OURENSE

Como se esperaba, el derbi ourensano de la Tercera División comenzó a ritmo de rock & roll. Notas estridentes en megafonía, ambiente de lujo en las gradas y dos equipos que asomaban colmillo cuando saltaron al terreno de juego. Después de noventa intensos minutos, la pegada y saber estar del Ourense CF volvió a imponerse a la UD Ourense: 0-2.

El duelo comenzó con los dos equipos fajándose con intensidad en el medio campo, donde el plantel de Fran Justo es un enemigo imponente en esas batallas de guerrillas. Juanma y Renan sostienen desde posiciones interiores una armazón sólida y, cuando el cuero llega a los pies de Pibe, suceden cosas como el desafortunado gol en propia meta de Josu, afanado en evitar que Renan recibiera el pase de su compañero. El tanto era una losa muy pesada para los rojillos, que aún así intentaron responder de inmediato, con lanzamientos desde fuera de Isi o Rubén Durán, esta última desbaratada por Parra.

Con los de Currás intentando recomponerse llegó otro zarpazo de esos que deciden contiendas. Martín Lamelas se cruzó en un disparo de Renan, de espaldas a la portería elevó el cuero y lo soltó el látigo de zurda para una chilena impecable. Ni el mismísimo Hugo Sánchez. Las cabezas de los ourensanistas se fueron abajo de forma instintiva, aunque desde su banquillo salían voces de ánimo. Renan olió sangre e hizo a trabajar a Ángel Díez y el cancerbero cántabro aún tuvo que sacudirse con los puños un misil teledirigido de Pibe en una de las acciones a balón parado de los que estrenaban su camiseta conmemorativa del entroido.

La réplica de los herederos del CD Ourense acorralaron unos minutos a su rival, pero la retaguardia era sólida e incluso Adri Castro estuvo a punto de robarle la partida a Ángel, en un mal entendimiento del portero con Josu.

Para el segundo período, el Ourense CF lo tuvo claro. La línea de cuatro en la parcela ancha arropaba a los tres marcadores y lo cierto es que no pasaron por grandes apuros, aunque su oponente estaba obligado a intentarlo con decisión, sin pensar en los riesgos. Un intencionado remate de Marquitos se fue lamiendo el palo, tras la incursión de Champi, Josu tampoco acertó tras un envío de Presas y en el ecuador de ese segundo tiempo llegaron las primeras intentonas de los de Justo para matar el partido, en concreto un doble remate de Lamelas y Pibe, frenados por Ángel.

El paradón de Parra a un testarazo de Josu en una falta lateral pudo variar el rumbo del partido en el minuto 68 y el incorporado Dani Pedrosa también maldijo los reflejos del arquero madrileño. Los minutos ya corrían en contra del elenco de Currás, al punto de que incluso pudo sentenciar Lamelas en un gol, a la postre, anulado. Iago Blanco, Marquitos e Isi firmaron los intentos a la desesperada de los rojillos, que no encontraron el gol.

UD OURENSE (0): Ángel Díez, Rubén Arce, Josu, Corzo, Alfredo, Viti (Dani Pedrosa, min 57), Rubén Durán (Presas, min 38), Isi, Tiago, Champi (Iago Blanco, min 75) y Marquitos.

OURENSE CF (2): Parra, Barcia, Portela, Manu Mariña, Germán, Renan, Juanma, Murilo (De Paz, min 87), Pibe (Miguel Fernández, min 70), Martín Lamelas y Adri Castro (Rodri, min 75).

Goles: 0-1, min 9: Josu, en propia meta; 0-2, min 23: Martín Lamelas.

Árbitro: Villanueva Carballo, de Pontevedra. Amonestó a Tiago, Viti, Alfredo; Pibe, Martín Lamelas, Murilo, Adri Castro.

Incidencias: O Couto. Más de 2.000 espectadores y recordatorio del Día Internacional del niño contra el cáncer.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Ourense CF volvió a superar a su vecino en un derbi donde primó la efectividad