El hospital de Verín sopla las velas

El conselleiro de Sanidade destacó las mejoras que se han realizado en el centro en los últimos años


verín / la voz

Corría el principio del año 1994. Tras años de obras, el recién nacido Sergas puso en marcha un hospital comarcal ubicado a las afueras de Verín. Su objetivo era atender a una población de unos 35.000 habitantes. También había una novedosa filosofía para gestionarlo, a través de una fundación. Aunque luego, el centro pasó a integrar la red de Sanidade. Ayer tocaba aniversario, los 25 primeros años de un centro hospitalario que ha visto nacer y que ha marcado la vida de miles de verinenses.

Fue en su día el hospital más moderno de Galicia. Tuvo un coste de 12 millones de euros. Dotado de unas instalaciones envidiables. Habitaciones con teléfono, televisión, camas regulables con mando electrónico, algo poco habitual en aquella época.

Fue concebido para 160 camas, aunque lo normal es que estuvieran abiertas solo las 80 actuales. Comenzó en sus primeros años con 33 médicos y 140 empleados para desempeñar 17 especialidades médicas y quirúrgicas. A lo largo de los años se fueron añadiendo nuevos servicios, el último el de asistencia a domicilio (HADO). Antes vinieron las consultas externas y otros. Hoy el hospital cuenta con 213 profesionales El balance de casi todos es positivo.

La primera

El conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña, destacó al conmemorar el primer cuarto de siglo del centro, el incremento en la cartera de servicios asistenciales durante este cuarto de siglo. Vázquez otorgó un reconocimiento a la primera niña nacida en el centro, Noelia Fernández Rodríguez, que hoy cuenta 25 primaveras. En el acto participaró el entonces alcalde verinense y hoy subdelegado del Gobierno, Emilio González Afonso. Parte de la plantilla del centro tomó parte en el evento. Luego, los empleados tuvieron una cena de confraternización para celebrar la efeméride.

Rosa Ana Méndez, enfermera

«El espíritu de trabajo y el de compañerismo eran muy grandes»

Otra de las trabajadoras del hospital que comenzó su andadura profesional en la antigua Fundación Hospital Verín fue Rosa Ana Méndez, enfermera, que por aquella época era casi una adolescente. «Empecé con 22 años. Recuerdo especialmente la ilusión de aquellos primeros años en el que había una ingente cantidad de trabajo. Tengo nostalgia de cómo trabajábamos todos como una piña para sacar el hospital adelante en unos primeros tiempos que no fueran muy fáciles». Esta profesional expone que: «Se trataba de un centro maravilloso en su diseño, era muy moderno. Los que empezábamos a trabajar aquí estábamos muy satisfechos de poder desarrollar nuestra labor en un edificio tan moderno y bien equipado. Sobre todo rememoro que se trabajaba con una enorme ilusión y con gran eficacia. Hay que tener en cuenta que para muchos de nosotros era nuestro primer empleo».

Eva Fernández, administrativa

«Eramos un grupo de traballadores moi novos»

Una de las pioneras del hospital verinense, en el que lleva trabajando un cuarto de siglo, es Eva Fernández Ferreira, una joven administrativa de veintipocos años que ingresó en el centro en 1994. «Eramos un grupo de traballadores moi novos. A maioría tiñamos entre 21 e 27 años. Foi unha época moi especial nas nosas vidas, xa que iniciabamos unha traxectoria profesional en un hospital novo. Os primeiros meses estiven temporal, logo xa de xeito definitivo», recuerda. «O centro empezou coas urxencias e logo foron implantándose outros servizos como os quirófanos ou as especialidades. Evidentemente, non había os medios cos que contamos agora, pero era un hospital relativamente ben dotado e bonito. Evidentemente foi un punto de inflexión na atención sanitaria da comarca e un fito importante naqueles anos nos que a asistencia non era similar a da agora», rememora.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El hospital de Verín sopla las velas