Muchos deberes para dos o tres concejales

El ejecutivo municipal tendrá que afrontar, en franca minoría, un buen número de retos

Armando Ojea y Gonzalo Pérez Jácome
Armando Ojea y Gonzalo Pérez Jácome

Ourense

Todo apunta a que el inicio del curso político en Ourense será aún más insólito que la vuelta al cole de los niños ourensanos. En el Concello el problema no es el coronavirus, sino la crisis que afecta al gobierno local y que ha diezmado sus miembros hasta el punto de que ahora mismo la ciudad está en manos de solo dos personas: Gonzalo Pérez Jácome y el único concejal que le sigue siendo fiel, Armando Ojea. Hasta la ruptura, el ejecutivo contaba con doce concejalías, incluida la de Ojea (Recursos Humanos). Cada una tenía una agenda y unos retos de futuro que ahora debe decidir si asume, o no, el ejecutivo que lidera Jácome.

Infraestructuras

Licitación del transporte y nueva movilidad. El ya exconcejal de Infraestructuras, Miguel Caride, portavoz de los díscolos, dejó preparada la licitación de un contrato para el mantenimiento de las vías públicas y también quedó aprobado el nuevo reglamento del transporte público. Ese era un paso previo imprescindible para la licitación de ese servicio, que se presta en precario desde hace años. Licitarlo por fin depende ahora del gobierno Jácome-Ojea. También está pendiente de renovar la concesión del abastecimiento y saneamiento del agua y Caride creó una comisión para estudiar su remunicipalización. Sin embargo, el alcalde lo descarta ahora de manera radical.

También queda en manos del alcalde qué hacer con el plan de movilidad, que prevé peatonalizaciones de calles y otras medidas para la pacificación del tráfico. Este asunto fue, de hecho, motivo de roces entre Caride y Jácome porque este último tomaba medidas sin consultarlas con el edil. El alcalde, reconoció, por ejemplo, que había ordenado cerrar Bedoya durante el estado de alarma siguiendo una «intuición».

Urbanismo

La aprobación de PXOM, «pelotazos free». Las discrepancias entre la concejala de Urbanismo del PP, Sonia Ogando, y el alcalde eran públicas y notorias. El regidor considera un «pelotazo» las edificaciones previstas junto al puente del Milenio y lo mantiene. «Ya lo dije siempre. Siendo yo alcalde, no voy a permitir unas torres en las orillas del Miño», insistió Jácome este sábado. Según dijo, llevará el plan urbanístico a pleno para que los grupos políticos se posicionen y garantizó que ese documento será «pelotazos free».

Por otra parte, en el área de Urbanismo se mueve una gran cantidad de papeleo en relación a licencias y, precisamente, una queja reiterada de los interesados es la demora excesiva que acumula la tramitación de algunos expedientes. Ahora ese problema también es responsabilidad del gobierno en franca minoría que lidera Jácome.

Medio ambiente

Nuevo contrato de limpieza. Además de teniente de alcalde, hasta la ruptura con DO, el popular Jorge Pumar tenía delegadas competencias en materia de Medio Ambiente. Otro de los grandes contratos del Concello de Ourense que es necesario renovar es el de limpieza, adjudicado en el año 2010 a la UTE Ecourense (formada por FCC, Copasa y Geseco) y prorrogado hasta el año 2022. En el pleno de este viernes el alcalde dijo que le parecía «algo sospechoso» el interés de Pumar por gestionar en exclusiva este tema. «No te metas», le habría dicho el concejal del PP, según relató. Ahora será responsabilidad de Jácome resolver el asunto.

Su gobierno en minoría también tendrá que asumir de forma directa las competencias que el ex teniente de alcalde tenía delegadas en materia de parques y jardines. Pumar había dejado preparado un pliego para incrementar la dotación económica del contrato y mejorar sus prestaciones. Jácome lo asume, pero asegura que fue él quien dio las instrucciones de cómo hacerlo. Por otra parte, como responsable de Perímetro Rural, el concejal del PP diseñó junto a las asociaciones de vecinos un plan de obras cuya ejecución depende del ejecutivo en minoría.

Asuntos sociales

Más personal y más ayudas. La concejala del PP que tenía responsabilidades en el área de Asuntos Sociales. Eugenia Díaz Abella, había prometido una convocatoria extraordinaria de becas de material y comedor escolar para atender las crecientes demandas de asistencia de las familias con motivo de la crisis económica que ha provocado la pandemia. Jácome, que defiende que el peso de los servicios sociales no debe recaer en los ayuntamientos, tendrá que decidir qué hace con esas subvenciones y con otras líneas de trabajo de la concejalía en esa dirección. Además, el área está saturada de trabajo y Díaz Abella reclamaba un incremento de personal que ahora también está exclusivamente en manos del exiguo gobierno actual. El departamento incluye también la ayuda a domicilio (pendiente de adjudicar definitivamente), la perrera (cuya reforma debe licitarse de nuevo), la gestión de los centros cívicos o las políticas de igualdad.

Hacienda

Desbloquear las licitaciones pendientes. La concejalía que dirigía Ana María Fernández Morenza, del PP, dejó los presupuestos aprobados para este año y varias modificaciones para ejecutar diversos proyectos. De su área también son responsabilidad los impuestos y tasas municipales, que Jácome siempre se propuso rebajar, especialmente el de circulación. Ahora es su responsabilidad, al igual que el área de Contratación, que tiene ante sí el reto de desbloquear las licitaciones pendientes para los servicios que actualmente se están prestando en precario.

Turismo

Reapertura de las termas. Además de la promoción turística en general, que era responsabilidad de Flora Moure (PP), ahora también está en manos del gobierno en minoría liderado por Jácome la reapertura de las termas de las riberas del Miño y de la piscina termal de As Burgas. Según la edila del PP que dirigía el departamento, no existen garantías sanitarias para ello en el contexto de la pandemia. Además, Moure también llevaba Participación Ciudadana, es decir, la relación con las asociaciones de vecinos, cuya representatividad real siempre ha puesto en duda el alcalde.

Seguridad y comercio

Ayudas a autónomos. La concejalía que llevaba María del Mar Fernández Dibuja, de DO, tiene bajo su responsabilidad Comercio. Aunque no era exactamente de su área porque es un proyecto personal de Jácome, comerciantes y autónomos en general esperan los 2.000 euros prometidos. El alcalde asegura que mantiene su intención de aprobar las bases en septiembre y cree que también en este mes podrían empezar a realizarse los pagos. Por otra parte, ahora también está en manos de su gobierno en minoría la gestión de las plazas de Abastos (se había comprometido a abrir en 90 días la de A Ponte y aún sigue cerrada) así como la Seguridad. Quedó encarrilada, en este sentido, una oferta para contratar policías y bomberos, dos servicios con muchas carencias.

Cultura

Libertad para aplicar su modelo. El exconcejal Mario González, de DO, dimitió por las profundas discrepancias que tenía con Jácome en materia de política cultural. El regidor no cree en el gasto público en este ámbito y bloqueaba las iniciativas que el edil pretendía poner en marcha, según él mismo relató: «La cultura es parte vital de una sociedad. Él no lo entiende así». El alcalde deberá decidir, por ejemplo, qué hace con la programación del San Martiño o con la de Navidades, en cuestión por el coronavirus.

Deportes

¿Menos subvenciones? Gonzalo Pérez Jácome, que fracasó en su proyecto de fusión de los dos equipos de fútbol de la ciudad, tiene bajo su responsabilidad directa la gestión de la política deportiva municipal, que antes llevaba Mario Guede (PP). Podrá decidir, por lo tanto, si se mantienen o no las subvenciones a los clubes, con las que siempre fue crítico.

Servicios generales

La transparencia, en sus manos. Es una de las áreas, la que llevaba Manuel Álvarez (DO), con menos contenido, pero entre sus responsabilidades está la transparencia. Jácome, criticado por su gestión opaca y por no publicar las cuentas de DO ni su propia declaración de bienes, es el nuevo responsable.

Educación

Cambios al inicio del curso. En el pleno de este viernes, la oposición destacó la inconveniencia del vacío de poder en la Concejalía de Educación para el arranque de un curso escolar tan convulso como el actual.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Muchos deberes para dos o tres concejales