Las áreas industriales mantienen el ritmo, con las auxiliares de la automoción en jaque

Las fábricas toman medidas como dividir a la plantilla en turnos o limitar el contacto entre secciones para evitar los contagios

En Rodríguez López Auto dividieron a la plantilla en dos turnos
En Rodríguez López Auto dividieron a la plantilla en dos turnos

ourense / la voz

«Dividimos la plantilla en dos turnos. Uno entra a las seis y media de la mañana y acaba a las dos del mediodía. El otro entra a las dos y media y termina a las diez de la noche. La idea fundamental es que cada departamento sea independiente y que no se conecten entre sí para evitar contagios». Este es el plan de trabajo con el que arrancaron la semana más tensa y complicada que se recuerda en el polígono de San Cibrao das Viñas en la empresa Rodríguez López Auto y que relata uno de sus directivos. Tiene 150 empleados y fabrica ambulancias y vehículos especiales para diferentes países del mundo. Su rutina, sin embargo, podría ser la misma que tiene cualquiera de las fábricas que están repartidas por el cinturón industrial de Ourense y que arrancaron con relativa normalidad la primera jornada del estado de alarma.

Desde las asociaciones industriales se manda un mensaje de relativa normalidad, aunque según avanzaba la jornada la sensación es que la industria ourensana vivirá semanas a medio gas. Incluso, en algunas fábricas, se ha optado por llegar a acuerdos para suspender la producción en una semana que incluso tiene un punto a favor de esta medida, como es el festivo del jueves 19 de marzo. La decisión de PSA de paralizar su producción en toda Europa también tendrá daños colaterales en las empresas auxiliares que trabajan en los polígonos ourensanos para la planta de Vigo. Firmas como Faurecia o CIE Galfor son pulmones empresariales en Ourense y se ven empujados al cierre temporal tras el paso dado por PSA. En el comité de empresa de estas firmas se esperan noticias hoy.

A la espera de cómo avance la semana, la del lunes fue una jornada intensa en la asociación de empresarios de San Cibrao. Se intensificaron los servicios a los asociados y también la vigilancia para que la jornada transcurriera sin incidencias. En Barreiros, la sensación es la misma. Más allá de que los negocios de hostelería y restauración se encuentran cerrados, las empresas trataban de mantener el pulso productivo. «Todas están abiertas y sin mayores complicaciones», explicaba el presidente de la zona comercial Barreiros, en San Cibrao das Viñas.

Una de las fábricas que cuenta con un mayor personal en San Cibrao es Adolfo Domínguez. Desde su planta central se han tomado medidas para garantizar la salud de los empleados y se ha implantado el teletrabajo, en los departamentos que es posible. En distribución en línea y en logística ha sido, según indican fuentes de la compañía, una jornada especialmente intensa ya que el cierre de comercios a pie de calle ha elevado las ventas en Internet, con entrega a domicilio. Además, precisan las mismas fuentes, hay que tener en cuenta que desde la planta de San Cibrao se preparan envíos para diferentes puntos del mundo. El Grupo Coren, por su parte, constituyó un comité de seguimiento a nivel interno que trabaja de manera permanente.

La opción del teletrabajo: «Colleunos moi verdes en canto a dixitalización»

Con las puertas cerradas al público, hay actividades que continúan operativas e incluso con un plus de demanda, al menos de información. Es el caso de las empresas de informática e instalaciones. Desde Niotek, en Celanova, constatan un aumento de las peticiones de equipos informáticos o de implementación del servidor de empresas ourensana que lo solicitan para que sus trabajadores puedan operar en remoto. Es un trabajo que hacen desde casa, pues la tienda permanece cerrada. «Segundo como cada empresa teña a súa rede, pode tardar máis ou menos tempo a instalación para facilitar o teletraballo. Isto colleunos moi verdes en canto a dixitalización», opina Gabriel Pereira, desde Niotek. Tienen más pedidos de empresas o de particulares y por ahora no demasiadas peticiones para seguir las clases académicas en línea.

Otro negocio que no está abierto al público pero que trabaja telemáticamente es la gestoría. En este caso, no reciben gente pero si llamadas y muchas consultas telefónicas de autónomos y pequeños empresarios que solicitan información. «Nos llamaron muchas empresas, autónomos, que no pudieron abrir a causa del real decreto que establece el listado de establecimientos que sí pueden hacerlo. Muchos autónomos llaman para saber qué hacer con sus trabajadores, pero son dudas que aún no les podemos resolver. Se habló de la posibilidad de ERTE pero hay conceptos que aún no están resueltos. Lo que más hemos tramitado al comienzo de la mañana son bajas de trabajadores, nueve o diez -(en apenas hora y media )-. Los trámites administrativos y procesales quedan sin plazo», detalla Begoña desde la Gestoría Álvarez.

En este escenario, el teletrabajo se ha convertido en una herramienta que se ha vuelto indispensable para muchas compañías. Las que ya usaban esta modalidad de trabajo ahora tienen menos barreras y dificultades operativas que derribar. Una de ellas en Ourense es Redegal, que lo ofrece puntualmente a sus empleados y que ya a finales de la semana pasada lo había extendido a todos sus trabajadores, ubicados en diferentes puntos de España. Ordenadores y teléfonos móviles se convierten en un aliado indispensable para desarrollar la actividad sin que se resienta la compañía y sin que la salud de los empleados se vea en peligro. «Los trabajadores son el gran activo de Redegal y es responsabilidad aplicar estas medidas. Sin con ellas se consigue evitar un solo contagio, ya habrán tenido sentido», explicó Jorge Vázquez, CEO de Redegal. La medida está operativa desde el 12 de marzo en sus oficinas de Madrid, A Coruña y Ourense.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las áreas industriales mantienen el ritmo, con las auxiliares de la automoción en jaque