Jácome sustituirá este mes los bolardos del casco viejo por vigilancia policial

La solución definitiva serán cámaras en los accesos, pero tardará «dos o tres meses»


Ourense

El control de los accesos al casco viejo por medio de bolardos mecánicos pasará a la historia en breve. Lo anunció el gobierno municipal con un comunicado en el que el ejecutivo asegura que su eliminación se aplicará a finales de febrero, cuando terminen las fiestas del entroido. Acabará, de este modo, «la pesadilla de los bolardos asesinos», tal y como proclamó el alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome.

Esta medida era una prioridad para el regidor. De hecho, la eliminación de este sistema figuraba en su programa electoral y, tras tomar posesión, dijo que los bolardos desaparecerían en otoño. Sin embargo, no pudo hacerlo antes debido a los problemas de personal en la Policía Local, que impedían garantizar una vigilancia correcta de los accesos al casco viejo. Jácome explicó que hubo que esperar, al igual que con la peatonalización de la calle Concordia, a que se incorporasen al cuerpo más agentes. El pasado mes de enero comenzaron a trabajar nueve y el alcalde considera que ya no es necesario demorar más la eliminación de los bolardos.

«Para mí es un auténtico honor poder llevar a cabo un antiguo deseo, una gran reivindicación y una gran promesa electoral de Democracia Ourensana, que es la supresión los bolardos a los que nosotros llamamos bolardos asesinos», dijo Jácome, que explicó que los policías controlarán los accesos y sancionarán a aquellos que entren en el casco viejo sin permiso.

En todo caso, según dijo, la solución definitiva será la instalación de cámaras que leerán las matrículas para detectar a los vehículos no autorizados que accedan a la zona histórica. Está previsto incluir esa novedad en el contrato de control semafórico, que lleva años en precario. El pliego, sin embargo, aún no ha sido publicado y la concejala de Seguridad, María del Mar Fernández Dibuja, asegura que solo está pendiente de «un par de detalles». Pese a ello, no se atreve a dar plazos para la publicación de la licitación debido a los problemas de personal en el servicio de contratación. Jácome, sin embargo, dijo que el contrato podría estar licitado «en cuestión de dos o tres meses».

El alcalde defendió la eliminación del sistema de los bolardos por los daños que ocasionan a los vehículos. Según aseguró, en los veinte años que lleva funcionando este sistema se han visto afectados 1.500 (uno por semana). «Vamos a evitar que se destrocen los coches», dijo Jácome, que añadió que también provocaban lesiones a los peatones: «Hay gente que ha roto piernas y caderas por culpa de los bolardos». El regidor concluyó que este es un sistema «que nunca tenía que haber existido».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Jácome sustituirá este mes los bolardos del casco viejo por vigilancia policial