«A xente necesita moita alegría despois de todo o vivido»

El párroco de Esgos, Yerai Fariñas, emocionó a los que acudieron a verle como «gaiteiro da catedral»

Yerai Fariñas, durante su actuación como  Gaiteiro de la catedral
Yerai Fariñas, durante su actuación como "Gaiteiro de la catedral"

Ourense

La iniciativa del «gaiteiro de la catedral» puesta en marcha por la Diputación de Ourense continúa generando visitas a la plaza de San Martiño cada día a las 11.30 horas. Con la finalidad de honrar a las víctimas del covid-19, los gaiteiros que interpretan a diario el himno de Ourense -«Ourense no solpor», de Manuel de Dios- consiguen acercan a vecinos y turistas parte de la cultura de nuestra provincia, con la gaita por bandera y la torre de la catedral por escenario. Este viernes fue el turno para un gaiteiro aficionado muy especial, el párroco ourensano Yerai Fariñas. «Propuxéronmo o día da inauguración da iniciativa e non me planteei en ningún momento dicir que non. Pedinlles que me pasaran a partitura e púxenme a ensaiar», bromea. Cura de ocho parroquias entre Esgos y A Derrasa, Yerai es un gran apasionado de la música desde su niñez de ahí que tenga amplios conocimientos sobre gaita.

«Para min é unha honra poder colaborar con esta labor solidaria», añade. Explica que minutos antes de comenzar a interpretar experimentó una mezcla de sentimientos variados: «Síntese moita responsabilidade e moitos nervios claro, pero tamén invade a emoción e a ilusión de ser parte de algo tan bonito coma este proxecto. A xente necesita moita alegría despois de todo o vivido e a gaita pode aportala». Yerai admite que repetiría la experiencia de nuevo sin dudarlo. «Espero facelo mellor, iso si». Y recomienda la experiencia a los gaiteiros ourensanos: «É moi fermoso».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«A xente necesita moita alegría despois de todo o vivido»