el PSOE y los tres miembros del gobierno de Jácome votaron en contra. El BNG se abstuvo. Por lo tanto, la moción original de los socialistas no se llegó a votar.

En las intervenciones previas, Rafael Rodríguez Villarino, portavoz del PSOE, remarcó que el nuevo gobierno debe representar «o sentir maioritario» y recordó que su lista fue la más votada en las elecciones del año pasado. Además, señaló a los concejales del PP como los «responsables do que está ocorrendo». En nombre del grupo popular habló Flora Moure, que insistió en que su partido «debe ser parte de la solución». Dijo, en este sentido, que «el PP ofrece experiencia, compromiso y honestidad» y exigió que el diálogo para la moción de censura se desarrolle «sin líneas rojas, sin condiciones preestablecidas y sin cordones sanitarios».

«A solución pasa porque o PSOE e o PP se poñan de acordo», dijo, por su parte, el portavoz de Ciudadanos, José Araújo. Este, que logró este lunes la primera reunión entre socialistas y populares para tratar este asunto, lanzó la propuesta de un nuevo encuentro. Sería el próximo lunes a la misma hora que la reunión convocada por Gonzalo Pérez Jácome para negociar el PXOM. Luis Seara, del BNG, reiteró la posición de su partido, que es una moción de censura apoyada por los 24 concejales que el pasado día 11 ya acordaron pedir la dimisión de Jácome. Después, según dijo, debería gobernar el PSOE en minoría.

El alcalde tomó la palabra durante el debate de este asunto para asegurar que las dudas en torno a la gestión económica de Democracia Ourensana son una «mera excusa». Según dijo, propuso al PP una solución que los populares rechazaron. «Si quieren ver las cuentas, las vemos mutuamente», señaló Jácome, que recordó que el PP está marcado por la «corrupción extrema» de casos como Gürtel o Kitchen. Con esos antecedentes, «vienen a preguntar a un partido de provincias con un presupuesto de 100.000 euros al año», ironizó. El regidor aseguró, por otra parte, que sí podrá gobernar la ciudad con solo tres concejales. «Da igual 14 que 140», afirmó. Y añadió: «Este es el gobierno más barato de la historia».

Pérez Jácome: de los insultos y las faltas de respeto a dinero para su televisión

Ruth Nóvoa

Gonzalo Pérez Jácome no sería quien es, y no sería el alcalde de Ourense, sin Auria TV. En su propia tele local nació y creció como político, arropado por amigos. Algunos lo siguen siendo. Otros, tras los acontecimientos de las últimas semanas, ya tienen categoría de enemigos. Con el superhéroe Miño Man como símbolo, denunciaba el caciquismo y censuraba la política tradicional, siempre con su particular sentido del humor. Los ourensanos empezaron a conocer a Jácome y, cuando llegó el momento, le consintieron que se sentara en el salón de plenos del Concello, a donde quería llegar para levantar las alfombras. Los que creían que Democracia Ourensana sería un exotismo se equivocaron. En un momento en el que muchos vecinos estaban hartos de los políticos tradicionales y cansados de ver que la ciudad estaba estancada, Jácome dio el pelotazo (era el 2014) y consiguió ocho ediles, insuficientes para sus objetivos pero que llegaban de sobra para hacerse oír y bloquear al gobierno del PP durante cuatro años. Los insultos y las faltas de respeto eran la banda sonora de su forma de hacer oposición.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

PSOE y PP no logran ponerse de acuerdo sobre cómo negociar la censura a Jácome