Jácome promete ser «expeditivo» para cambiar la política de personal

Urge la incorporación de un jefe del servicio de RR. HH. y de «técnicos cualificados»


Ourense

Siempre fue una de sus prioridades desde la oposición y también lo será ahora que es alcalde. La política de personal está en el punto de mira del regidor ourensano. Tras anunciar que su primera medida sería agilizar la puesta en marcha de un sistema de control horario para evitar el «escaqueo» de los trabajadores municipales, Gonzalo Pérez Jácome planea una revolución en materia de recursos humanos.

«Ya que dicen que soy una persona que genero titulares, tengo que decir que aquí hay mucho que arreglar y que la cosa por dentro creo que está un poco peor de lo que yo pensaba», señaló el alcalde en declaraciones a los medios de comunicación tras celebrar la primera reunión de su Junta de Gobierno Local. Jácome señaló que ya ha solicitado una reunión para sentarse a hablar con los sindicatos porque prevé cambios drásticos a nivel organizativo: «Siempre he criticado cómo han entrado aquí la mayoría de los funcionarios. Sin embargo, la gente tiene talento y voluntad en todos los lados». En este sentido, Jácome dijo que hay «manzanas podridas que desmotivan a los demás», pero añadió que «hay cantidad de funcionarios que quieren currar y que están esperando que se les presente un proyecto ilusionante».

Medidas inmediatas

Para hacerlo, el nuevo alcalde aseguró que en su ejecutivo han sido «tremendamente expeditivos». Así, además de firmar una providencia exigiendo agilizar la designación de un nuevo jefe de Personal -el nombramiento del anterior, el exconcejal popular Francisco Javier Rodríguez-Nóvoa fue anulado judicialmente- el alcalde ha pedido una relación actualizada de los trabajadores y sus cargos. Según explica, hay que «equilibrar» la plantilla porque «hay departamentos en los que falta personal y otros en los que sobra». Además, plantea la necesidad de contratar técnicos cualificados. «Todas las reuniones que hemos tenido en el Concello constatan lo que ya sabíamos, que faltan», sentenció.

Por otra parte, Jácome defendió su empeño en poner en marcha un sistema de control horario para los trabajadores municipales. Según recordó, desde hace semanas es obligatorio para todos los centros de trabajo públicos y privados. Dijo, por ello, estar sorprendido por las críticas que ha recibido su iniciativa y explicó que no tiene previsto negociar su puesta en marcha con los representantes sindicales de los trabajadores: «Si es obligatorio por ley me parece que no hay que consensuar nada».

Mafia policial

Al ser preguntado por la «mafia policial» cuya existencia ha denunciado en lo últimos días, Jácome, dijo que no podrá tomar medidas urgentes para atajarla porque la maquinaria del Concello es «lentísima». Y añadió: «Existen muchísimas cosas que funcionan mal en este Concello. En el tema de la policía utilicé esa frase pero también se podría decir en otros departamentos que hay, en vez de mafia policial, mafia de escaqueo».

Además, Jácome confesó las dificultades que ha tenido que afrontar en estos primeros días como alcalde. Según dijo, está tirando del personal de confianza que DO tenía en la Diputación porque cuando llegó al área de la Alcaldía se encontró «todo vacío». «Espero no perder el contacto con la realidad, pero es un riesgo muy grande», explicó el nuevo regidor ourensano.

El PP tendrá a Jorge Pumar como teniente de alcalde y a Flora Moure como portavoz

El nuevo alcalde de Ourense explicaba el mismo miércoles que la designación de su número dos en el gobierno local era una decisión que correspondía exclusivamente a sus socios de gobierno del PP. Así lo fijaba el pacto firmado con DO, pero la decisión se demoró durante días. Los populares han deshojado la margarita y finalmente la tenencia de alcaldía será responsabilidad de Jorge Pumar Tesouro. Era concejal de Turismo y Termalismo en la Diputación y se le considera próximo a José Manuel Baltar. El anterior mandato era su vicepresidente segundo en la Diputación, un cargo que ahora ocupará un representante de Democracia Ourensana.

Por otra parte, tal y como se preveía, el PP ha optado por una bicefalia a nivel local puesto la portavocía del grupo popular en la corporación será para Flora Moure Iglesias. Ella, al igual que Pumar, también formaba parte del gobierno de Jesús Vázquez. Se encargaba, en el último tramo de mandato, del área de Personal. Los viceportavoces en esta nueva etapa serán Ana Morenza y Sonia Ogando.

Además, el nuevo gobierno local prevé tener cerrado el reparto definitivo de competencias entre los concejales que formarán parte del ejecutivo. Jácome añadió que muy pronto se abordará también la distribución de salarios y personal eventual. «Es un tema bastante criticado que se presta a la demagogia, pero que hay que entenderlo», concluyó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Jácome promete ser «expeditivo» para cambiar la política de personal