Con el abrazo preparado


Reniego de la «nueva normalidad» porque ni es normalidad ni es nada. Quizás tampoco deba serlo. Yo me aferro al «volver», que es lo que quiero hacer con tanta gente, tantos sitios y tantas cosas. Eso sí, volver no va a ser igual de fácil para unos que para otros. Pienso en todos esos ourensanos que viven en otros países y para los que el año empieza cuando vienen en verano. En pleno estado de alarma puede parecer frívolo (o no) pensar en vacaciones, pero para todos esos amigos y familiares que vuelven a casa no por Navidad, sino en julio y agosto, es casi supervivencia. Es un chute contra la morriña, una inyección de energía, una forma de cargar baterías para el resto del año... Es la oportunidad de ver y achuchar a los que quieren, de sentir que están en su terreno, de ponerse las botas con la comida de mamá o de la abuela y seguir haciéndolo por la noche con los pinchos de siempre. Es la ocasión de reírse en directo, de recordar los veranos del pasado y hacer planes para los del futuro. Es volver. Y ojalá todo se ponga de su parte para que puedan regresar, pronto y sin riesgos. Los planes no los cancelaremos. Solo los aplazaremos. Aquí os esperamos, con el abrazo preparado.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Con el abrazo preparado