«Ser autónomo es una carrera de fondo. Los problemas son diarios»

David Martínez reivindica un paquete de medidas: «Cuando interesa somos empresarios y cuando no, somos trabajadores»


ourense / la voz

David Martínez Alonso (Ourense, 1969) acaba de ser reelegido como presidente de los autónomos de Ourense, cargo que ocupa desde julio del 2017. Aunque en su mensaje hay mucho espacio para el optimismo y el potencial de la provincia como campo idóneo para el autónomo, comienza la charla con un baño de realidad.

-Somos la peor provincia en datos de autónomos. Me duele mucho decirlo, pero es así porque estamos teniendo unos malos datos, debido a nuestra estructura demográfica y por la tendencia de la media de edad, que está entre los 48 y 50 años, especialmente en el sector del comercio. Hay que hacer un esfuerzo importante, como una figura alternativa cuando sales de la formación. En la provincia hay grandes posibilidades, tanto en el mundo rural como en el campo de la Formación Profesional. Somos 23.800 autónomos, pero vamos a marcarnos como objetivo elevar esa cifra con sectores con gran potencial como el termalismo, el destino de la Ribeira Sacra o el sector vitivinícola.

-¿Cuál es el perfil del autónomo?

-Predomina el comercio, pero también hay mucha gente que se dedica a los servicios profesionales y que son autónomos también. Más del 30 % son mujeres y la edad media, en el caso del comercio, es de 48 años. Ahí tenemos un problema, porque es cierto que no se consigue un perfil de autónomo joven.

-¿Cuáles son los principales errores que se suelen cometer?

-No le llamaría errores, sino aspectos no considerados. Lo que ocurre es que la gente se vuelca en su idea y en cómo abrir el primer día, pero se pierden aspectos financieros, administrativos o de continuidad. Obviamente, es muy importante tener la idea de negocio, pero no puedes dejar de lado lo otro y se necesita asesoramiento. Esos problemas de inicio, muchas veces son los que están detrás de esa crisis que provoca que el 80 % de los negocios que se abren no duran más de tres años. Por eso siempre digo que la prudencia es un beneficio a largo plazo.

-¿Que característica es indispensable para levantar un negocio?

-Son indispensables la disciplina y la paciencia. Vas a ser tu propio jefe y va a depender todo de ti. Puedes tener excusas generales del tipo «el mundo está muy mal», pero yo en estos casos siempre uso el símil de la lluvia: cuando llueve, llueve para todos y lo que tienes que conseguir es el mejor paraguas. Te lo tienes que creer y tienes que considerar que ser autónomo es una carrera de fondo y no un esprint. Los problemas son diarios y hay que estar preparados para saber que tu nómina no va a ser estable y no puedes apoltronarte y quedarte en tu zona de confort. No todos los emprendimientos tienen que ser startup. Hay que potenciar las actividades de toda la vida. Siempre habrá cabida para un autónomo que sea luchador.

-¿Cuáles son las principales reivindicaciones del colectivo?

-Falta el reconocimiento a nuestra figura, porque somos mitad coche y mitad moto, como los quads. Cuando interesa somos empresarios y cuando no, trabajadores. Hay que hacer una serie de paquetes y medidas específicas.

-¿Muchas veces pesa más lo que me gusta que el nicho de mercado al abrir un negocio?

-Una empresa es una inversión financiera. Tú puedes tener tu dinero en una cuenta en el banco sin más o puedes moverlo en fondos de inversiones o de ahorro, pero también puedes montar un negocio. El fin último de un autónomo tiene que ser generar riqueza. El planteamiento muchas veces es «voy a invertir en algo que me gusta o en algo que debe ser rentable porque veo que al de al lado le va muy bien». Y ahí empieza todo. ¿Qué ocurre? Pues sucede como en un pueblo de Ourense que se montó un negocio para el recreo de niños que iba muy bien y llegó a haber tres abiertos y, claro, no había clientes para todos. Muchas veces se va a la tendencia visual, sin analizar.

«Si las grandes empresas se asocian, no tiene sentido que no lo hagamos nosotros»

Martínez Alonso inicia la nueva etapa al frente de los autónomos con cinco incorporaciones a la directiva. Entre ellas, dos mujeres, como son Laura Gómez (vicepresidenta) y Mónica González. Considera que van a ser un revulsivo y que ayudarán a potenciar el trabajo del equipo que venía de la etapa anterior.

-¿Cuáles son los retos que se ha marcado para la asociación?

-El movimiento del autónomo ha vivido un resurgimiento, porque hasta ahora había tres asociaciones en España vinculadas a partidos políticos y ahora al ser tres millones de autónomos nos hemos convertido en un colectivo muy importante y generamos una gran parte de trabajo de las pymes españolas. Conocido el terreno, consideré que era el momento de reflotar la asociación en Ourense y centrarnos en la figura del autónomo de proximidad. Vamos a lanzar un plan que denominamos FNV, que son las iniciales de Formación, Networking y Visibilidad. Pretendemos que la formación sea de carácter gratuita y en pequeñas píldoras. Entendemos que en el asociacionismo está el futuro, porque el autónomo no puede ir solo. Ya las grandes empresas se están asociando para hacer frente a los retos del futuro, no tiene ningún sentido que no lo haga el autónomo.

-¿Cuesta convencer al autónomo para que se asocie?

-Mucho no, muchísimo. El problema que tenemos en Galicia es que al autónomo no le gusta dedicar tiempo a lo que no sea estar trabajando. Desde mi punto de vista es un error, porque la formación es fundamental. No todo es el día a día ni el trabajo diario. Por ejemplo, en el tema tan manido de la digitalización nos estamos encontrando que el problema es la predigitalización, como cambio para que acepte ese camino que agiliza mucho el trabajo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Ser autónomo es una carrera de fondo. Los problemas son diarios»