Los requisitos poscovid frustran la vuelta de la noche ourensana

La mayoría de pubs y discotecas de la ciudad optaron por seguir cerrados


ourense

Los requisitos de adaptación a la «nueva normalidad» han provocado que para algunos profesionales la decisión de no abrir sea más rentable que la de sí hacerlo. Esto es lo que está ocurriendo en el sector del ocio nocturno ourensano, concretamente en el caso de los pubs y discotecas de la provincia. La sala de fiestas carballiñesa Paulino ha anunciado que permanecerá cerrada. Acostumbrada a una gran afluencia de público cada noche y a contar con la actuación de diversas orquestas, el equipo que dirige la discoteca ha optado por mantener su situación, en principio, hasta septiembre.

En la capital, Heaven tampoco abrirá sus puertas de nuevo este fin de semana. «Sentimos que las indicaciones que nos dan son insuficientes, así que hemos optado por esperar y ver cómo evoluciona la cosa, según eso decidiremos», explica Celso Araújo, uno de sus propietarios. El mismo camino ha tomado Paco Gallego, a cargo de Ego, en la plaza del Corregidor: «Con las medidas que nos exigen, no creemos que sea viable poder mantener el negocio, así que abriremos cuando cambie la normativa». El hostelero afirma que mientras no pueda garantizar la seguridad, tanto de sus empleados como de los clientes, optará por seguir cerrado.

«No tiene sentido volver»

La situación se repite en un gran porcentaje de los bares situados en la calle Pizarro, una de las más concurridas en la noche ourensana. El Keops seguirá cerrado. Y lo mismo ocurre con el K'oba. «Con tantas restricciones no tiene sentido volver porque solo nos daría pérdidas económicas», dice su propietario, Hugo Figueiras. «Nos piden que los clientes respeten una distancia de tres metros en la pista de baile, por ejemplo. No vale de nada que nos permitan reabrir si realmente, en el fondo, nos están prohibiendo realizar nuestro trabajo», añade. El Cock, al inicio de esta misma calle, hará lo propio. «Es inviable abrir este fin de semana. Nos exigen cumplir unas medidas muy complicadas y todavía hay cosas que no entendemos, así que vamos a ir viendo cómo se desarrolla todo y sobre eso tomar decisiones. Yo quiero abrir cuanto antes porque lo necesito, pero así desde luego no puedo», termina Alejandro Rodríguez, gerente del negocio situado en la zona vieja de Ourense.

El equipo del Miudiño tras la barra
El equipo del Miudiño tras la barra

Ellos sí que abren

En la capital ourensana hay algunos pubs que decidieron apostar por la vuelta este fin de semana, como el Sitio o La chica de ayer. También es el caso del Miudiño, en la plaza de Santa Eufemia, y de El Patio Andaluz, en la calle Pizarro. Los dos conocidos negocios levantaron la persiana este miércoles por la noche, el primer día en el que podían poner a disposición de los clientes también el interior de sus locales. «Hemos adaptado todas nuestras instalaciones para poder volver y la verdad es que teníamos muchas ganas. Abrimos con incertidumbre porque hay vacíos en las medidas que se han instaurado», dice Javier González, propietario del Miudiño. Las quince mesas de su terraza se llenaron durante las últimas tres noches y todo apunta a que la situación seguirá así de cara al futuro. «Vamos a ir poco a poco, por ahora abrimos a las seis de la tarde y una vez que cierran los bares de alrededor -al no tener licencia de bar especial, acaban la jornada antes- decidimos si seguir hasta las 4.30 horas o si no», añade. Javier y su equipo han optado por eliminar los aperitivos que ponían con las consumiciones, entre otras medidas extra adoptadas, algo que no ha frenado a los clientes, que desde el miércoles consumen de nuevo en su local.

El Patio Andaluz ya esta funcionando pero los locales de alrededor están cerrados
El Patio Andaluz ya esta funcionando pero los locales de alrededor están cerrados

La adaptación

Los profesionales que hay detrás de El Patio Andaluz llevaban semanas esperando el momento de abrir. «Lo intentamos con la terraza en San Juan pero no cuajó», dice David Bouza, uno de los ourensanos al mando. El miércoles pasó lo contrario y la afluencia fue muy alta. «Estamos felices porque la gente tenía muchas ganas de que volviésemos y también porque se comporta muy bien y eso nos facilita mucho las cosas», admite. El pub de la calle Pizarro abre cada día, menos los domingos, a partir de la medianoche. «Tenemos cuatro mesitas en la terraza y están todo el rato ocupadas. Varios clientes optan por entrar y, por si no tienen mascarilla, nosotros les facilitamos una», añade.

En esta nueva temporada que el pub ourensano inauguró el miércoles, por el momento trabajan dos empleados. «Murias está detrás de la barra y yo me encargo de sacar consumiciones fuera y de controlar que se respeten las medidas de seguridad que se nos han exigido, demasiado estrictas, en nuestra opinión», apunta Bouza. Este empresario de la capital ourensana afirma estar muy contento con la vuelta y está deseando que los requisitos se flexibilicen cuanto antes para poder contar con el resto de compañeros de la zona de ocio nocturno.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Los requisitos poscovid frustran la vuelta de la noche ourensana