«Nuestra generación vio nacer la Atención Primaria, y ahora contemplamos cómo agoniza»

Facultativos de los centros de salud de Ourense, acompañados por pacientes, se manifestaron para protestar por la falta de recursos


Ourense

Ante la Subdelegación de Gobierno, bajo la lluvia y el griterío de los profesionales de la Atención Primaria de Ourense, pasó una joven con un racimo de globos negros. Hubo quien se lo tomó, con humor, como si fuese una metáfora del luto en relación a la situación que denuncian los médicos de Atención Primaria en los centros de salud de la provincia.

Este jueves, un centenar de personas se manifestó desde el de Novoa Santos hasta la entrada de la Subdelegación de Gobierno, frente al parque de San Lázaro, para protestar por la «falta de recursos» y «la saturación en las agendas de trabajo». Cuatro de los seis médicos del Novoa estaban presentes en la concentración. Los dos restantes apoyaban la huelga en alma pero no en cuerpo, al estar realizando los servicios mínimos.

María José Fernández, médico de familia en Ourense, resumía el malestar de sus compañeros: «Hay falta de comunicación con el CHUO. Las citas en traumatología o ecografía se están dando para dentro de seis meses, y el médico de Primaria es el que acaba finalmente apañando con todo. Además, hay una burocracia enorme a nivel de informes». Fernández señala que el principal foco de conflicto radica en la gestión de las dotaciones de Recursos Humanos: «Necesitamos poder dedicar tiempo a los pacientes. Como mínimo, diez minutos a cada uno. Y esto tiene consecuencias, porque hay gente que aprueba la oposición y no quiere venir aquí por la calidad asistencial».

María José Modroño, adscrita al Centro de Salud de Mariñamansa, indica que otro frente abierto está en «las agendas de trabajo», a lo que se suma la necesidad de estar alerta a posibles salidas con el 061 o la atención a domicilio. «Son muchas cosas que van haciendo, cada vez, la agenda más compleja». Modroño lamentaba que «nuestra generación vio nacer la Atención Primaria, y ahora contemplamos cómo agoniza».

Ana y Pilar, hermanas, se enteraron por el boca a boca de la manifestación. La segunda vive en San Cibrao das Viñas y quiso venir igual. «Lo hemos hecho por solidaridad y necesidad», concretaban. Ellas se perdían entre la gente que caminó por el carril cortado en la calle Juan XXIII, donde también estaba Pilar Pereira, de 77 años y que, al enterarse de que su médico era desplazado al centro de salud de O Couto desde el de Novoa Santos, se marchó con él. «¡Yo soy de A Ponte, de toda la vida!», decía con orgullo. Pero su voz reducía la alegría al hablar de la situación sanitaria. «Yo he tenido suerte con los médicos toda mi vida. Si tenían que estar 20 minutos conmigo, estaban. Pero ellos no pueden con todo y hay veces que están saturados», concluyó.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Nuestra generación vio nacer la Atención Primaria, y ahora contemplamos cómo agoniza»