El bum de retornados deja en mínimos la oferta en el mercado de alquiler

Inmobiliarias de villas como Celanova aseguran que no tienen pisos disponibles

r. nóvoa
ourense / la voz

La llegada de retornados y de segundas generaciones de emigrantes a la provincia de Ourense se ha disparado en los últimos años. Esta tendencia también se deja sentir y tiene incidencia en el ya de por si saturado mercado del alquiler. El núcleo de A Valenzá (Barbadás) es un ejemplo. De hecho, la elevada colonia venezolana le ha valido el título honorífico de la little Venezuela, pero hay más casos.

 Celanova ha conseguido sumar en su padrón de habitantes un buen número de vecinos, sobre todo venezolanos retornados en los últimos años, y alcanzar la cifra total de 5.649 personas inscritas en las dependencias municipales que han propiciado, entre otras cuestiones, que la bolsa de alquiler se haya reducido a mínimos históricos. En Celanova hay oferta de viviendas, casas y pisos en venta, pero apenas hay oferta en alquiler. Desde una de las agencias inmobiliarias señalan que estos pisos están muy solicitados y «en estos momentos no tenemos ninguno disponible».

El precio medio de un piso de tres dormitorios con ascensor y calefacción en Celanova ronda los 325 euros al mes, existiendo algunas opciones más económicas. El problema, explican los expertos consultados, es que hay mucho piso «cerrado» propiedad de vecinos que están emigrados y «o los usan solo en verano y no quieren alquilarlos el resto del año o directamente los tienen a su disposición y no valoran sacarles un rendimiento económico». La bolsa de alquiler es pequeña y en momentos como el actual insuficiente para la demanda de personas retornadas y de gente que «viene a trabajar temporalmente a la zona y en muchos casos acaban alquilando en otras localidades ante la imposibilidad de alquilar en Celanova en estos momentos».

Según los datos de los portales de Internet especializados, en Celanova existen más de 70 viviendas en venta con muy distintas ofertas. El piso medio de tres dormitorios se sitúa entre los 80.000 y los 100.000 euros, existiendo opciones más económicas sin ascensor o calefacción desde 45.000 euros y dúplex con más servicios que se sitúan en los 135.000 euros, precios muy razonables que no han conseguido atraer compradores, explica Lorena Cao, experta inmobiliaria, ni «convertir a Celanova en ciudad dormitorio pese a la autovía inaugurada hace justo ahora 7 años que nos acerca a Ourense con un trayecto de solo 15 minutos. Algo que sí fueron capaces de lograr otras localidades como Allariz», apunta. Incluso existen varias propiedades en venta en lugares tan exclusivos como la Plaza Mayor de Celanova que no logran comprador y las operaciones de venta que se cierran son siempre de baja cuantía, viviendas en muchos casos para reformar. Si algunas de las viviendas en venta pasasen a la bolsa de alquiler el problema actual se solventaría, pero el que quiere vender «prefiere no alquilar», apuntan los expertos consultados.

Soluciones

Desde el Concello, el teniente de alcalde, Xabier Fernández Pulido, señala que son conocedores de esta situación y anuncia que estudiarán las opciones para tratar de hacer lo que esté en sus manos y dinamizar el mercado del alquiler y dar un servicio que permita nuevos vecinos, aunque reconoce la necesidad de «implicar a otras instituciones».

La colonia de Venezuela, con 6.120 censados, a punto de superar a la portuguesa

El Instituto Nacional de Estadística acaba de publicar los datos definitivos del padrón del año 2019. Uno de los numerosos apartados que se analizan en este informe tiene que ver con el país de nacimiento de los vecinos que residen en una población. En el caso de la provincia de Ourense hay 14.171 personas que están censadas en algún ayuntamiento ourensano, pero que nacieron en otro país. Se constata un incremento de casi 1.000 personas con respecto al año anterior.

En este análisis, que también permite diferenciar entre los que llegan con la nacionalidad española o con la extranjera, se comprueba que Venezuela es el país desde el que más población está llegando a la provincia en los últimos años. La comunidad venezolana en Ourense ascendía en enero del año 2019, según los datos que maneja el INE, a 6.120 personas. De ellas, 4.437 cuentan con la nacionalidad española y 1.683 solo con la venezolana. Estas cifras provocan que están al frente en el ránking de retornados.

Suiza y Alemania

El segundo país con más emigrantes de segunda generación que han decidido regresar a la provincia se encuentra Suiza. Según los datos del INE, en Ourense hay censados 2.989 personas que nacieron en el país helvético y que ahora residen en la provincia. De ellos, 2.926 tienen la nacionalidad española. También Alemania despunta en esta estadística al aportar 2.575 vecinos que tras haber nacido en ese país se han instalado en Ourense.

Francia (1.846), Brasil (1.903) o Argentina (1.109) también destacan en un ránking en el que por su proximidad geográfica también aparece Portugal (6.247) aunque en este caso las causas nada tiene que ver con la de los otros países pero que le mantiene como la más abultada.

«En Ourense el mercado es escaso y caro»

La comunidad venezolana busca alternativas en ayuntamientos limítrofes a la ciudad

A los venezolanos que de un tiempo a esta parte huyen de su país para encontrar estabilidad laboral y familiar en Ourense no les está resultando, en muchas ocasiones, sencillo encontrar un piso donde vivir. A las dificultades que ofrece el mercado de alquiler en la ciudad de Ourense, hay que sumar otros problemáticas, que suelen incidir de manera especial en los que llegan sin la doble nacionalidad.

-¿Es complicado encontrar piso para los retornados?

-El mercado inmobiliario es el que es en Ourense. En el caso de la ciudad la oferta es escasa y los precios son elevados. No sentimos problemas de discriminación, pero lo cierto es que las opciones son escasas, salvo que te vayas a otros ayuntamientos de la comarca de Ourense o A Valenzá, que yo denomino como la little Venezuela.

 -¿Cuáles son las principales trabas que tienen?

-Para la gente que llega con la doble nacionalidad, las dificultades son las mismas que cualquier otra persona que quiera alquilar. Sí estamos detectando en los últimos tiempo problemas para la gente que llega escapado del país y que, por tanto, todavía no tiene los papeles en regla. El propietario no se la juega y esas personas si que tienen más dificultades. No es una cuestión económica, ya que el casero sabe que los que vienen de Venezuela llegan con dinero y con capacidad de emprender, pero al no tener la posibilidad de alquilar y de solucionar rápido toda la documentación, muchos optan por no alquilarles y tienen que quedarse a vivir con gente que sí tiene toda la documentación.

-¿Cuáles son las preferencias del venezolano a la hora de alquilar?

-Depende mucho de las circunstancias personales de cada uno. Las principales colonias de venezolanos en la provincia están, además de en la ciudad, en lugares como Celanova, A Valenzá, O Carballiño o Boborás. También hay mucha gente que ha optado por asentarse en otros ayuntamientos de la comarca de Ourense, como Pereiro de Aguiar, San Cibrao o Amoeiro porque los alquileres son más asequibles. No es tanto una cuestión de qué tipo de vivienda, sino de las posibilidades que ofrecen y de la disponibilidad de trabajo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El bum de retornados deja en mínimos la oferta en el mercado de alquiler