Todos los concejales, salvo él mismo y su número dos, reclaman la dimisión de Jácome

El PP apoyó la iniciativa por lo que queda definitivamente roto el pacto con Democracia Ourensana. El regidor afea a los populares que le pidan sus cuentas: «El partido de la Gürtel, el partido que daba sobres en negro me pide a mí que enseñe las mías. Es el colmo»

24 de los 27 concejales de Ourense piden la dimisión del alcalde «Menos mal que no es vinculante», aseguró Jácome tras la votación de una moción del BNG apoyada por el PP

Ourense / La Voz

La ruptura del pacto entre Democracia Ourensana y PP es definitiva. Los populares lo habían suspendido «temporalmente» esta semana, dando un tiempo al líder de DO, Gonzalo Pérez Jácome, para aclarar las dudas que han surgido en torno a la financiación de su partido. Sin embargo, este viernes el PP se ha posicionado ya abiertamente a favor de la dimisión del alcalde.

Ha ocurrido en el primer pleno que la corporación ha celebrado desde que estalló la crisis y al que el BNG había presentado una moción para exigir a Jácome que dimita. La iniciativa fue apoyada por 24 de los 27 concejales que tiene la corporación, aunque votaron 26 por la dimisión de Mario González, exedil de Cultura de Democracia Ourensana.  Por lo tanto, la propuesta salió adelante con los votos a favor de los dos concejales del Bloque, los nueve del PSOE, los siete del PP, los cuatro díscolos de Democracia Ourensana que quedan y los dos representantes de Ciudadanos. Solo votaron no el propio Jácome y su número dos, Armando Ojea, el único que sigue siendo fiel al regidor. De hecho, este viernes se estrenó como portavoz de Democracia Ourensana, en sustitución de Miguel Caride, uno de los críticos.

«Menos mal que no es vinculante», reaccionó el alcalde tras la aprobación de la moción. Previamente se produjo un intenso debate durante el que Jácome insistió en que resistirá en el cargo. Se negó, además, a dar las explicaciones que le reclamaban sus socios del PP para reconducir la situación. «Cuando se acusa a alguien, la carga de la prueba reside en el que acusa», argumentó Jácome para no informar sobre la gestión económica de Democracia Ourensana: «Yo no le tengo que enseñar los bolsillos absolutamente a nadie». Además, atacó a los populares: «El partido de la Gürtel, el partido que daba sobres en negro me pide a mí que enseñe las cuentas. Es el colmo». Por otra parte, el alcalde se mostró convencido de que podrá gobernar en estas circunstancias. Comparó su situación con la del PSOE tras romperse en el año 2012 su pacto con el BNG y estar el propio grupo socialista dividido.

«El partido de la Gürtel, el partido que daba sobres en negro me pide a mí que enseñe las cuentas. Es el colmo»

El pleno había arrancado con tensión porque, justo antes de que se tomase conocimiento de la dimisión de Mario González, Jácome tomó la palabra para afirmar que el exportavoz de Democracia Ourensana, Miguel Caride, había intentado boicotear la sesión. Según aseguró, se había puesto en contacto con miembros de otros partidos para tratar de consensuar la ausencia de toda la oposición.

De este modo, no se podría ratificar la dimisión de González ni activar su relevo, algo que es fundamental para el alcalde ya que la persona que entrará en la corporación sí le es completamente fiel. Además, contaría ya con tres personas (incluido él mismo) en el ejecutivo, el número mínimo para poder celebrar las reuniones de la Junta de Gobierno Local, que han quedado suspendidas por falta de cuórum. Ese intento de boicot fue ratificado por el portavoz del PSOE, Rafael Rodríguez Villarino, que aseguró contar con pruebas de ello. Caride dijo, por su parte, que no fue «instigador de nada», pero reconoció que se barajó la «posibilidade de visualizar o que esta ocorrendo non vindo ao pleno».

El pleno fue muy tenso, con continuas alusiones de Jácome a sus ya excompañeros, a los que se refería continuamente como «traidores» y a los que llamó al orden en varias ocasiones cuando trataban de intervenir. Especialmente esperada era la posición del PP sobre la moción del BNG que reclamaba la dimisión de Jácome. El encargado de defender la posición del partido fue, pese a que no es habitual que tome la palabra, el exalcalde y coordinador del grupo popular, Jesús Vázquez, que explicó que durante las últimas semanas han dado tiempo suficiente a Jácome para que detalle el destino de los fondos públicos que recibe DO: «Os ourensáns merecen que se lles explique a que se dedican os seus cartos».

Vázquez reclamó «exemplaridade con maísculas» y dijo que el PP no puede ofrecer «lealdade cega». El coordinador del grupo popular puso como ejemplo a la exalcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. Según dijo, cuando se puso en duda la compra de una propiedad inmobiliaria ella «optou por despexar todas as dúbidas» mostrando la información al respecto. «Ten que demostrar que a súa ética é intachable. (...) Se non ten nada que agochar, demóstreo e pare xa isto», suplicó el líder local del PP, que pidió a Jácome que no haga caso de las «teorías de la conspiración».

Precisamente, Rafael Rodríguez Villarino, portavoz del PSOE, hizo hincapié en el papel que el PP podría tener en esta crisis. El socialista reprochó a los populares que actuasen «como se pasaran por alí» y señaló a Alberto Núñez Feijoo, José Manuel Baltar y, «o seu axente secreto», Miguel Caride. Villarino se ofreció a construir una alternativa a la situación actual, pero dijo que el único gobierno «lexítimo» sería del PSOE por ser la fuerza más votada. El PP tendría que apoyar una moción de censura para que así fuera pero el líder socialista cree que los populares tendrían que quedarse en la oposición. Además, el portavoz del PSOE instó a los críticos de Democracia Ourensana a dimitir.

José Araújo, de Ciudadanos, se preguntó si los socialistas quería hacer pasar a Jácome como una «víctima» para que, cuando Jácome renuncie, él y sus fieles apoyen a Villarino como alcalde. El portavoz del partido naranja dijo que solo hay dos alternativas, esa o un acuerdo entre PP y PSOE. Araújo se mostró convencido de que el alcalde no va a dimitir e insistió en que la responsabilidad de superar esta situación pasa por los dos grandes partidos.

El portavoz del BNG, Luis Seara, hizo especial hincapié en que, tras la operación para hacer caer a Jácome, están «los baltares», aunque matizó que Feijoo «bendeciu». Pero también criticó al alcalde, a quien calificó como un corrupto porque «non distingue onde remata o Concello e comeza a súa empresa». Además, el nacionalista ve inviable un gobierno formado por solo dos concejales: «Non foron capaces de de gobernar con maioría absoluta e pretenden facelo entre dous colegas».

«Non foron capaces de de gobernar con maioría absoluta e pretenden facelo entre dous colegas»

Comisión de investigación

Tras el debate de la moción del BNG que reclamaba la dimisión de Jácome, aún quedaba otra iniciativa sobre la crisis. Se trataba de una propuesta de Ciudadanos para crear una comisión de investigación sobre la financiación y gastos de Democracia Ourensana. De nuevo, toda la oposición apoyó la moción y solo se opusieron Gonzalo Pérez Jácome y Armando Ojea. Los grupos reclamaron al alcalde que haga pública su declaración de bienes y que aclare si es compatible o no seguir como administrador único de su empresa.

Feijoo, sobre la continuidad de Jácome: «Eu non sería un estorbo para a cidade»

Rubén Nóvoa
Feijoo, en la inauguracion del enlace de la A-52 con el polígono de San Cibrao das Viñas
Feijoo, en la inauguracion del enlace de la A-52 con el polígono de San Cibrao das Viñas

El presidente del PP de Galicia avala la decisión del grupo municipal de romper el pacto: «Non podemos participar nunha situación de desgoberno e descomposición de Democracia Ourensana»

El presidente de la Xunta y del PP de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, se refirió por primera vez en público sobre la crisis política de Ourense, la tercera ciudad de Galicia, y donde el PP acaba de romper el pacto de gobierno con Democracia Ourensana. De hecho, minutos antes de que Feijoo fijara  su posición durante la inauguración del enlace entre la A-52 y el polígono de San Cibrao su posición, los siete concejales del PP, y hasta hace unos días socios de Gonzalo Jácome, acababan de pedir su dimisión en el pleno municipal. Preguntado sobre si considera que el regidor de DO debe dimitir, Feijoo aseguró: «Non podo dar clases do que teñen que facer os demais. O que si podo dicir, e o que eu faría. Si estou na situación do actual alcalde de Ourense, sen grupo maioritario, sen sequera poder tomar decisións nin poder reunir a comisión de goberno, comprenderá que no meu caso, eu non sería un estorbo para a cidade que tanto quero e que tanto temos que servir. Podo dicir o que faría eu».

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Todos los concejales, salvo él mismo y su número dos, reclaman la dimisión de Jácome