Las lluvias de comienzos de abril no paliaron la sequía del invierno

Los embalses se encuentran un 8 % por debajo de lo habitual en estas fechas


ourense / la voz

El mes de abril comenzó en la provincia ourensana con lluvia. Lo hizo, incluso en cantidad, en algunas jornadas. Sin embargo, estas primeras precipitaciones de la primavera no lograron paliar todavía las consecuencias de un invierno especialmente seco en la provincia. En el presente año hidrológico, que comenzó el pasado octubre, la precipitación acumulada media en la provincia de Ourense hasta la fecha ha sido de 756 litros por metro cúbico. Esta cifra está un 8 % por debajo de la media histórica, que es de 822,6. Tampoco se llega a la cifras del pasado año por esta fechas. La precipitación acumulada este mes era un 17 % mayor que la actual.

Los embalses de la provincia se encuentran al 63,14 % de su capacidad máxima, un 1,34 % menos que la semana anterior. Este volumen es un 16,71 % inferior que la cantidad de agua embalsada hace un año (79,84 %,) y un 12,7 % menor que el llenado promedio histórico en estas fechas del año (75,83 %).

Los embalses de San Pedro, Santo Estevo y Montefurado son las presas con mayor acumulación de agua, superando el 85 % de su capacidad. El desagüe de estos embalses se hace visible aguas abajo, con la subida perfectamente visible del Miño a su paso por la capital ourensana anegando las zonas inundables. A la contra, la presas más vacías son las de Alvarellos (río Avia), al 39 %; el de Edrada, al 28 %; y el del Salas, al 40 % de su capacidad máxima. Estas cifras son cercanas a la registradas en el 2017, un año especialmente seco en la provincia, con la primera activación de la prealerta por sequía.

Las grandes precipitaciones caídas en la provincia desde que comenzó el año se concentraron en unos pocos días. La jornada más lluviosa fue la del 4 de febrero, seguida del 11 de marzo y del 8 de abril. En estas fechas se recogieron más de 65 litros por metro cuadrado en la provincia. Se trata de un día intenso de precipitaciones por cada mes, que viene a refrendar las consecuencias del cambio climático que hablan de jornadas puntuales de intensas precipitaciones con largos períodos de tiempo seco.

El caudal de los ríos está muy por debajo de lo que sería normal en esta época del año

Según informa la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil, el caudal de los ríos en las estaciones de la provincia se encuentra de media un 52,1 % por debajo del promedio histórico, abarcando entre unos mínimos de -83,4 y -78,4 %, en el río Sil en O Barco de Valdeorras y el río Limia en Xinzo, respectivamente; y unos máximos de -18,0 y -24,1 %, en el Avia en Ribadavia y Leiro, respectivamente. Todos por debajo de lo habitual.

La lluvia caída desde el pasado mes de octubre hasta hoy en la provincia no ha sido suficiente para llenar los ríos, aunque las previsiones para la semana que empieza hablan de precipitaciones generalizadas que pueden ir poco a poco revertiendo esta situación. Tras un otoño y un invierno muy secos será necesaria mucha agua para llegar al verano con niveles adecuados de caudal tanto en los ríos como en los embalses. Incluso esta falta de precipitaciones puede afectar a aquellas poblaciones o vecinos que se surten de las aguas de los pozos subterráneos.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las lluvias de comienzos de abril no paliaron la sequía del invierno