Rita Nóvoa: «Reniego de las viviendas de catálogo que no tienen alma propia»

Especializada en arquitectura de interiores, asegura que su motivación es demostrar que el diseño está al alcance de todos

Rita Nóvoa, en una clínica de terapia que decoró en la ciudad de Ourense
Rita Nóvoa, en una clínica de terapia que decoró en la ciudad de Ourense

ourense / la voz

A Rita Nóvoa Nóvoa la pasión por el diseño de interiores le llevó a dejar su rumbo profesional en el mundo de la ingeniería industrial. Estamerla es su reto vital, en el que asesora proyectos en viviendas particulares y locales, como un centro de terapia, una peluquería, algunos sets de fotografía y asesoramientos online. «Me implico mucho en mis proyectos, como si fuera mi propia casa. Es lo que más me repiten los clientes, y es totalmente cierto», asegura.

-¿En qué momento tuvo claro que quería dedicarse a la arquitectura de interiores?

-Más que un momento exacto se trató de un proceso, en realidad. Desde pequeña me ha fascinado siempre el mundo del diseño, puesto que aúna tanto una vertiente más artística como una más técnica y esto es algo con lo que me identifico mucho. Primero me incliné hacia el diseño industrial en la ingeniería, pero al finalizar la carrera sentí que necesitaba ahondar más en el aspecto creativo, y de ahí la formación en interiorismo. Todo ello coincidió con los años más crudos de la crisis y por aquel entonces fue la ingeniería la que me ofreció más oportunidades. Pero nunca dejé de cultivar mi afición por la decoración, el bricolaje o la artesanía con mi entorno como conejillos de indias. Y fue así como esta inquietud no dejó de crecer hasta que me decidí a iniciar mi propio proyecto laboral.

-¿Cuál es su filosofía de trabajo? ¿La gente se deja asesorar o llega con las ideas muy claras?

-Mi filosofía tiene mucho que ver con acercar el diseño a las personas, que entiendan que no es un extra superficial ni que se reduce a la estética, sino que su fin último es mejorar nuestras vidas en términos de bienestar, confort, emocionalidad, sostenibilidad. Y, por supuesto, mi motivación es demostrar que hoy por hoy está al alcance de todos; que es una cuestión de mentalidad, no de estatus. En cuanto a la gente te encuentras perfiles muy variados: gente con las ideas claras y que sabe lo que una diseñadora le puede aportar, gente que duda sobre lo que quiere pero tiene clarísimo lo que no (lo cual es un buen punto de partida), gente que se sorprende en el proceso porque desconocía que gran parte de nuestro trabajo es desenmarañar sus dudas y facilitar las decisiones... Queda un largo camino aún de puesta en valor del mundo del diseño en general, y

del interiorismo en particular, pero siento que cada día más y más gente está abriéndose a ello.

-Si tuviera que definir su estilo, ¿cómo lo haría?

-En mi relación con los clientes creo que mi estilo se caracteriza por la cercanía, el nivel de compromiso, y tratar yo siempre de ser un factor tranquilizador y de confianza total dentro del estrés inherente a una reforma. Y en lo referente a mi forma de entender la decoración diría que mi estilo es bastante ecléctico y colorista, no temo ni a mezclar texturas ni gamas cromáticas o formas. Busco un equilibrio audaz. Pero a un nivel más profundo mis máximas son siempre que se refleje la personalidad del cliente por encima de ninguna otra opinión y que cada proyecto rezume singularidad.

-¿Cuáles son los principales errores al decorar una vivienda?

-Para mí el principal error es que no se adapte fielmente ni a tu personalidad ni a tus hábitos o necesidades diarias. Hay que buscar en todo momento que tu hogar te siente como un guante.

Reniego de las viviendas de catálogo, pero que no tienen alma propia y trato de concienciar sobre no restarle ni espacio ni recursos a nuestra vida diaria por darle demasiada importancia a otros momentos excepcionales como puedan ser tener quince comensales o huéspedes ocasionales. ¡Y que no se me olvide el almacenaje! Es imprescindible hacer un esfuerzo por prever de forma lo más realista posible las necesidades de almacenamiento y buscarles soluciones eficientes. Porque si este aspecto no se tiene en consideración lo más probable es que el desorden acabe desluciendo cualquier esfuerzo invertido en diseño y disminuya así tu nivel de confort en tu propia casa.

 

«Durante el confinamiento di soporte de dudas a amigos y clientes»

«Ha habido de todo en esta situación excepcional. Hay reformas que estaban previstas y que se han paralizado. Yo he tenido varios casos así y es muy comprensible. Pero, por otro lado, hay gente que ha aprovechado el encierro para darse al bricolaje, pequeñas reformas o restauraciones, etc. He estado dando soporte de dudas Do It Yourself a amigos y clientes, y me entusiasma». Así resume Rita Nóvoa Nóvoa el impacto de la crisis del covid-19 en su mundo laboral. De cara al futuro, la emprendedora ourensana cree que la ciudadanía tras el confinamiento se replanteará su relación con los espacios donde pasa más tiempo: «Tanto la arquitectura como el interiorismo han estado siempre muy estrechamente ligados al contexto social. Ahora podemos constatarlo en que durante las últimas semanas han sido muchas las conversaciones en torno a la a revalorización de las terrazas, balcones y jardines en un futuro muy próximo».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Rita Nóvoa: «Reniego de las viviendas de catálogo que no tienen alma propia»