El ADIF trabaja en la retirada de los vagones del Sil una semana después de despeñarlos al cauce

El operativo se inició este fin de semana, y los trabajos este domingo se centran en el vagón más próximo al agua


Ourense

El pasado domingo dos de agosto el ADIF realizaba una polémica maniobra al despeñar al cauce del río Sil dos de los cuatro vagones que todavía quedaban sobre las vías tras el descarrilamiento unos días antes de un tren de mercancías a pocos metros de la estación de Sobradelo, en el municipio ourensano de Carballeda de Valdeorras.

Este domingo, justo una semana después, el administrador ferroviario trabaja en la recuperación del ultimo de los vagones, el que permanece desde hacía siete días en el lecho del río, tocando el agua. Los operarios han estado desguazando la estructura, para que luego una grúa pueda alzar las piezas lejos de la orilla.

Los trabajos de retirada de los vagones se iniciaron el sábado, tras obtener los permisos de la Consellería de Medio Rural y de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil (CHMS). El operativo requería llevar hasta la zona dos grúas de gran tamaño, estabilizar los vagones y desmontarlos para poder proceder a sacarlos del lugar, de difícil acceso.

Las grúas de carretera, de unas 80 toneladas cada una, fueron instaladas sobre la plataforma de la vía el viernes y el sábado se elevó hasta los carriles el vagón que había quedado volcado sobre la ladera. En la mañana de de este domingo, tres de los cuatro coches ya se habían retirado o estaban siendo desguazados sobre la propia vía, informó el ADIF, restando trabajar sobre el más cercano al agua.

Una vez desmontados y subidos hasta la vía, está previsto que los restos de los vagones sean transportados por vía férrea hasta la estación de Quereño, en el municipio de Rubiá.

Según el administrador ferroviario, en las operaciones de este fin de semana se adoptaron «todas las medidas de protección medioambientales». Además, señaló que se estaba verificando «satisfactoriamente» el estado del material caído a la ribera del río y que dicha información se pondría «a disposición de las demás administraciones competentes».

La decisión de despeñar los vagones suscitó duras críticas de la Xunta y de la CHMS. La primera ha propuesto una multa de 35.000 euros y la segunda estudia una sanción económica. Además, la Fiscalía de Ourense investiga si pudo haberse producido un delito contra el medio ambiente.

El ADIF se deshace de dos vagones de un tren descarrilado en Valdeorras tirándolos al río Sil

María Cobas
;
Así se tiraron al río Sil dos vagones de tren descarrilados El Adif no había recibido permiso para la maniobra, con importantes impactos ambientales

El domingo avisó de esa maniobra a la Confederación Hidrográfica Miño-Sil, pero no tenía autorización para hacerlo

El pasado martes, un tren de mercancías descarriló unos cientos de metros antes de llegar a la estación de Sobradelo, en el concello ourensano de Carballeda de Valdeorras. En el convoy únicamente viajaba el maquinista, que resultó ileso. Los 25 vagones iban vacíos, así que no se produjo ninguna pérdida de la carga. Pero varios vagones quedaron en las vías, aunque ocupándolas en parte, por lo que el ADIF -el administrador de infraestructuras ferroviarias- tuvo que interrumpir el tráfico ferroviario en la zona para poder sacar el tren.

Los vagones encarrilados fueron desplazados por cabeza y cola, y se fueron devolviendo a los raíles los demás; salvo cuatro, que no fue posible volver a colocar. Se determinó (según explican desde el ADIF) que era preciso apartarlos para poder arreglar la vía y después colocar una grúa ferroviaria con la que suspenderlos para encarrilarlos de nuevo.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El ADIF trabaja en la retirada de los vagones del Sil una semana después de despeñarlos al cauce