La permanencia de Jesús Vázquez trastoca los planes del pacto DO-PP

El exalcalde compatibilizará el Senado con el Concello para coordinar al partido


Ourense

Cuando se lo comunicó a sus compañeros de grupo municipal, la sorpresa fue mayúscula para algunos de los concejales del PP. Se esperaba que un cargo de consolación tras la derrota electoral provocase la dimisión de Jesús Vázquez. El momento ha llegado. Sin embargo, pese a que ya es oficial que el exalcalde será senador en representación del Parlamento de Galicia, Vázquez seguirá como edil. Esa decisión ha trastocado los planes de un sector del PP -que ya planeaba un congreso local extraordinario para provocar un cambio de ciclo a nivel interno- pero también los del nuevo gobierno municipal.

El incierto futuro del exalcalde condicionaba el reparto de responsabilidades en la coalición de los populares con Democracia Ourensana. Si dimitiese, la lista del PP correría y entraría José Jesús Cudeiro Mazaira, que ya fue concejal de Urbanismo en el último mandato y que parecía llamado a seguir asumiendo esa cartera en este nuevo mandato. De hecho, el reparto de tareas lleva días definido casi hasta el último detalle, pero estaba todo pendiente de la dimisión de Vázquez. Sin embargo, este seguirá en la corporación y no se encargará de ninguna área de gobierno por lo que estas deberán repartirse entre trece concejales en lugar de catorce.

«Asumí un compromiso con los ciudadanos en las elecciones y con mi partido en el congreso local y no voy a incumplirlo», explicó el exalcalde, que precisó que su papel será el de coordinar el PP a nivel local, tanto a nivel institucional (como concejal) como a nivel orgánico (como presidente del partido en la ciudad). «Soy el cabeza de lista, soy el coordinador del grupo y seré el oído de los ciudadanos para trasladar sus necesidades al gobierno», proclamó Vázquez, que detalló de este modo sus prioridades en el Concello: «Colaborar para que la gobernabilidad de la ciudad funcione, dar continuidad a los proyectos iniciados en el mandato anterior y que además haya unos presupuestos y un plan general».

El exalcalde matizó, no obstante, que «estos desafíos no van a ser secundarios ni mucho menos con respecto al otro», en referencia a su nueva responsabilidad como senador. «La Cámara Alta tiene una carga de trabajo muy concreta y, por lo tanto, es perfectamente compatible», señaló Vázquez, que explica que la intervención del presidente del PPdeG y de la Xunta fue fundamental en la resolución de la incógnita sobre su futuro: «Alberto [Núñez Feijoo] me dijo en todo momento que era importante mi trabajo en la vida política activa y que quería que estuviese. Y ahí estoy».

Reunión de portavoces

La delegación de competencias entre los concejales que forman parte del gobierno local estaba pendiente de lo que decidiese Jesús Vázquez. Mientras, otra de las tareas del nuevo ejecutivo es el reparto de sueldos, recursos económicos y personal eventual. Los portavoces de los cinco grupos políticos representados en la corporación municipal tuvieron un primer contacto este viernes pero quedaron en volver a verse el próximo lunes. Será a partir de entonces cuando debatan en detalle cuántas dedicaciones exclusivas o parciales y cuántos asesores corresponden a cada partido. Además deberán abordar los tiempos de intervención en los plenos y el número máximo de mociones.

El PSOE habla de un «premio de consolación» y el BNG dice que Feijoo tiene «medo»

«Fraude histórico», «estafa electoral» o «premio de consolación». Esos fueron algunos de los calificativos con los que el PSOE quiso definir este viernes la decisión del PP de designar a Jesús Vázquez como senador. «Quedou claro que Alberto Núñez Feijoo está disposto a bendicir calquera manobra insensata para tapar os cambalaches do PP na Deputación de Ourense», dicen los socialistas en un comunicado difundido al poco tiempo de conocerse la noticia.

En él, el PSOE advierte que «Vázquez e restantes edís do PP que tragaron coa operación sen rechistar, a pesar de rexeitala en privado, van cargar para toda a súa vida coa responsabilidade dunha indecencia e unha traizón histórica». Los socialistas creen que Feijoo ha actuado movido por miedo ante la proximidad de las elecciones autonómicas.

Eso mismo opinan en el BNG. La portavoz nacional, Ana Pontón, se reunió con dirigentes del Bloque en Ourense -entre ellos, sus dos nuevos concejales, Luis Seara y Rhut Reza, y su portavoz en la Diputación, Bernardo Varela- y dijo que «o cambalache de Feijoo en Ourense é por medo e pola súa ansia por parapetarse no poder». El BNG hará una oposición «desde o rigor e a honestidade tanto no Concello como na Deputación».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La permanencia de Jesús Vázquez trastoca los planes del pacto DO-PP