El Principal apuesta por «Jauría» y «Juana» para el 2020

María Doallo Freire
maría doallo OURENSE

OURENSE

Santi M. Amil

Los abonos del nuevo semestre, tanto el de música como el de dramaturgia, pueden adquirirse hasta el 26 de diciembre

11 dic 2019 . Actualizado a las 12:23 h.

El Teatro Principal de Ourense acaba de presentar la programación concertada para el nuevo semestre, el primero del 2020. Música, danza, clásico y hasta un festival de cultura africana serán los protagonistas de las funciones pensadas para los próximos meses. Casi una treintena de espectáculos desfilarán sobre las tablas del teatro ourensano entre enero y junio.

Para los espectadores que acuden con mayor asiduidad, el Principal vuelve a proponer su habitual abono. Concretamente son dos, uno para las representaciones teatrales, que incluye concretamente catorce de ellas; y otro para las musicales, en las que está incluido el acceso a seis. Ambos pueden adquirirse hasta el 26 de diciembre en la taquilla, de 12.00 a 14.00 horas. El precio varía dependiendo del asiento seleccionado, que será el mismo durante todo el semestre, y va de los 51 a los 80 euros, en el caso del abono música; y de los 137 a los 212 en el de teatro. Siempre tendrá incluido un 10 % de descuento sobre los espectáculos. Otro dato a tener en cuenta a este respecto es que las personas que ya hayan disfrutado de abono durante esta temporada tienen la oportunidad de reservar el nuevo, manteniendo el asiento, hasta el 17 de diciembre.

Nueva música ourensana

La programación del 2020 se abrirá con el Concierto de Aninovo, esta vez interpretado por la European Sinfónica Orquesta de Ucrania. Tras él se estrenará un nuevo ciclo musical pensado para poner en valor el talento de los jóvenes artistas ourensanos que abrirá Iván Caride, el día 4 de enero, y continuando por la actuación de Diego Nóvoa, el 1 de febrero. Siguiendo con las notas sonoras que se escucharán en el Principal, la Real Filarmónica de Galicia estará en concierto en marzo y el Enclave de Cámara traerá a la ciudad a Cuarteto Brentano y al Dúo del Valle.

Una de las grandes apuestas de este semestre será la presentación en Ourense por primera vez del Harmatán, un festival nómada de cultura africana.

Platos fuertes aguardan en el ámbito teatral. La premiada Jauría, que ya arrasó en la Mostra Internacional de Ribadavia, forma parte de la programación. También Una humilde propuesta, que tiene detrás al dúo dramatúrgico compuesto por la directora Laila Ripoll y el actor Mariano Llorente. Juana, con Aitana Sánchez-Gijón a la cabeza; Intocables, una versión teatral de la película francesa; o Prostitución, que trae de nuevo a Ourense el talento de Carmen Machi. La Joven Compañía de Teatro Clásico actuará en el Principal dos días consecutivos: el primero con La señora y la criada y el segundo con El sueño de una noche de verano. En cuanto a ópera, le toca el turno a la de Moldavia, interpretando La Bohème.

Jauría y sus bestias

María Doallo

Decía el dramaturgo Eduardo Alonso este sábado, durante el homenaje que la Mostra Internacional de Ribadavia le hizo al eterno Nesto Chao, que «o teatro transforma todo o que contempla». Precisamente fruto de esa transformación nace el sentimiento que genera, embriagador, directo y, muchas veces, parejo a la realidad. Pocas horas después de escuchar a Alonso, me senté en el Auditorio do Castelo, visiblemente ilusionada y nerviosa, ante la expectativa de ver Jauría. Al terminar, la cita quedó fielmente demostrada para mí y para el mundo entero. Jauría reconstruye el caso de La Manada, basándose solo en declaraciones y en la sentencia misma. No hay ciencia ficción, no hay adornos e incluso, en determinados momentos de la puesta en escena, parece que no hay actores, parece que allí están ellos. María Hervás se deja la piel y el aliento, como ya es costumbre en ella, para llenar de sobriedad y de dignidad a una mujer que está rota, pero no vencida. Nunca vencida. Y ahí se enfrenta a sus cinco bestias, las más oscuras, inconscientes y malvadas que se podría haber encontrado. Y las soporta y las dirige y las sentencia. Sobresaliente también, precisamente la actuación de esas bestias del teatro. Alex García, Fran Cantos, Martiño Rivas, Ignacio Mateos y Raúl Prieto. Este último con una potencia y una proyección pasmosas, casi hipnóticas. Jauría es una clase magistral de humanidad y de realidad, es una asignatura pendiente en los colegios, es un ejemplo más de que la cultura y la educación van de la mano y, por supuesto, es necesaria. Para comprender, para empatizar, para poder crecer, para conocer a las bestias y enfrentarnos a ellas.

Seguir leyendo