Adiós a un médico enamorado de su profesión

José Fernández, especialista en Digestivo, se jubiló con 81 años y era asiduo a las tertulias del Liceo, que presidió


ourense

Cuando se le preguntaba por el secreto de un buen médico, citaba a Marañón: «El mejor instrumento de exploración es la silla: sentarse y hablar». Y es que José Fernández Rodríguez era un apasionado de la conversación, tanto en la consulta, como fuera de ella. Pero también un enamorado de la Medicina y de cierta forma de ejercerla. «El que no se lleva la preocupación a casa por un enfermo tendrá el título pero no es médico», decía en una entrevista hace diez años en La Voz.

Nació en La Habana y llegó a Ourense con 11 años. Se valió de las canicas y de la billarda para hacer amigos. Y convirtió en suya la ciudad. La primera consulta de este especialista en Digestivo estuvo en Lamas Carvajal. Años más tarde la trasladó al Paseo. Y en el hospital llegó a ser jefe de servicio.

Fue uno de los cofundadores de la Academia Médico-Quirúrgica -abogaba por el doctor humanista, con más conocimientos que los relativos a la Medicina- y también llegó a presidir el Liceo -donde disfrutaba de hablar de la actualidad, de política, de historia y de fútbol-.

Se retiró con 81 años y no ocultaba la satisfacción por el hecho de que dos de sus hijos hubieran elegido la misma vocación de la que él disfrutó.

[Consulte aquí la página completa]

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Adiós a un médico enamorado de su profesión