Rita Nóvoa: «Reniego de las viviendas de catálogo que no tienen alma propia»

Rubén Nóvoa Pérez
rubén nóvoa OURENSE / LA VOZ

OURENSE

Rita Nóvoa, en una clínica de terapia que decoró en la ciudad de Ourense
Rita Nóvoa, en una clínica de terapia que decoró en la ciudad de Ourense Santi M. Amil

Especializada en arquitectura de interiores, asegura que su motivación es demostrar que el diseño está al alcance de todos

08 jun 2020 . Actualizado a las 07:47 h.

A Rita Nóvoa Nóvoa la pasión por el diseño de interiores le llevó a dejar su rumbo profesional en el mundo de la ingeniería industrial. Estamerla es su reto vital, en el que asesora proyectos en viviendas particulares y locales, como un centro de terapia, una peluquería, algunos sets de fotografía y asesoramientos online. «Me implico mucho en mis proyectos, como si fuera mi propia casa. Es lo que más me repiten los clientes, y es totalmente cierto», asegura.

-¿En qué momento tuvo claro que quería dedicarse a la arquitectura de interiores?

-Más que un momento exacto se trató de un proceso, en realidad. Desde pequeña me ha fascinado siempre el mundo del diseño, puesto que aúna tanto una vertiente más artística como una más técnica y esto es algo con lo que me identifico mucho. Primero me incliné hacia el diseño industrial en la ingeniería, pero al finalizar la carrera sentí que necesitaba ahondar más en el aspecto creativo, y de ahí la formación en interiorismo. Todo ello coincidió con los años más crudos de la crisis y por aquel entonces fue la ingeniería la que me ofreció más oportunidades. Pero nunca dejé de cultivar mi afición por la decoración, el bricolaje o la artesanía con mi entorno como conejillos de indias. Y fue así como esta inquietud no dejó de crecer hasta que me decidí a iniciar mi propio proyecto laboral.

-¿Cuál es su filosofía de trabajo? ¿La gente se deja asesorar o llega con las ideas muy claras?

-Mi filosofía tiene mucho que ver con acercar el diseño a las personas, que entiendan que no es un extra superficial ni que se reduce a la estética, sino que su fin último es mejorar nuestras vidas en términos de bienestar, confort, emocionalidad, sostenibilidad. Y, por supuesto, mi motivación es demostrar que hoy por hoy está al alcance de todos; que es una cuestión de mentalidad, no de estatus. En cuanto a la gente te encuentras perfiles muy variados: gente con las ideas claras y que sabe lo que una diseñadora le puede aportar, gente que duda sobre lo que quiere pero tiene clarísimo lo que no (lo cual es un buen punto de partida), gente que se sorprende en el proceso porque desconocía que gran parte de nuestro trabajo es desenmarañar sus dudas y facilitar las decisiones... Queda un largo camino aún de puesta en valor del mundo del diseño en general, y