«En la cultura china el deporte sirve para mantener la máquina engrasada»

José Gago, director del departamento gallego de wushu, prepara su torneo y el curso de taichi


ourense / la voz

José Gago Garrido (Ourense, 1958) es un personaje fácilmente reconocible en el wushu gallego, por no decir a nivel internacional. Su formación lo distingue como Maestro Nacional Especialista de la Escuela de Wushu Taichi y Defensa Personal, por la Real Federación Española de Judo, Cinturón Negro sexto Dan de Wushu por la Real Fed. Española de Judo por la misma entidad y sexto Duan de Wushu por la Federación China. Se ha instruido también en la Universidad de Educación Física de Pekín en taichi y chi kung, llegando al rango de profesor de la Universidad de Handan, además de contar con el diploma de la Escuela Latinoamericana de Medicina Tradicional China en chi kung terapéutico.

Dirige además el departamento de wushu y taichi en la Federación gallega de yudo, en la que también es profesor de la escuela de formación de monitores, además de otros cargos y estudios avanzados tanto en artes marciales como en la cultura china.

Y todo empezó en un pequeño gimnasio de la calle Doctor Fleming: «En 1982 abrimos la escuela de wushu, yo me había interesado por el mundo de las artes marciales y, poco después por la cultura oriental a los 15 años y a los 17 practicaba el kungfu con bastante asiduidad. Un compañero que llegó de Estados Unidos aceleró ese interés que tenía y probamos en la Escuela de Kungfu de Vigo, a mediados de los setenta, para presentarnos después a los exámenes de la federación».

Tras sus primeros pasos como profesor en Ourense, tocó dar un paso más, creando su actual escuela, Dinamic: «Este mundo ha evolucionado mucho en Ourense. Cuando comenzamos solo había el Kungfu, pero después se abrió a cuatro grandes ramas, kárate, taekuondo, yudo y wushu. Y no solo eso, el simple detalle de ponerte un chándal y correr por la calle era algo que sorprendía cuando empezamos. Ahora al menos se ha entendido que practicar deporte es algo importante para nuestra salud».

Eso sí, con matices importantes en cuanto a lo que los chinos entienden como filosofía deportiva y lo que se puede comprender por estos lares: «Aquí, mucha gente practica deporte para lucir el cuerpo, la fachada. En la cultura china, el deporte sirve para mantener la máquina engrasada, lo que ellos llaman nutrir el chi. Es extraordinario para cuidar la salud. Los orientales también tienen claro que el deporte o el simple hábito de mantener el cuerpo activo es bueno para mejorar la circulación de la sangre y, de ese modo, la enfermedad no se arraiga en el cuerpo».

En ese sentido, uno de los grandes legados de Gago Garrido es el curso de taichi que cada año desarrolla, en varios puntos del callejero de la ciudad, pero sobre todo en el jardín del Posío: «Es una actividad gratuita que no tiene comparación en todo el país. Incluso podemos decir que es una de las manifestaciones deportivas más antiguas de la ciudad, porque solo el Rali de Ourense se celebra desde antes. Nuestro curso de taichi ya va en las treinta y cinco ediciones y es algo que ha calado en la sociedad y que nos piden. La gente se interesa por los detalles y nos aconseja sobre horarios y localizaciones».

Las cifras avalan a la iniciativa de José, que desde hace ya muchas ediciones no baja de los ciento cincuenta practicantes diarios y que en una edición llegó a los 280: «Fue complicado, porque casi no cabíamos, aunque el recinto del Posío es adecuado, pero entre 150 y 200 ya es una cifra muy respetable».

El responsable de la Escuela Dinamic ya está mimando los detalles del próximo curso, que arrancará el 1 de julio y que contará con una promoción especial, para facilitar el acceso de los interesados. El saludable estilo de vida de Gago cuenta con muchos adeptos en Ourense y lo anima a seguir difundiéndolo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«En la cultura china el deporte sirve para mantener la máquina engrasada»