Las dudas por el arranque del curso ralentizaron las ventas de los libros

Las librerías apuntan que los padres llegan con «unha chea de dúbidas»

r. n. p.
ourense / la voz

Con septiembre a la vuelta de la esquina y la incertidumbre que trae consigo, alguna de las prácticas habituales de estas fechas pueden ser cuestionadas. Entre ellas, la compra de libros de texto, que semeja hasta arriesgada cuando los protocolos de la educación hasta el momento tienen que revisarse.

Llegando el mes fuerte de compra de libros de texto, las librerías ourensanas ven el asunto bajo ópticas diferenciadas. «De momento está siendo igual que otros años. Al principio teníamos dudas, pero por lo que hablo con los compañeros, las familias están haciendo sus reservas igual. No todos están viniendo a por ellos pero eso es algo habitual, hasta septiembre no suelen venir», explica José Manuel García Mosquera, presidente de la Agrupación Provincial de Libreiros de Ourense. Con él concuerda Emilio Virgós, titular de la librería Platero: «Nosotros tenemos la misma gente que el año pasado, aproximadamente. No se están llevando el material escolar, están esperando a que empiece el curso y se vea lo que se necesita de verdad. Menos dinero, si, pero la gente es la misma. Ahora esperamos a la ESO, porque hasta que no hagan los exámenes de recuperación no se sabe que libros de préstamo se pueden dar y cuales no, hay que esperar a septiembre», explica Virgós.

Por otra parte, hay establecimientos que ven bajar sus cifras habituales de ventas. «Este é un ano totalmente atípico. Nós tamén o entendemos, porque a situación é moi inestable, hai moita falta de información e os pais están sendo moi prudentes ó mercar», explica Celia Fernández, dependienta de Nobel. Es un año raro en dos sentidos, señala que tanto en el menor número de padres que acuden a comprar, como en lo tardío de sus pedidos. «Os pais traen teimas, moitas teimas e unha chea de dúbidas. Nós intentamos dar tódalas facilidades posibles; igual o reembolso non, pero facilitarlles un vale para que o poidan empregar máis adiante. O que é seguro é que os libros vanos precisar, dun xeito ou doutro», señala Fernández. Lo mismo opina García Mosquera, quien insiste en que, incluso de haber un confinamiento puntual, los libros serían necesarios. José Ramón Martínez, gerente de Tanco, apunta que «haberá clase, sexa dunha maneira ou doutra». Otra opción, para aquellos que no pueden permitirse la inversión que supone esta compra, es acudir a los bancos de libros que suelen organizar los colegios en septiembre.

Por trimestres

Otra novedad que traen las compras de este año es optar por adquirir los libros de solo un trimestre cuando es posible. Esto se refiere más bien a los cuadernillos de fichas con los que trabajan los niños de cursos inferiores, que suelen venir divididos en tres. «Los de infantil utilizan fichas de trabajo en lugar de libros. Las fichas son por trimestre y en algunos coles les están diciendo que compren solo el primero, de momento», explica García Mosquera. «Os pais van collendo a primeira parte, á aventura de ver que pasa de aquí a Nadal», dice Celia Fernández. Un cuaderno trimestral de fichas, apunta Emilio Virgós, puede costar 35 euros. Si se opta por esta opción, la compra rondará los 150 euros.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
ESO
Comentarios

Las dudas por el arranque del curso ralentizaron las ventas de los libros