Pleno de máxima tensión en la Diputación: talibán, machista, indecente, gruñón, ruin...

BNG y Ciudadanos se desmarcaron de la polémica sobre las ayudas a autónomos que enfrenta a PP y PSOE

El pleno se celebró con aforo reducido y medidas de higiene
El pleno se celebró con aforo reducido y medidas de higiene

Ourense

Como es habitual, cuando un pleno de la Diputación coincide con un período electoral, la sesión es más bronca y los acuerdos, más difíciles. Este viernes la cita tenía lugar, además, en plena polémica entre PP y PSOE a cuenta de las ayudas para autónomos concedidas por la institución provincial. Talibán, machista, indecente, gruñón, ruin... Son solo algunos ejemplos de los calificativos que usaron los portavoces a lo largo del pleno.

Los ánimos empezaron a caldearse con una moción del PSOE que pedía la creación de una comisión de investigación para aclarar posibles irregularidades en las citadas ayudas para autónomos. Acusaron al gobierno provincial de «caciquear» con esas subvenciones, avisando incluso antes de tiempo a sus afines para asegurarse que las recibirían. «O único que pretendemos é que se fagan as cousas pola vía legal», resumieron los socialistas, que no consiguieron el apoyo de ningún otro grupo. Ciudadanos votó en contra y el BNG se abstuvo. Plácido Álvarez, portavoz del PP, argumentó, por su parte, que la partida prevista no se ha agotado ni se agotará. Acusó al líder del PSOE, Rafael Rodríguez Villarino, de «ruindade» y de «deslealdade» y le auguró poco futuro en política: «Acabará guisándose na súa propia salsa».

Precisamente, los populares defendieron una moción (presentada conjuntamente con Democracia Ourensana) en la que solicitaban la dimisión de Villarino por pedir a la Subdelegación del Gobierno que chequease la legalidad de las ayudas de la Diputación. Vázquez dijo que el socialista practica una política «talibán, cruel» y lo acusó de hacer un uso «partidista» de las instituciones. El líder del PSOE respondió entonces recordando el modo en que el presidente popular, José Manuel Baltar, llegó al cargo, la condena a su padre por enchufismo o incluso el hecho de que varios diputados tengan familiares trabajando en instituciones gobernadas por el PP. Esta iniciativa tampoco contó con el apoyo ni del BNG ni de Ciudadanos. El nacionalista Bernando Varela lamentó el «espectáculo» en el que se convirtió la sesión y pidió a PP y PSOE que volviesen a la «cordura». «Agora mesmo non aportamos absolutamente nada con isto», dijo Montse Lama, de Ciudadanos, que lamentó el protagonismo que se le dio a Villarino con este debate.

Despedida a Cacharro

Precisamente, fue Montse Lama quien aprovechó el turno de ruegos y preguntas para desear suerte al secretario de la Diputación, Francisco Cacharro, por su probable fichaje como city manager de Jácome en el Concello de Ourense. A esas buenas palabras se sumaron después el resto de grupos y el funcionario lo agradeció pero se vio obligado a aclarar que el procedimiento no se ha resuelto aún. Admitió, no obstante, que «probablemente» él será el elegido.

Por otra parte, el pleno contó con un receso en torno al mediodía solicitado por Lama, que espera un hijo. El PSOE pidió que no vuelva a ocurrir. «Estar embarazada no significa estar enferma», dijo la socialista Rosario Rodríguez.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
30 votos
Comentarios

Pleno de máxima tensión en la Diputación: talibán, machista, indecente, gruñón, ruin...