El hombre que mató a su mujer en O Carballiño, en libertad hasta su ingreso en una cárcel psiquiátrica

La Audiencia Provincial entiende que no se deben tomar medidas cautelares hasta que la sentencia sea firme, teniendo en cuenta su demencia


José Alén, el hombre que mató a su mujer en O Carballiño el 27 de enero del 2007, quedó en libertad, tras decidir la Audiencia Provincial de Ourense que abandone la prisión de Pereiro de Aguiar, donde se encontraba ingresado, al entender que no son necesarias medidas cautelares de seguridad hasta que la sentencia sea firme, sustituyendo esta por el internamiento en un centro mental.

A pesar de confirmarse que fue el autor de la muerte de su mujer, no fue acusado de homicidio por el acogimiento de la eximente completa de enajenación mental. Este fue el argumento de la defensa y del juez a la hora de entender que no era necesario su ingreso por más tiempo. El juez indica en el auto que se mantendrá esta situación durante la tramitación de los recursos interpuestos contra la sentencia, en la que se le imponía una medida de seguridad en establecimiento penitenciario por tiempo máximo de 14 años. Ahora permanecerá con sus parientes hasta que el juzgado de familia decida en qué centro penitenciario psiquiátrico será internado, ya que en Ourense no existe ninguno de estas características. Instituciones Penitenciarias solo cuenta con dos en Alicante y Sevilla.

El magistrado presidente de la Audiencia Provincial de Ourense, Antonio Piña, recogió en el auto una sentencia del Tribunal Constitucional, dado que existe una laguna jurídica importante que no contempla la prórroga de prisión en una persona demente a la que se le ha aplicado la eximente completa, como es el caso de Alén. Señala que, en este caso, la sustitución de la medida de prisión provisional por la cautelar de reclusión en un centro de salud mental solo puede ser impuesta por el juez de familia, a quien se le remitió de forma urgente el auto para que inicie cuanto antes el expediente de internación involuntario.

Para el jurado popular no existieron dudas de que José Alén fue quien mató a su mujer, Virginia F. V., en el domicilio que ambos compartían Los nueve miembros del tribunal consideraron probado, en base a las pruebas expuestas durante el juicio celebrado en la Audiencia provincial de Ourense, que el imputado, de 60 años «causó la muerte de su esposa por asfixia, empleando para ello el cable de la lámpara de la mesilla y apretando el cuello con las manos, apretando fuertemente y ocasionándole a causa de ellos, pese a los actos defensivos de Virginia, la muerte».

Durante el juicio, el tribunal consideró probado que la demencia que padece José Alén provoca, tal y como explicaron los médicos forenses «una grave afectación de sus facultades de comprensión y de actuación».

El hombre que mató a su mujer en O Carballiño ingresará en un psiquiátrico

marta vázquez

El jurado ve probado que el acusado, con demencia, la asfixió tras una discusión

Para el jurado popular no existen dudas de que José Alén Lorenzo fue quien, en la mañana del 27 de enero del 2017, mató a su mujer, Virginia F. V., en el domicilio que ambos compartían en la calle Alexandre Bóveda de O Carballiño. Tras apenas seis horas de deliberaciones los nueve miembros del tribunal consideraron probado, en base a las pruebas expuestas durante el juicio celebrado en la Audiencia provincial de Ourense, que el imputado, de 60 años «causó la muerte de su esposa por asfixia, empleando para ello el cable de la lámpara de la mesilla y apretando el cuello con las manos, apretando fuertemente y ocasionándole a causa de ellos, pese a los actos defensivos de Virginia, la muerte». Es lo que recoge uno de los hechos del objeto del veredicto sobre el que trabajaron los jurados, que se consideró probado por unanimidad. Asimismo, el tribunal no tuvo dudas de que la vivienda del matrimonio estaba cerrada por dentro a cal y canto, siendo imposible acceder desde el exterior ya que incluso el garaje tenía los pestillos pasados, considerando además como detonante del homicidio la discusión previa que el matrimonio había tenido, a causa de unas llaves de casa. El propio acusado, que en el juicio solo quiso declarar a su abogado, reconoció haber mantenido aquella riña con ella, asegurando incluso estar «arrepentido» por aquello.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El hombre que mató a su mujer en O Carballiño, en libertad hasta su ingreso en una cárcel psiquiátrica