Enfangados


Ourense / La Voz

Cansina y decepcionante. No encuentro otros objetivos para calificar la campaña electoral que nos están brindando la mayoría de nuestros representantes políticos, y los que aspiran a serlo tras la cita electoral del 26 de mayo. De todo lo oído o leído, poco más queda que la sensación del barullo de los golpes -dialécticos, se entiende- que se propinan entre unos y otros. Más que explicar lo que pretenden hacer cuando les toque gestionar esos dineros nuestros que tanto nos cuesta separar de nuestro peculio para colaborar cívicamente en el sostenimiento de lo público, se enfangan en el barro de la crítica al contrario. No hay forma de que salgan del lodazal y sean capaces de ver lo que de verdad tienen a su alrededor, que es lo que preocupa a los que vivimos en los pueblos, villas o ciudades de esta provincia nuestra. Y lo peor es que utilizan tan pobre argumentario en la pretendida estrategia de captación de voto, que no sé si caen en la cuenta de lo aburridísimos que resultan para el ciudadano de a pie. Eso, si no caen directamente en comentarios de pésimo gusto que reflejan más rabia que sentido común -como los panfletos aparecidos contra un candidato socialista por parte de sus adversarios nacionalistas-, lo cual, en teoría, dice poco de sus virtudes como aspirante a representar a todo un municipio. La sensación que queda es que todos están imbuidos de tal ensoñación de grandeza que se convierten en miniyos de los líderes de las formaciones que representan. Prefieren repetir sus mismos mantras y eslóganes antes que bajar a lo que les toca que, les guste o no, está más cerca de las corredoiras que de la Carrera de San Jerónimo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Enfangados