El gerente del Sergas ve como una oportunidad el envejecimiento

Félix Rubial se propone que la asistencia a los mayores sea una marca de la provincia

sara pérez
redacción / la voz

El envejecimiento de la población de la provincia de Ourense es uno de los principales retos de la planificación sanitaria. Pero el nuevo gerente de los hospitales y centros de salud de la provincia, Félix Rubial, quiere que la atención al envejecimiento sea la bandera de la sanidad ourensana. «Eu prefiro falar de lonxevidade que envellecemento, porque non é algo necesariamente negativo. En Ourense temos una poboación extraordinariamente lonxeva e temos a oportunidade de especializarnos neste campo e ser un referente para Galicia e para toda España», explica. Entre sus previsiones está potenciar la investigación en este ámbito.

El nuevo gerente llegó ayer a su despacho, de manera que esta idea solo es un esbozo de sus planes. Pero hay datos que hacen de Ourense un caso significativo. En este momento, el Sergas tiene 300.000 usuarios con tarjeta sanitaria en la provincia. De ellos, 94.000 superan los 65 años. Es un 31 %, prácticamente uno de cada tres. En el área de Verín esta realidad es más cruda, porque allí las personas que superan la edad de jubilación llegan al 35 %.

Todos los estudios indican que la población mayor es la que provoca más gasto sanitario: va más al médico de cabecera, acude a más consultas en el hospital, cuando ingresa en una planta suele estar más tiempo y, sobre todo, consume más medicamentos. Y además, a un precio reducido. El envejecimiento es un reto enorme. Sobre todo si se compara con la población infantil. Solo hay 29.000 niños en Ourense en edad de ir al pediatra (catorce años o menos). Es un 9 %. Por cada tres mayores hay un niño.

Esos son los datos. Lo que dice Rubial es que quiere potenciar la investigación en la atención a los mayores y también promover medidas organizativas que cambien la asistencia sanitaria para atender mejor a este colectivo. El nuevo gerente tiene varias experiencias previas. En Vigo tenía un servicio de geriatría, que pasaba consultas y gestionaba camas. Ese servicio está en plena transformación. Con la apertura del Hospital Álvaro Cunqueiro, en el 2014, Rubial montó una unidad de ortogeriatría. Consistió en liberar a una geriatra para que esté a tiempo completo con los traumatólogos. Revisa caso a caso, controla la medicación y atiende las necesidades específicas de las personas mayores, que tienen que ver con la fragilidad. No es algo menor. Solo en cadera, se colocan unas 400 prótesis cada año. Con esta unidad (una medida puramente organizativa) se ha reducido la mortalidad, la estancia en el hospital y las complicaciones de los mayores.

El nuevo directivo del Sergas en Ourense también dice que quiere potenciar la colaboración con los dispositivos sociosanitarios. Se refiere a las residencias de mayores, que funcionan al margen del sistema asistencial del Sergas. En Vigo hay experiencias de coordinar la medicación de las residencias desde el servicio de farmacia del hospital. También existe un plan para que los geriatras del hospital sean consultores de las residencias.

«Ser un referente en lonxevidade significa que outros aprendan do que nós fagamos, que nos especialicemos», explica Rubial, que el pasado viernes fue presentado por el conselleiro, Jesús Vázquez Almuíña, y su cúpula a los jefes de servicio del hospital y a la junta de personal, y que sustituye a Julio García Comesaña.

Otra de las características de Ourense es la dispersión. La provincia es grande. Hay sitios en los que vive poca gente, pero vive. Y tienen un centro de salud. Conseguir médicos es un reto. En Ourense hay 105 centros de salud. En 58 de ellos hay un solo médico. En otros 22 hay dos. Y hay doce puntos de atención continuada (PAC, las urgencias de los centros de salud). Las sustituciones son un auténtico quebradero de cabeza para los gestores sanitarios. Habrá que ver cómo lo soluciona Rubial, que ha sido relevado en Vigo porque allí comenzó la crisis de la atención primaria con la dimisión de 25 jefes de servicio. De entrada, y sin querer ir más lejos, el gerente dice que «a enfermería debe ter un papel máis relevante, sobre todo no seguimento da cronicidade».

«Apostaremos pola maior participación dos profesionais da sanidade»

«Asumo a xerencia de Ourense, Verín e do Barco con todo o entusiasmo, enerxía pero tamén con toda a responsabilidade que dá un cargo desta magnitude», aseguró Félix Rubial en su primer día como gerente del Sergas en Ourense. En repetidas ocasiones hizo referencia al sentimiento de compromiso y responsabilidad que supone para él este nuevo puesto. «Esta é a maior empresa en termos empresariais da provincia, pois conta cun orzamentos de case 500 millóns de euros. Ademais é unha empresa de saúde», declaró Rubial. Para él la salud es uno de los valores más importantes en la sociedad.

En su primer día, el gerente acudió a la presentación de un libro infantil -Os bolechas saben o que é a diabete- que trata de concienciar y sensibilizar a la sociedad sobre esta enfermedad. En ese acto adelantó las primeras acciones que determinarán el paso de la nueva gerencia sanitaria, que serán de carácter estructural y organizativo. Todas ellas englobarán a los tres hospitales públicos -Ourense, Verín y O Barco de Valdeorras- junto con los centros de salud de toda la provincia. «Temos unha serie de retos moi importantes que acometer e que intentaremos asumir con moita dilixencia», comenta Rubial.

El futuro inmediato de la gerencia sanitaria en Ourense estará protagonizada por los profesionales, según Rubial. Su opinión será fundamental en el proceso de construcción de una nueva identidad para la sanidad pública ourensana. «Apostaremos pola maior participación dos profesionais», afirmó con seguridad el gerente del Sergas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El gerente del Sergas ve como una oportunidad el envejecimiento