La huella de los cines se borra de las fachadas de la capital ourensana

En la calle Florentino Cuevillas ya no queda ni rastro del antiguo Novocine


ourense / la voz

La nostalgia se adueña de los amantes del cine en la ciudad de Ourense. Hace ya tiempo que las aventuras profesionales de pequeños empresarios naufragaron en la ciudad. Uno a uno y sin excepción fueron bajando el telón y apagando el reproductor víctimas de una crisis galopante del sector y también de la pérdida de población en la provincia ourensana, desde donde llegaban muchos de los habituales de las diferentes salas de la ciudad.

Ya no solo no quedan más cines que el del centro comercial Ponte Vella, sino que la huella que muchos dejaron en diferentes fachadas -alguna de ellas simbólica y de gran relevancia arquitectónica- ha ido desapareciendo con el paso del tiempo. Y es que para todos esos proyectos, el fin del proyecto vinculado al séptimo arte no admitía segunda parte de ningún modo.

Una de las últimas pistas de actividad cinéfila en la ciudad en borrarse de manera definitiva es el del Novocine, situado en la céntrica calle Florentino Cuevillas, y que lleva casi quince años sin actividad. A la vieja cartelera en desuso le sustituye un enorme cartelón que anuncia la posibilidad de alquiler de manera completa o parcial el espacio. La reforma integral del edificio llevó a los propietarios también a rehabilitar los bajos, con el fin de sacarles partido económico toda vez que la posibilidad de reabrir el cine era utópica. Una de las escasas fachadas que siguen oliendo a cine se encuentra, precisamente, a escasos metros. En la calle Sáenz Díez se mantiene abandonada la entrada del cine Dúplex, que también fue el último en aguantar el tipo en la ciudad, a excepción de las salas comerciales del Ponte Vella.

El irremediable paso del tiempo y la necesidad de sacar partido económico a bajos comerciales de grandes dimensiones provoca que en esa misma zona de la ciudad hace ya tiempo que se borrara el recuerdo del cine Avenida, otro de los espacios emblemáticos de la ciudad y que se encontraba en la calle Curros Enríquez. Al igual que el Dúplex, el Novocine o el Novocine 2 (dóctor Fleming) formaban parte de esas salas menos presuntuosas que se abrieron en la ciudad al abrigo del éxito del séptimo arte en tiempos donde HBO o Netflix eran ciencia ficción.

Edificios emblemáticos

Antes que los cines de nueva generación cerraron sus puertas espacios emblemáticos que hace ya tiempo que tienen otra función en la ciudad de Ourense. Es el caso, por ejemplo, del antiguo cine Losada, que abría sus puertas en la ciudad en la década de los años veinte del siglo pasado, y que desde hace años se ha convertido en un referente del mundo de la moda al albergar las tiendas centrales de la capital de Zara, del gigante Inditex. Un futuro de menos lustro le ha correspondido al Xesteira. En su primera etapa tras cerrar el cine se dedicó a la celebración de conciertos y también al negocio de la restauración. Duró poco y fue transformado en un restaurante de comida asiática que corrió la misma suerte. El estado de destrozo del inmueble fue noticia en diferentes ocasiones con acusaciones cruzadas entre propietarios e inquilinos.

Mejor suerte ha corrido el Mary, que también pasó a manos de Inditex, en Cardenal Quiroga, para acoger una tienda de sus marcas de bajo coste. A la espera de que se construya el centro comercial de A Farixa, donde se proyectaban cines, el futuro sigue presentándose oscuro.

Las salas comerciales del Ponte Vella, única referencia abierta en la ciudad

Ya hace tiempo que dejó de ser noticia, pero conviene recordar que al margen de proyectos como los de los cineclubes existentes en la ciudad y en el resto de la provincia, la única alternativa para ver los últimos estrenos del séptimo arte en la ciudad de Ourense son las salas del centro comercial Ponte Vella. Esta situación es así desde que en el 2007 bajara la persiana el Dúplex y acabara con la iniciativa de pequeños emprendedores que durante muchos años apostaron por el cine en la ciudad.

En la provincia, el escenario es igual de desalentador. Con el Novocine de Leiro como auténtico Quijote gracias al esfuerzo de Ernesto Romero no son muchas las posibilidades para los vecinos de la provincia. En la comarca de Valdeorras el Teatro Lauro Olmo proyecta películas durante los fines de semana, al igual que el centro cultural Avenida en A Rúa. También hay actividad en Xinzo de Limia (Gesma) y en Verín (Casa da Cultura)

Radiografía

La Voz de Galicia publicaba recientemente un barómetro en el que se dejaba constancia de que el hábito de acudir al cine ha disminuido de manera considerable. Así, tan solo el 15 % de los encuestados reconocía acudir de manera habitual a las salas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La huella de los cines se borra de las fachadas de la capital ourensana