José Manuel Baltar repite como presidente de la Diputación gracias al apoyo de Democracia Ourensana

La Voz OURENSE

OURENSE

Miguel Villar

PP y DO gobernarán en coalición los próximos cuatro años

28 jun 2019 . Actualizado a las 17:58 h.

La de este viernes ha sido la tercera investidura de José Manuel Baltar como presidente de la Diputación Ourensana. La primera fue tras la dimisión de su padre, Jose Luis Baltar, en el año 2012. La segunda, tras las elecciones del 2015. Las del pasado 26M fueron las primeras en las que el PP no obtuvo mayoría absoluta, pero los populares podrán seguir gobernando gracias a la apoyo de Democracia Ourensana.

El líder de DO, Gonzalo Pérez Jácome, es alcalde en Ourense gracias a ese pacto, pero los encargados de sellarlo en la Diputación y fueron los dos representantes de ese partido en la nueva corporación provincial: Miguel Caride y Armando Ojea. Este último será vicepresidente segundo de José Manuel Baltar. Jácome ya no estará en la Diputación pero sí asistió al pleno de investidura. Se presentaron Baltar, que logró catorce votos, el socialista Rafael Rodríguez Villarino (que obtuvo diez) y Montse Lama, de Ciudadanos, que se votó a sí misma.

La falta de mayorías marca la constitución de las diputaciones, que arranca hoy en Ourense

domingos sampedro

Después de los concellos llega la hora de las diputaciones. La constitución de los entes provinciales gallegos arranca hoy en Ourense, donde el popular Manuel Baltar se tiene que servir por primera vez de apoyos políticos para ser investido presidente, y proseguirá el lunes 1 de julio en A Coruña y el miércoles 3 en Pontevedra, finalizando en Lugo en una fecha todavía pendiente de determinar.

El aumento de la fragmentación política y la falta de mayorías absolutas, que afecta por primera vez al conjunto de las cuatro diputaciones, son esta vez los elementos distintivos de unas sesiones constitutivas que van a ceder todo el protagonismo a la negociación de los pactos de investidura o de gobierno entre las diferentes fuerzas políticas.

Seguir leyendo

En su discurso, el reelegido presidente de la Diputación ourensana repitió las palabras con las que arrancó sus otras dos investiduras -«son ourensán e creo en Ourense»- y esta vez añadió: «E sinto paixón por Ourense». Baltar destacó de su experiencia previa el hecho de haber alcanzado la deuda cero, su apuesta por la transparencia y la «visibilidade» que, según dijo, tiene la provincia en foros nacionales e internacionales. De cara al futuro, las palabras que marcarán el mandato 2019-2023 serán «humildade» y «reilusionar», dijo. Su gobierno en coalición con Jácome -al que no citó explícitamente- se regirá por las premisas del «centrismo, galeguismo, reformismo, municipalismo e europeísmo». Además puso en valor la «política do pacto».

Miguel Villar

«Elevemos Ourense entre todos, poñéndoa á altura que lle corresponde nunha Galicia autónoma que, por suposto, debe aspirar a maiores cotas de autogoberno, como nacionalidade histórica, como nación cultural diferenciada, solidaria e xenerosa, nunha España plural que avance e non retroceda; un conxunto de pobos e de identidades distintos, historicamente unidos. Fagámonos ouvir, así mesmo, aportando o mellor que temos e reclamando o que nos corresponde na Europa unida, especialmente no ámbito das entidades de goberno intermedias e do municipalismo», dijo Baltar.

Si discurso fue aplaudido por los diputados del PP, pero no por los de Democracia Ourensana. Hizo hincapié en ello el líder del PSOE, Rafael Rodríguez Villarino, en declaraciones a los medios de comunicación tras finalizar el pleno. «Non aplaudiron, coa cabeza gacha», dijo el socialista, que también destacó que a la investidura no asistió ningún cargo destacado de la Xunta (más allá de la delegada territorial, Marisol Díaz Mouteira) pero sí el expresidente provincial y padre del actual titular de la Diputación, José Luis Baltar, inhabilitado por la Justicia por contrataciones irregulares de personal. Estaba «nun lugar preferente, iso é nin máis nin menos Ourense».

Gonzalo Pérez Jácome fue el encargado de atender a los medios de comunicación en nombre de Democracia Ourensana y justificó el acuerdo con Baltar en que «los pactos no dejaron otra salida». Culpó al PSOE por no querer cederle la alcaldía y citó a una «dirigente israelí» para ilustrar esa idea: «Jamás podremos perdonarle al PSOE lo que nos han obligado a hacer". Jácome explicó que sus diputados no aplaudieron el discurso de Baltar porque tampoco los concejales del PP lo aplaudieron a él cuando fue investido alcalde. Dijo, en todo caso, que es «irrelevante» y que la coalición con el PP será estable. «En realidad los compañeros de viaje incómodos eran el PSOE, el Bloque y Ciudadanos. Estoy totalmente orgulloso de lo que hicimos», sentenció.

Bernardo Varela, nuevo diputado del BNG, dijo, por su parte, que el pleno de este viernes fue «unha oportunidade perdida para a provincia de Ourense». El nacionalista, que es concejal en Allariz, criticó a DO por apoyar a Baltar y dijo que tratará de contribuir a mejorar la situación de la provincia: «Veño por sorte dun concello onde temos amosado nestes últimos trinta anos que estar en Ourense non é ningunha eiva e iso é o que trataremos de trasladar a esta casa».

Finalmente, Montse Lama, del Ciudadanos, hizo hincapié en que hasta hace poco era diputada del PP. «Hoxe volvo entrar con ledicia, cun sorriso e coa cabeza ben alta», dijo la representante del partido naranja, que justificó de este modo el hecho de haberse presentado a la votación de la investidura pese a no tener garantizado más que su propio voto: «A todos os políticos se lles enche a boca de falar de igualdade e de rexeneración e de apostar polas mulleres. Pois ben, aquí Cidadáns aposta polas mulleres».