Un paciente de 71 años reabre la uci-covid tras 85 días cerrada

María Cobas Vázquez
maría cobas O BARCO / LA VOZ

OURENSE

Manuel Vázquez fue el último paciente en abandonar la uci-covid del CHUO en la primera ola de la pandemia
Manuel Vázquez fue el último paciente en abandonar la uci-covid del CHUO en la primera ola de la pandemia Santi M. Amil

Treinta infectados por coronavirus han estado en cuidados intensivos

20 ago 2020 . Actualizado a las 10:48 h.

El pasado 27 de mayo Manuel Vázquez consiguió dejar la uci-covid. Seguía en cuidados intensivos, pero había superado el coronavirus que motivó su ingreso en el mes de marzo. Pasó Vázquez a la uci convencional para seguir curándose de las secuelas y de esta forma quedó libre la unidad de críticos habilitada en el CHUO con motivo de la pandemia. Y con su salida, se libraba un espacio que había sido necesario abrir el 18 de marzo.

Entre esa fecha y el 27 de mayo fueron 29 los pacientes que pasaron por la uci-covid, que en el pico de la pandemia llegó a albergar a 23 personas (20 en las camas de la uci y tres más en los boxes de reanimación). El 70 % de los ingresados fueron hombres, con una horquilla de edad entre los 34 y los 79 años; de los cuales 3 personas acabaron falleciendo al no superar la enfermedad.

Desde entonces no había ningún paciente en la unidad de críticos. Hasta ayer. De nuevo un varón de 71 años, al igual que Manuel Vázquez, tenía que ser derivado a la unidad de cuidados intensivos. El nuevo paciente llevaba tres días ingresado en el hospital, aislado en una habitación. Por la mañana sufrió un empeoramiento de su cuadro clínico que motivó su traslado, convirtiéndose en el paciente número 30 en la unidad de críticos. Habían pasado 85 días desde que se había vaciado la uci-covid, casi tres meses.

Tres hospitalizados más

Además del paciente en la unidad de cuidados intensivos, en el CHUO hay tres personas más ingresadas por coronavirus. Están en aislamiento en sus habitaciones. En esta segunda ola de la pandemia, no se han registrado ingresos en los hospitales comarcales de Verín y Valdeorras.

Otras 141 personas están en aislamiento domiciliario curándose en sus casas. Además, todos sus contactos directos deben guardar 15 días de cuarentena aunque hayan dado negativo en la prueba de PCR. «A PCR negativa non exime de cumprir a corentena na súa totalidade», insistió ayer el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, en su comparecencia tras haberse reunido con el comité clínico de seguimiento de la pandemia. Recalcó que aunque salir a la calle o tener contacto con familiares y amigos puede parecer inofensivo, «pode significar novos contaxios e poñer en perigo a vida doutras persoas». Núñez Feijoo pidió a los gallegos ser responsables «para non ter que dar pasos atrás que serían dramáticos para a nosa economía e tamén para a nosa saúde».

La provincia de Ourense registró su primer día sin nuevos brotes de coronavirus desde el domingo 9 de agosto

Actualmente hay 17 brotes por coronavirus en el área sanitaria de Ourense, Verín y Valdeorras. Son los mismos que había el martes, lo que significa que ayer la provincia registró su primer día sin nuevos brotes desde el domingo 9. Es una buena señal, aunque la situación es preocupante. Así lo reconoció el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, en su comparecencia tras reunirse con el comité clínico que evalúa la evolución de la pandemia. Tras nombrar el brote de A Coruña, Feijoo se refirió a Ourense y aseguró que también era un foco de preocupación para la administración autonómica. Eso sí, a otro nivel, porque tal y como explicó: «O comité clínico indica que se trata de casos identificados e procedentes maioritariamente de grupos familiares. Estamos preocupados pero segundo os datos son brotes controlados».

El más numeroso que hay actualmente en la provincia (y el más numeroso de los habidos en esta segunda ola de la pandemia) está localizado en el Concello de Viana do Bolo y afecta a un total de 13 personas. Todos están en aislamiento domiciliario en sus casas y «evolucionan favorablemente», según publicaron varias de las personas afectadas a través de la red social Facebook. Estarían implicadas al menos dos familias, relacionadas por vínculos de amistad y por el noviazgo de los hijos.

Piden un cribado masivo entre los trabajadores del Concello

Comisiones Obreras ha registrado un escrito en el que pide al alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, que se hagan pruebas del coronavirus a todos los trabajadores que vuelvan de sus vacaciones. El sindicato cree necesaria la medida ante los «continuos» brotes que se están detectando en la capital y, en general, en toda la provincia. Proponen que los primeros en hacerse las pruebas sean los bomberos y policías locales, siguiendo con el personal de atención y, finalmente, con el del Consello Municipal de Deportes y resto de departamentos.