La juventud del oso pardo anima sus incursiones en Ourense y Portugal

Pablo Varela Varela
pablo varela OURENSE / LA VOZ

OURENSE

Medio Ambiente ha detectado indicios de presencia del animal en tres concellos de la provincia en lo que va de año

09 sep 2019 . Actualizado a las 08:13 h.

Como ocurre en la adolescencia de los humanos, la bisoñez de algunos osos pardos de las montañas de Os Ancares les ha llevado recientemente a alejarse de sus núcleos de infancia. Durante este año 2019, la Consellería de Medio Ambiente ha documentado indicios de la presencia del animal en la provincia de Ourense en tres ocasiones, en el triángulo que conforman las localidades de Vilamartín de Valdeorras, Vilariño de Conso y Carballeda.

Fernando Bienzobas, biólogo de la Fundación Oso Pardo y coordinador del proyecto Life en la serra do Courel, explica que «ya hace años en las montañas de Enciña de Lastra hubo algún dato al respecto y también en la zona limítrofe con Quiroga». Bienzobas recuerda que el oso nunca desapareció del todo en Os Ancares, y ahora intentan que la financiación obtenida de la Unión Europea les ayude a asentar al animal en los territorios adscritos a la Red Natura en O Courel.

En esa lenta, pero continua expansión del oso, sospechan que uno o más ejemplares han decidido explorar otras latitudes en Ourense e incluso Portugal. «Es una hipótesis, pero pensamos que son ejemplares jóvenes, machos que buscan nuevas zonas y no tienen un destino concreto». En el país luso, la primera aparición fue en el parque natural de Montesinho, lindando con Ourense y Zamora. «No sabemos si son movimientos de dispersión, pero es previsible que esta presencia en Ourense vaya aumentando en el futuro», explica Bienzobas.