Los incendios hacen estragos en el Xurés, con más de 400 hectáreas quemadas

m. rodríguez OURENSE / LA VOZ

OURENSE

Santi M. Amil

El de Lobios es el más grave, pero esta semana ardieron otras dos zonas del parque

09 ago 2020 . Actualizado a las 20:09 h.

La complicada orografía del Xurés, las semanas de calor acumulado y el factor añadido del viento son el cóctel que ha provocado que, un verano más, el parque natural de la Baixa Limia sea noticia por los incendios forestales. Otra vez, un fuego que penetra desde el vecino Portugal, según la información de la Xunta, es el causante del trágico último incendio declarado en Manín, y que ha costado la vida a un piloto del servicio de extinción portugués y dejado herido grave al copiloto salmantino que tripulaban el Canadair que cayó ayer en Lobios. El incendio ha consumido ya unas 400 hectáreas de monte. Se encuentra en una zona de picos montañosos, de difícil acceso, a la que no pueden llegar las motobombas y apenas las brigadas terrestres, por lo que la actuación de los medios aéreos fue clave para reducirlo en las primeras horas. Sin embargo, por el lugar en el que se originó y la dificultad de combatirlo, fuentes conocedoras de la zona apuntan que se prevé que la extinción pueda prolongarse varios días. Ayer no había riesgo para los pueblos, pero el peligro puede aparecer si hay cambios de viento y en función de si se puede atajar el fuego actual.

El sonido de los aviones y helicópteros de extinción se está convirtiendo en habitual en las últimas jornadas en la provincia de Ourense, muy golpeada por los incendios tras semanas de altas temperaturas. También el humo y el olor a quemado, que se extienden por el centro y sur de la provincia.

En la jornada de este domingo, está activo un incendio en Chandrexa de Queixa que supera las 25 hectáreas. Afecta a la parroquia de Requeixo.