Sanidade medirá la incidencia del gas radón en 35 concellos de la provincia de Ourense

Un laboratorio de la Universidad de Santiago de Compostela ha estudiado su impacto en 603 hogares


ourense / la voz

Ourense es la provincia gallega con más presencia del que es considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el segundo factor de riesgo de cáncer de pulmón después del tabaco. El gas radón es un enemigo silencioso al que la Consellería de Sanidade busca cercar mejorando la eficacia del mapa gallego sobre su incidencia.

Hasta la fecha, el Laboratorio de Radón de Galicia -situado en Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela- ha realizado un total de 4.330 mediciones de las que 603 se han realizado en tierras ourensanas. Y la cifra de inspecciones es relevante, porque un mayor número de ellas aporta una idea más realista sobre el panorama.

Por comarcas, el concello de Ourense encabeza esta lista de mediciones por viviendas, con un total de 222 -144 en la propia capital-. Le sigue O Carballiño, con 73. Y, a continuación, la comarca do Ribeiro con 57. Sanidade estima que hará análisis en viviendas de 35 concellos para tener datos más concretos sobre el peligro que supone para los habitantes y decidir, a posteriori, qué medidas tomar.

Los concellos en cuestión son: Allariz, Avión, Barbadás, O Barco de Valdeorras, Boborás, Carballeda de Valdeorras, O Carballiño, Cartelle, Celanova, Coles, O Irixo, Maceda, Maside, A Merca, Monterrei, Muíños, Ourense, Pereiro de Aguiar, A Peroxa, Pobra de Trives, Ribadavia, Riós, A Rúa, Rubiá, San Cibrao das Viñas, San Cristovo de Cea, Taboadela, Trasmirás, Verín, Vilamarín, Vilamartín de Valdeorras, Vilar de Barrio, Vilardevós, Xinzo de Limia y Xunqueira de Ambía.

¿Cómo se mide el gas radón?

La unidad de medida empleada para estimar la concentración de gas radón por metro cúbico es el becquerelio, que mide el número de desintegraciones por segundo de átomos de radón en un metro cúbico de aire. En un recinto cerrado, el límite máximo fijado por la legislación europea son los 300 anuales, tanto en lo referente a hogares como a lugares de trabajo. Y hay dos factores añadidos de riesgo para los humanos que deben tenerse en cuenta: la cantidad de tiempo que se haya pasado en los lugares afectados y el hecho de que una persona haya sido -o sea- fumadora. Eso determina el aumento de posibilidades de sufrir un cáncer de pulmón.

Los estudios del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) sitúan a Galicia como una de las comunidades autónomas con un riesgo de exposición al radón más elevado, junto a Castilla y León, Extremadura y Madrid, entre otras. Y el motivo está bajo nuestros pies, en los subsuelos graníticos que generan el gas por su riqueza en uranio.

La importancia de la medición

Los estudios realizados por el Laboratorio de Radón de Galicia indican que en el concello de Allariz es donde se ha detectado una media más elevada del gas en la provincia por encima del límite máximo, 300 bq/m3. Pero en la zona se realizaron un total de 27 mediciones y, por ejemplo, en Xunqueira de Espadanedo solo en dos viviendas, con lo que la idea de cuál puede ser el impacto real puede quedar sesgada.

«No es lo mismo hacerlo en 4 casas que en 40», indica Xoán Miguel Barros, director del Laboratorio de Radón. Barros indica que una muestra basada en un centenar de casas de una localidad ya es considerable para tener un dibujo mental y numérico de la situación. «Y nuestro mapa es dinámico, porque lo estamos actualizando constantemente», concreta.

Barros indica que las investigaciones que han realizado hasta la fecha sitúan a Ourense y Pontevedra como las dos provincias más afectadas por la incidencia del gas radón, con muchos de los concellos por encima de los 200 bq/m3 y pocas excepciones por debajo de ese umbral. Curiosamente, el número de estudios en Pontevedra es el doble de los realizados en Ourense -1.412 frente a 603-.

Xoán Miguel Barros: «Como decían los americanos, no hay nivel de radón seguro»

P. Varela

El director del Laboratorio de Radón de Galicia estima que dos tercios de los cánceres de pulmón vienen derivados de la influencia de este gas

Xoán Miguel Barros es director del Laboratorio de Radón de Galicia. Avisa de que vivir en un quinto piso no implica no estar expuesto, ya que el pensamiento más extendido es que afecta a casas bajas y, principalmente, hechas a base de piedra.

—¿A qué se debe esta idea tan extendida entre la población?

—La legislación europea contempla que los mapas de exposición al radón hechos en el continente solo hagan hincapié en los sótanos y bajos. Y eso es básicamente castrar el análisis del riesgo que implica para las personas.

—¿Hasta qué punto hay desconocimiento de los problemas derivados del radón?

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Sanidade medirá la incidencia del gas radón en 35 concellos de la provincia de Ourense