Grupos ecologistas y la oposición exigen medidas a la Xunta ante la destrucción del Xurés

La Voz OURENSE / LA VOZ

OURENSE

Agostiño Iglesias

El Comité en Defensa do Monte Galego convoca este jueves una concentración ante la Casa de Chocolate

16 sep 2020 . Actualizado a las 21:07 h.

El Xurés sigue ardiendo. El incendio forestal que se inició a las ocho de la tarde del pasado sábado, y que al menos ha quemado 2.000 hectáreas del parque natural en el concello de Lobios, ha puesto sobre la mesa la necesidad de impulsar un plan especial de recuperación de este espacio, una vez que se analicen todos los daños.

Diferentes grupos ecologistas y de la oposición exigen una respuesta contundente de la Xunta ante los incendios que estos días asolan la provincia y, en concreto, a la situación en la que quedará el Xurés. El Comité en Defensa del Monte Galego ha convocado una concentración este jueves a las 20.00 horas ante la sede de la Xunta bajo el lema «Lume nunca máis, basta xa!». El colectivo señala que las miles de hectáreas arrasadas estos días en la provincia ponen en evidencia que «a descoordinación, caos e descontrol propiciou a extensión das lapas» y exigen que se asuman sus responsabilidades el conselleiro de Medio Rural, José González Vázquez, y el director xeral de Defensa do Monte, Tomás Fernández-Couto, a los que solicitan su inmediata dimisión.

Entre otras cosas, el Comité en Defensa del Monte Galego pide la modificación del Consello Forestal Galego, con la revisión de su composición actual, integrando en él a todos los agentes sociales; un cambio en la política agro-forestal, con la revisión del Plan de prevención e defensa contra os incendios forestais de Galicia (Pladiga); y la puesta en marcha inmediata de planes de restauración y recuperación de las zonas afectadas por incendios en los últimos años. También, entre otros puntos, creen necesario fomentar la creación de empleo, así como la estabilidad de las personas que trabajan en labores relacionadas con la multifuncionalidad del monte; y que los equipos de extinción deben estar bajo un mando único y depender de la Consellería de Medio Rural. «A transferencia dos equipos de extinción aos Concellos produce a súa descoordenación e desprofesionalización», afirman.