Terraza del verano y granja escuela a partes iguales

María Doallo Freire
María Doallo OURENSE

OURENSE

Agostiño Iglesias

José Manuel Méndez está detrás de La Capilla, en donde es posible disfrutar de la naturaleza y de la restauración

28 ago 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El covid-19 ha conseguido que las terrazas y los espacios abiertos sean lo más buscado este verano para pasar un rato agradable, desconectar y disfrutar del ocio. En O Bolo, concretamente en la aldea de Lentellais, José Manuel Méndez lleva un par de años poniendo en valor la naturaleza, la fauna autóctona y el aire puro del rural. Las tres cosas en una. Este valdeorrés está al frente de la granja escuela La Capilla, en el pueblo que le vio crecer y a donde regresó, directo desde Barcelona, junto a su mujer -natural de Lentellais- hace diecisiete años. En La Capilla no solo se puede pasear entre 250 ovejas, acariciar al burro que preside el terreno, dar de comer a las gallinas o abrazar a un corderito.

Es posible, y muy buena opción, quedarse a comer en su amplísima terraza. «Aquí se come lo que se cría: gallo de Mos guisado, cachena en horno de leña, costillar o chuleta de vaca o asado de cordero, por ejemplo», dice José Manuel. También organizan actividades para niños, y no tan niños, relacionadas con los animales, con el medio ambiente y con la educación culinaria. Una experiencia natural en medio de la naturaleza, claro.