Una banda que explotaba a ciudadanos asiáticos en plantaciones de marihuana salpica a Ourense

Hasta 21 personas, de origen chino y vietnamita, han sido liberadas después de ser obligadas a trabajar en condiciones de esclavitud en naves de varias provincias españolas


Valencia

Agentes de la Guardia Civil liberaron a 21 personas, doce de nacionalidad china y nueve vietnamita, víctimas de un presunto delito de trata de seres humanos. Eran utilizadas en condiciones de esclavitud para cultivar marihuana en naves situadas en varias provincias españolas como Valencia, Zamora, Jaén o Guadalajara.

En las dos operaciones que han permitido liberarlas, que reciben el nombre de V-Termal y Quincunce, hubo veinticuatro detenciones, de veinte hombres y de cuatro mujeres de entre 20 y 57 años de edad. Se incautaron más de 17.000 plantas de marihuana en ocho plantaciones, con un peso de 1.831 kilos ya manufacturados y listos para su envío al extranjero. 

Fuentes de la Guardia Civil en Ourense aseguran que en la provincia se localizó un vehículo implicado en la trama, que venía de Zamora.

Ambas operaciones son consecuencia de una investigación iniciada tras el hallazgo de una nave industrial en la localidad valenciana de Chiva, en cuyo interior existía una gran plantación y en la que se detuvo a cinco personas, todas ellas de nacionalidad china. Según datos de la Guardia Civil, cuatro de estos detenidos, indocumentados, residían las veinticuatro horas del día en el interior de la nave, en condiciones muy precarias y sin saber español, y habían sido captados en China con la falsa promesa de un trabajo digno en Europa.

A todas estas víctimas les había sido retirada su documentación por los integrantes de esta organización y sus captores les prohibían salir de la nave, dándoles comida periódicamente y algunos enseres de higiene.

Las citadas operaciones se extendieron durante varios meses por distintas provincias españolas. En ellas fueron detectados distintos grupos criminales relacionados entre sí y liderados por ciudadanos chinos que conformaban una organización criminal dedicada a explotar a personas para realizar cultivos «indoor» de marihuana en naves alejadas de núcleos de población.

En Madrid se detuvo a los considerados como líderes de la organización, ambos de nacionalidad china, los cuales mantenían el control de la parte económica y la operativa de las diferentes naves. Una de ellos es un conocido empresario titular de varios bazares de venta de artículos chinos que, a su vez, también actuaba en la regularización de ciudadanos chinos en Europa.

En uno de los catorce registros que se llevaron a cabo, concretamente en un bazar de venta de productos de procedencia china, se intervino documentación que acreditaría la explotación de las víctimas. Allí se halló una habitación cerrada con un candado externo, donde existían indicios evidentes de que podrían haber sido alojadas algunas de las víctimas explotadas.

A los veinticuatro detenidos se les imputa varios delitos de trata de seres humanos, contra la salud pública, pertenencia a una organización criminal, blanqueo de capitales y defraudación de fluido eléctrico. Las operaciones han sido asumidas por los juzgados de Instrucción número 2 de Requena y número 1 de Picassent.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una banda que explotaba a ciudadanos asiáticos en plantaciones de marihuana salpica a Ourense