Jácome prolonga su mandato gracias a la «absoluta lealdade» de su nuevo edil

La incorporación permite al alcalde volver a celebrar juntas de gobierno


Ourense

Tras la ruptura de su propio partido y de su pacto con el PP, el líder de Democracia Ourensana, Gonzalo Pérez Jácome, se mantenía al frente del gobierno municipal con el apoyo de un solo concejal, Armando Ojea. Desde ayer ha logrado uno más, el de Telmo Ucha Álvarez, que tomó posesión del cargo en un pleno extraordinario. Sustituye al exresponsable de Cultura, Mario González Sánchez, que dimitió tras estallar la crisis de DO. El nuevo edil ha prometido «absoluta lealdade» a Jácome, que ahora gobierna, por lo tanto, con tres de los 27 concejales que tiene la corporación. 

Pueden parecer pocos, pero la incorporación de Ucha Álvarez era fundamental porque el cuórum mínimo para celebrar reuniones de la Junta de Gobierno Local está fijado por ley en tres personas. Así las cosas, ese órgano —encargado por ejemplo de conceder licencias o de adjudicar licitaciones— llevaba sin reunirse desde el pasado día 8. Ahora volverán a celebrarse las juntas semanalmente. De hecho, tras finalizar el pleno en el que Telmo Ucha tomó posesión, Jácome firmó un decreto para incorporarlo inmediatamente a la Junta de Gobierno Local y para nombrar secretario de esta a Armando Ojea. 

Previamente, el nuevo concejal —que en las últimas semanas mantuvo la incógnita en torno a su apoyo a Jácome— había difundido un comunicado aclarando por fin su posición. «A miña decisión (profundamente meditada) está baseada unicamente no principio do respecto á cidadanía de Ourense», dice Ucha, que afirma que los problemas del partido por el que se presentó a las elecciones le son ajenos: «A miña única dúbida era decidir se, como concelleiro, podería intervir na actual situación municipal con responsabilidade, poñéndome ao dispor da cidadanía de Ourense. E é que nesta situación, na que ademais moitas persoas están a sufrir as consecuencias da covid-19, os que temos que asumir responsabilidades políticas temos que responderlle á cidadanía con total dedicación e traballo». «Póñome á súa disposición para desbloquear a actual situación e asumir aquelas responsabilidades nas que poida servir do mellor xeito á cidadanía, que constitúe e constituirá a miña única preocupación diaria dentro da política local», dijo el nuevo concejal, además de jurar «absoluta lealdade» a Jácome.

Aún no se ha adscrito a DO

Telmo Ucha desoyó, por lo tanto, los mensajes que, durante el pleno, le enviaron varios de los portavoces de la oposición. Le reclamaban que recapacitase, pero él ha aceptado el nombramiento como miembro de la Junta de Gobierno Local y es previsible que en los próximos días Jácome delegue en él las competencias de varias áreas. Hay que recordar que las concejalías que antes gestionaban trece personas deben repartirse ahora entre solamente tres.

Pese a todo, Telmo Ucha reconoce que aún no se ha inscrito formalmente en el grupo municipal de Democracia Ourensana. Podría optar por entrar en la corporación como concejal no adscrito y ello no le impediría formar parte de la Junta de Gobierno, pero dejaría abierta una puerta a su posible participación en una moción de censura. «Tengo cinco días para decidirlo», es lo único que dijo el nuevo edil, que no quiso hacer más declaraciones y se remitió al comunicado difundido tras tomar posesión, el mismo en que declara «absoluta lealdade» a Jácome.

El PP vuelve a plantar una invitación del BNG para negociar la censura y Ciudadanos se ofrece a mediar con el PSOE

El presidente provincial del PP, José Manuel Baltar, insistió en sus últimas declaraciones públicas en que, ya que Jácome no dimite, los grupos municipales deberían entablar conversaciones para impulsar una moción de censura, una opción que el líder popular ve «perfectamente viable». Sin embargo, los populares siguen sin sentarse a negociar con el resto de los grupos pese a que ayer volvieron a pedírselo explícitamente.

Aprovechando el pleno en el que tomó posesión el nuevo concejal de Democracia Ourensana, varios portavoces tomaron la palabra con la intención de abordar este asunto. El primero en hacerlo fue Luis Seara, del BNG, que invitó al resto de los grupos a celebrar una reunión en cuanto terminase la sesión plenaria para, de ese modo, retomar las negociaciones de una posible moción de censura.

Los nacionalistas ya impulsaron un encuentro similar el jueves pasado y el PP no quiso participar. Lo mismo ocurrió ayer, y al terminar el pleno Seara se dirigió tanto a la portavoz popular, Flora Moure, como al ex teniente de alcalde Jorge Pumar. Ambos rechazaron la invitación. Cabe destacar, en este sentido, que a la sesión no asistió el máximo responsable del grupo del PP, su coordinador, Jesús Vázquez. El exalcalde, que es senador por designación del Parlamento de Galicia, también tenía pleno en la Cámara Alta y estaba en Madrid.

La participación conjunta del PP y del PSOE es imprescindible para impulsar una moción de censura. Los socialistas, como fuerza más votada, reclaman para ellos la alcaldía y descartan gobernar en coalición con los populares. El portavoz del PSOE, Rafael Rodríguez Villarino, destacó durante el pleno que la situación que vive el Ayuntamiento es «anormal e antinatural» y remarcó que «ten que corrixirse». Los socialistas sí respondieron a la invitación del BNG para reunirse al finalizar la sesión, al igual que Ciudadanos. El portavoz del partido naranja, José Araújo, se ofreció después a ejercer como mediador entre el PP y el PSOE para desbloquear la situación: «No podemos dejar que pasen los días y seguir con este circo».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Jácome prolonga su mandato gracias a la «absoluta lealdade» de su nuevo edil