Ourense, una provincia llena de belenes artísticos y curiosos

Aunque este año el más famoso sea el de la Alameda de la capital, por su debatida calidad artística, lo cierto es que sobre el territorio hay mucho para ver


OUrense

Gonzalo Pérez Jácome quería un belén para Ourense del que hablase la gente. Él mismo ha confesado que la calidad artística no es la que él había soñado, pero remarca también que sí ha conseguido el objetivo. Cierto es que pocos se escapan a hablar sobre las figuras que hace semanas estaban diseminadas por la Alameda y ahora se han visto concentradas en una única zona, con la esperanza (en vano) de que así rematasen los ataques vandálicos. Pero ni mucho menos. El niño Jesús fue primero secuestrado para ser devuelto mutilado, y después, una vez reinstalado en brazos de su madre, se lo llevaron de ruta por la zona de vinos en una noche para hacerse selfies (en otro alarde de poco gusto).

El belén del Concello de Ourense está en la Alameda
El belén del Concello de Ourense está en la Alameda

Sea como fuere, el de Ourense es sin duda el belén más comentado de estas Navidades, pero está lejos de ser el más bonito o el más curioso. La provincia ofrece varias oportunidades para ver belenes de gran calidad artística en los que sus creadores invierten meses de trabajo.

O belén de Arturo Baltar está nun baixo con entrada desde a praza de San Cosme e San Damián
O belén de Arturo Baltar está nun baixo con entrada desde a praza de San Cosme e San Damián

O de Arturo Baltar, un símbolo na cidade

As festas de Nadal teñen en Ourense un sinal de identidade que fai da cidade un escenario singular e diferente. Un espazo que está marcado pola arte e pola xenialidade do seu creador: o belén de Arturo Baltar. Aínda sen a oficialidade de hai anos, cando se facía unha apertura do mesmo por parte do Concello, o conxunto artístico situado na capela de San Cosme é o símbolo do Nadal na cidade e a materialización dun soño, o do escultor finado o 18 de decembro do 2017.

Segundo se recolle no material divulgativo que ofrece o Concello no espazo museístico dedicado ao artista, o Belén de Baltar ten a súa orixe nun encargo que lle fixo ao escultor a Asociación de Belenistas de Ourense no ano 1967. O primeiro conxunto estaba composto polas figuras principais do portal e as mesmas puideron verse nos soportais do Concello de Ourense. O conxunto inicial vai medrando con novos personaxes e oficios, ao tempo que vai mudando a súa localización. O Museo Arqueolóxico e a catedral foron os novos escenarios, ata que en 1980 foi instalado polo Concello na capela, sendo xa daquela «un conxunto escultórico de gran beleza».

Trinta anos despois, no 2010, foi cando se acometeu a remodelación integral da capela e o edificio anexo, co obxectivo de albergar o Belén de Baltar e unha parte significativa do seu traballo escultórico. Pódese visitar de 11.30 a 14.00 e de 17.30 a 20.30 horas (o día 6 só abrirá pola tarde).

El Belén do Milo está en la rúa Ervedelo, en el barrio de O Couto (Ourense).
El Belén do Milo está en la rúa Ervedelo, en el barrio de O Couto (Ourense).

El de Milo está en O Couto

«A finalidade de montar este belén é que a xente o vexa e o desfrute», dice Emilio Cid Quintas. Es un vecino de O Couto (Ourense) que lleva nueve años dedicando parte de su tiempo libre de cada día a realizar, ampliar y mejorar un belén artesanal. Además de los clásicos -el pesebre, la Virgen María, San José y el niño Jesús, pastorcillos, un riachuelo- en el belén do Milo, como se le conoce, lucen miniaturas de la fuente de As Burgas, el puente de Allariz y la recién añadida iglesia de Fátima. El motivo de incluir esta nueva figura es que este año el nacimiento, y su correspondiente decoración, lucirán en un local situado en O Couto, una iniciativa impulsada por la asociación de comerciantes de la zona. «Nos parece que puede atraer a un gran flujo de gente ya que es una auténtica obra de arte. No solo por la similitud con los monumentos reales que representa sino por todo el mecanismo que lo conforma: tiene luces, agua, movimiento... cuida todos los detalles», explica Tito Taín, presidente de la asociación Couto Centro.

El belén podrá visitarse de martes a domingo en el número 36-38 de la rúa Ervedelo y la mayoría del tiempo contará con la presencia de su propio autor para explicar sus peculiaridades. «Todo comezou porque eu era electricista e axudaba no montaxe das luces dalgúns beléns. A raíz de velos xurdiume o gusanillo e ata hoxe», dice Milo. Todo está hecho a mano por él, con porexpán y pintura. «Fago eu todo o proceso. Son horas e horas de traballo no meu faiado, pero o certo é que é algo que me relaxa moito e encántame facelo», añade. Hasta ahora exponía su meticuloso trabajo en Cartelle cada Navidad y afirma que le llena de emoción el poder traerlo a su propio barrio. «Gústame moito escoitar a opinión da xente e que me aconsellen sobre que monumento ou situación debo engadir. Este ano van vir un montón de amigos e familiares a velo, ademais de veciños da zona e de ourensáns en xeral, e é unha alegría», finaliza.

Antonio Taboada creó el belén para las Clarisas
Antonio Taboada creó el belén para las Clarisas

El de As Clarisas mide 60 metros

Todo es fruto del trabajo minucioso, durante más de un año, del feligrés Antonio Taboada Reza. Poco a poco y día a día fue construyendo un belén que puede visitarse en la iglesia del monasterio de San José de las Clarisas, en Vilar de Astrés (Ourense). «Todos los años construía para ellas un pequeño nacimiento con musgo, pero tenía la ilusión de hacerles algo que pudiese quedar permanente», explica este vecino de Ramirás. No le falta detalle: están representados el pesebre, los Reyes Magos, los pastores... «Todos los Misterios están reflejados en el belén, desde el inicio de la tradición con Francisco de Asís en Grecia», cuenta Antonio. Mide más de sesenta metros y por tanto da para mucho. Tiene un río y cinco fuentes que echan agua, una huerta, el taller del carpintero, del alfarero o del panadero; y está hecho con espuma y con madera. «Soy muy fiel a las Clarisas, son una comunidad muy especial, y este es mi gran regalo para ellas», afirma el ourensano. 

Javier Chaparro muestra su belén en su propia casa, en Ourense
Javier Chaparro muestra su belén en su propia casa, en Ourense

Un belén en casa abierto al público

«Todos los recuerdos que tengo de Navidad tienen un belén. Tanto que creo que la tradición la empezó mi abuela», explica Javier Chaparro. Así surgió su afición por realizar cada año un nacimiento mayor. Lo monta en un espacio de su casa, en lo que se conoce como la Granja de Guizamonde, en la calle Río Tuño. Durante un tiempo la tradición se paralizó por distintas causas pero hace veinte años Javier la retomó. «Empecé a recuperar lo que ya teníamos en casa y a hacerlo más grande con mis propias construcciones», admite. Hace siete años, en el 2013, se lanzó a participar en el concurso de belenes de Ourense. «De esta forma abrí las puertas al público para que pudiese valorarlo. Y hasta hoy», afirma. Su belén actual es mucho más grande que el que comenzó su abuela pero incluye algunas de las piezas de aquel momento, remodeladas. Tiene un molino para el pan, una cascada y un río con agua y todas las casitas del pueblo cuentan con su propia luz. Eso sí, no se mueve. «Me parece que los movimientos son demasiado monótonos por eso me cuesta animarme a meterlos, pero sé que pronto llegará el momento», asume. Javier dice que la mayor peculiaridad de su belén es que está ambientado en la naturaleza y en la cultura de Ourense: «A la gente le gusta mucho porque reconoce las típicas casas de las aldeas del interior de Galicia. Me inspiro en mi ciudad para hacerlo y ahí está la magia».

En el Obispado puede visitarse la exposición Belenes del Mundo
En el Obispado puede visitarse la exposición Belenes del Mundo

Los belenes del mundo en un único espacio

El edificio del Obispado en Ourense es desde el 2006 el lugar donde poder ver una impresionante colección de belenes procedentes de todo el mundo y que han ido incorporando los misioneros ourensanos. En esta ocasión la casi totalidad de los expuestos son de una gran belenista ourensana: María del Carmen Núñez Fernández, de Rubiá; que es también la autora del belén hebreo que puede verse en el salón parroquial de la localidad valdeorresa. Cada belén representa un pueblo y una cultura y hay obras procedentes de India, Japón, Bangladesh, Indonesia, Vietnam, Filipinas, México, Venezuela, El Salvador, Egipto, Congo, Kenia, Laos, Chad, Mongolia, Cabo Verde y otros países. El horario de visita es de 10.00 a 13.00 horas, de lunes a viernes. La exposición estará abierta hasta el 6 de enero. 

En Rubiá hay un impresionante belén hebreo
En Rubiá hay un impresionante belén hebreo

La tradición hebrea en Rubiá

Si hay algo que marque la tradición navideña en Rubiá es sin duda el belén hebreo gigante del que se encarga la Asociación de Belenistas, con figuras hechas y pintadas a mano, movimiento y luces. De todo ello se ocupan María del Carmen Núñez y Antonio García. La primera de la parte artesanal y el segundo de la parte mecánica. El belén, que cada año amplía su estructura con la representación de alguna escena nueva, puede visitarse de cinco a ocho de la tarde hasta el 3 de febrero.

En esta ocasión se ha añadido una escena que incluye una decena de figuras nuevas. «Hemos recreado a Jesús entre los doctores dentro del templo y para ello hemos realizado un diorama que se adjuntará al belén», explica Núñez. Desde la organización del nacimiento animan a todos los vecinos y personas interesadas a visitarlo: «Estamos muy orgullosos de contar con un belén así y de haberlo hecho todo nosotros. Hasta tiene cuatro fases de luz: amanecer, día, atardecer y noche», finaliza la feligresa de Rubiá.

Raúl Díaz muestra su belén de pizarra en las antiguas escuelas de Éntoma en O Barco
Raúl Díaz muestra su belén de pizarra en las antiguas escuelas de Éntoma en O Barco

Con piezas de pizarra

Siendo de Valdeorras y además louxeiro, cuando a Raúl Díaz (O Barco, 1951) se le dio por hacer un belén, sus figuritas no podían ser otras que miniaturas de pizarra. En su belén, compuestos de diferentes escenarios, hay un niño Jesús, un pesebre y unos reyes magos de piedra natural; pero también hay una cantera y una nave de elaboración de pizarra, así como unas termas romanas, una mina de oro roja o un pazo, ejemplificando las casas solariegas que había antaño por toda la geografía gallega. Este año ha incluido como novedad una maqueta a escala de su pueblo, Éntoma, en cuyas antiguas escuelas puede verse el belén de Díaz. Los tres años anteriores lo instalaba en la iglesia, pero el horario de apertura era restringido. Ahora él mismo hace de guía al visitante, de lunes a viernes de 17.00 a 20.00 horas (los fines de semana, de doce a ocho). «Todo o que hai fágoo eu só, empezo aló polo mes de agosto e entretéñome ata Nadal», cuenta el artista. Tenía claro que el módulo de este año tenía que estar reservado a su pueblo. Y asegura que el resultado le ha dejado satisfecho. «Á xente gústalle, porque está todo, desde a estrada, as casas, o pavillón, a igrexa, os bancais e ata as piraguas do Descenso do Sil», relata. No se arredra tampoco con los mecanismos, y ha automatizado un molino con un río de lavar, cuya agua cae después sobre unas termas romanas, que sirven también como peculiar espacio en el que los visitantes dejan un donativo.

En Clickfer Gorgoso han hecho un belén con muñecos de Playmobil
En Clickfer Gorgoso han hecho un belén con muñecos de Playmobil

¡Y con Legos!

Hay quien lleva su pasión al belén. En la ferretería Clickfer Gorgoso de Ourense (en la rúa Río Camba, 8) llevan tres años construyendo su belén con figuras de Playmobil. La de esta edición es la más numerosa en cuanto a figuras, animales y accesorios; en una creación en la que tienen hueco personanes «que no tienen que ver con la Palestina del siglo I como Rapunzel, Harry Potter y sus entrañables amigos, ogros, sirenas...» y un largo etcétera, según explican desde el establecimiento. Además, este año lo han domotizado. «Con varios pulsadores colocados alrededor del belén, puedes interactuar con él, haciendo mover ciertas figuras, fuentes, hogueras, módulos de sonido», explican desde Clickfer Gorgoso, asegurando que su belén recibe la visita de niños y no tan niños que esperan para poder pulsar los mecanismos. Puede visitarse de lunes a viernes de 8.30 a 20.00 horas (los sábados, de nueve a una).

En el salón parroquial de Verín está el Belén da Viruca
En el salón parroquial de Verín está el Belén da Viruca

Hasta un cigarrón en el de Verín

En Verín es ya una tradición disfrutar del Belén de Viruca, instalado en el salón parroquial. Son más de 70 metros cuadrados de exposición, con más de 300 figuras, en los que las escenas tradicionales de la tradición religiosa comparten espacio con elementos de la actualidad. No falta ni siquiera el cigarrón, el personaje típico del entroido de Verín. De darle forma a todo el conjunto se encarga Viruca González Barreira, que cuenta con el apoyo de familiares y amigos, así como de la UAP. Puede visitarse de lunes a sábado, de 17.00 a 20.00 horas, hasta el 6 de enero.

 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ourense, una provincia llena de belenes artísticos y curiosos