Avelino Pazos, del PP, nuevo alcalde de Castrelo de Miño tras una moción de censura

La moción al hasta ahora regidor del BNG, Esteban Suárez, salió adelante con el apoyo de dos exconcejales del PSOE

;
Ambiente en la moción de censura de Castrelo de Miño El PP arrebata la alcaldía al BNG en medio de un ambiente tenso en la consistorial

Ourense

La alcaldía de Castrelo de Miño ha cambiado de manos. El hasta ahora regidor, Esteban Suárez Méndez, del BNG, ha sido sustituido en el cargo por Avelino Pazos, del PP, gracias a una moción de censura apoyada por dos exediles del PSOE. La sesión fue muy tensa y el nuevo alcalde tuvo que salir del salón de plenos escoltado por la Guardia Civil. Un numeroso grupo de vecinos lo seguía entre gritos y también hubo varios lanzamientos de huevos, que no llegaron a impactar contra Pazos ni sus compañeros.

Durante el pleno, el líder popular tomó la palabra en dos ocasiones y la presidenta de la mesa de edad, una concejala del BNG, le advirtió de que no tenía derecho a réplica, por lo que le llamó al orden y llegó a amenazar con expulsarlo. De ese modo, la moción de censura no habría salido adelante, pero finalmente los ánimos se calmaron,  Pazos renunció a seguir hablando y pudo votarse.

Previamente, el alcalde saliente, Esteban Suárez, recordó que, hasta que el Tribunal Constitucional lo echó abajo, la ley dificultaba este tipo de mociones. Según dijo, en Madrid están preparando una modificación legal para volver a limitar la posibilidad de cambiar gobiernos con el apoyo de tránsfugas. «O transfuguismo será ilegal porque é un fraude», dijo el nacionalista, que calificó al nuevo alcalde como un «monicreque», «marioneta» y «mandadiño» de Baltar. Además, avanzó que estará vigilante para denunciar posibles prebendas para los exconcejales socialistas. «Publicaremos todas e cada unha das xoias do seu botín», dijo Suárez, que remató:  «A única alternativa ao PP que non se vende é o BNG».

Catalina González, portavoz y ya única concejala del PSOE, se dirigió a sus excompañeros y les dijo que lo único que sentía por ellos era «vergoña», especialmente por uno de ellos, «militante de toda a vida», Jaime Fontanes. La socialista lanzó, además, críticas al hasta ahora alcalde del Bloque. «Nos últimos anos prácticamente non houbo xestión», dijo González, que calificó como una «irresponsabilidade» que no llegasen a un acuerdo al inicio del mandato. «Non lle daban os números», recordó la portavoz del PSOE, que sentenció: «Estamos condenados a entendernos».

Aunque lo intentó, Avelino Pazos prácticamente no pudo intervenir por las interrupciones del público, con gritos de «cacique» y otras alusiones insultantes. El líder popular recordó que en el año 2007 el PP se quedó en el municipio a tan solo un voto de la mayoría absoluta, pero gobernaron BNG y PSOE en coalición. «E non armamos guerra nin insultamos», añadió Pazos, que anunció una auditoría del Concello. Después, cuando terminó el pleno, mostró su intención de ponerse a trabajar inmediatamente. «Aquí non se atentou contra a democracia, aquí fíxose democracia», dijo el nuevo alcalde, que se propuso «acabar co caciquismo que había neste Concello».

Los populares recuperan, de este modo, una alcaldía que el BNG había logrado retener desde el año 2007. Sin embargo, en las últimas elecciones municipales, celebradas en mayo del año 2019, los nacionalistas perdieron apoyos y, aunque se mantuvieron como la primera fuerza política, el PP se quedó a solo tres votos. Hubo un triple empate a tres concejales entre Bloque, Partido Popular y PSOE, pero no hubo acuerdo entre las partes. Populares y socialistas llegaron entonces a negociar, pero no hubo entendimiento y, además, la dirección provincial del PSOE prohibió cualquier tipo de pacto con la formación conservadora.

Quince meses después Avelino Pazos ha conseguido los apoyos que necesitaba tras lograr un acuerdo de mínimos con dos de los tres concejales socialistas, Francisco Pérez Iglesias y Jaime Fontanes Villamarín. El alcalde popular gobernará, por lo tanto, con cinco de los nueve ediles que tiene la corporación de Castrelo de Miño. El BNG se queda en la oposición con tres y el PSOE, solo con uno, su portavoz, Catalina González Álvarez, que recientemente llegó a asegurar que a ella la habían intentado comprar con un sueldo público para que también apoyase la moción de censura.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
26 votos
Comentarios

Avelino Pazos, del PP, nuevo alcalde de Castrelo de Miño tras una moción de censura