Jácome asegura que cumplirá sus promesas aunque tenga que «morrer no intento»

En su primera ofrenda al patrón San Martiño el regidor ourensano dice que «non é tempo de reproches» y sí de «xerar riqueza»

;
Ofrenda de Jácome por el San Martiño En su primera ofrenda al patrón el regidor ourensano dice que «non é tempo de reproches» y sí de «xerar riqueza»

ourense / la voz

«Hoxe é un día especial, pois por primeira vez como alcalde de Ourense cumpro cunha longa tradición, a de ser o encargado de presentar a ofrenda da cidade ao seu patrón, San Martiño». Así arrancó este lunes en la catedral ourensana la ofrenda al patrón de Ourense que, por primera vez, correspondía a Gonzalo Jácome, alcalde de la ciudad desde el pasado mes de junio. En su primeras palabras durante la misa solemne el regidor apeló a valores como la humildad, el trabajo, la constancia, el espíritu de sacrificio y al «orgullo de ser ourensán», como los pilares «dos que temos a alta honra, e a responsabilidade, de ser os representantes dos cidadáns que nos entregaron a súa confianza para conseguir ese futuro de benestar».

En un discurso de apenas dos minutos, Jácome puso de manifiesto la necesidad de «fortalecer a convivencia, alimentar o entendemento e, sobre todo, axudar as persoas que, por eses ciclóns de intereses espurios, foron devastando o estado de convivencia, e fan necesario desterrar odios e enfrontamentos» y aseguró que impulsará las medidas necesarias para «converter Ourense nun espazo de vida e de benestar».

«Non é tempo de reproches, senón de valentía, traballo e servicio público» dijo el alcalde, que puso como primer reto el de «xerar riqueza que teña unha incidencia determinante na nosa actual situación socio económica». Asimismo, se comprometió a cumplir sus promesas electorales. «Dixen cando iniciei a miña andaina como alcalde e hoxe, de novo, quero reiterar na ofrenda ao patrón San Martiño, a miña intención de conseguir os compromisos adquiridos coa cidadanía, e aínda sendo consciente das dificultades, mesmo morrer no intento se é necesario, para facer de Ourense unha cidade onde se viva ben e onde se poida vivir».

Considerando mejor «falar de obras máis que encomendar a sorte dos ourensáns a outras cuestións», se comprometió a trabajar para procurar el regreso a Ourense «dos que tiveron que marchar» y apeló al apoyo político. «É necesario que de xeito colectivo nos involucremos, evitando para iso as trabas partidistas que na maioría dos casos no fan máis que frear ese desenvolvemento».

 «Proxectos auténticos»

El obispo de la diócesis, Leonardo Lemos, se refirió durante la homilía a la figura de San Martiño por haber luchado en su época contra la «decadencia institucional e corrupción social a todos os niveis» y pidió que su figura, como patrón de Ourense, «sexa ese exemplo a seguir para todos os que teñen responsabilidades emanadas da confianza que lles outorgaron os cidadáns».

En sus palabras el prelado pidió «paz y prosperidad», concretando algunos deseos de futuro para la ciudad. «Que nos conceda traballos dignos para a mocidade e proxectos auténticos e innovadores que se preocupen das zonas periféricas da nosa cidade», dijo, fijándose también en el mundo rural, «que dende hai anos está a experimentar un alarmante éxodo poboacional porque os seus moradores non puideron descubrir nos seus lugares de nacemento eses horizontes de progreso real e auténtico tanto para eles coma para seus fillos».

Medio centenar de policías locales le exigen una disculpa al alcalde

M. Vázquez

Los agentes, molestos por las críticas del regidor, le han hecho el «paseíllo» a la corporación antes de la misa de San Martiño, portando carteles con la palabra «respeto»

«Lo único que queremos es manifestar nuestro descontento por la falta de respeto». Con estas palabras resumía un agente de la Policía Local de Ourense el acto que medio centenar de compañeros llevaron a cabo antes y después de la misa solemne de San Martiño. Molestos por los continuos ataques y críticas del alcalde hacia el cuerpo, los agentes le hicieron un silencioso paseíllo a la corporación local, encabezada por el regidor Gonzalo Jácome, desde la plaza Maior hasta la catedral, y lo mismo al terminar la misa, portando carteles con una única palabra «respeto». «Esto no es una reivindicación política, ni sindical, ni de ningún signo; lo que queremos es que nos dejen trabajar», aseguró Baldomero Rubio en representación de sus compañeros, advirtiendo que Jácome debe pedir perdón ante los agentes municipales por sus comentarios. «El alcalde debe tratar de disculparse y no generalizar», dijo, recomendado que «lo que tenemos que hacer es arrimar todos el hombro». Explicó en este sentido que «todos conocemos las dificultades que hay, dentro de nuestro cuerpo tenemos un déficit enorme de personal y medios y lo único que pedimos es poder resarcirnos de ese déficit» y garantizó que los agentes «nos esforzamos por dar el mejor servicio posible a la ciudadanía, que son los que realmente se merecen que la Policía Local esté a la altura». «Todos somos compañeros que pedimos a esta corporación, y sobre todo al alcalde, que nos respete como profesionales», concluyó el agente.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Jácome asegura que cumplirá sus promesas aunque tenga que «morrer no intento»