El ciclista Pablo Diéguez: «En esta guerra no hay labores propias»

El director del Tres Lunas Valdeorras trabaja como celador en el hospital comarcal

Pablo Diéguez es celador en el HCV
Pablo Diéguez es celador en el HCV

O Barco

El ciclista valdeorrés Pablo Diéguez tiene estos días abandonada la bicicleta. Todas sus fuerzas van a su trabajo como celador en el hospital comarcal de Valdeorras. «En esta guerra no hay labores propias y toca hacer de todo para ayudar a los compañeros, algo que también pasa en la Titan», dice el corredor del Tres Lunas Valdeorras en alusión a la Garmin Titan Desert, la dura prueba que se celebra en el norte de África y que consiguió finalizar.

Le toca trasladar a los pacientes y ayudar a atenderlos en las diferentes unidades, así como la triste y peligrosa tarea de preparar a los fallecidos por coronavirus. No es una tarea fácil. «La mascarilla me asfixia. Las gafas no me dejan ver bien la realidad. La pantalla, bata, guantes, gorro y calzas son agobiantes, pero es la mejor defensa. La energía cada día es menor. La incertidumbre de cuándo acabará esto es una incógnita», relata cuando le pregunta cómo está y si tiene miedo. En su casa, apunta, el riesgo es doble, porque su mujer es enfermera. Ambos temen contagiarse y contagiar a su hijo, de diez años. Así que tiene miedo, «y frustración y dolor físico y mental ante esta situación», reconoce. «Tengo más miedo a llevarlo conmigo de forma invisible, por lo que tomo todas las medidas que están a mi alcance y que cada vez son más escasas», asegura.

Y mientras, sueña con volver a entrenar a sus 50 alumnos del Tres Lunas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El ciclista Pablo Diéguez: «En esta guerra no hay labores propias»