Piden 19 años de cárcel por el rapto y violación de una joven durante 20 días

Padre, madre y hermanos del principal acusado, del clan Madriles, serán juzgados


ourense / la voz

Severa es la condena que solicita el Ministerio fiscal por unos hechos también muy graves que habrían ocurrido en la capital ourensana a lo largo del mes de enero del 2018. Entre el día 7 y el 26 de ese mes una joven ourensana habría estado retenida contra su voluntad por un hombre que, ayudado por su familia, la habría violado y golpeado brutalmente y a diario, impidiendo que saliera de la vivienda en la que ellos residían y controlando las escasas comunicaciones que, vía whatsapp, mantenía con sus familiares.

Por estos hechos, que saltaron a la luz pública después de que un amplísimo despliegue de efectivos policiales consiguiese liberar a la joven retenida, se sentarán próximamente en el banquillo de los acusados de la Audiencia provincial de Ourense seis acusados, todos integrantes de una misma familia y todos pertenecientes al conocido policialmente como clan de los Madriles.

La pena más alta, 19 años de prisión, es la que se solicita para Javier G. J., de 40 años. Según el fiscal del caso fue él quien tramó un plan para retener contra su voluntad a la víctima, con la que antes de los hechos pasó varias noches en un hostal de la capital ourensana, manteniendo ambos relaciones sexuales consentidas. Después de eso, el 7 de enero el acusado la convenció para que fuese a su casa, situada en la calle Dalia, cerca del cementerio de San Francisco. Ahí habría empezado un calvario que se prolongó durante 20 días, hasta que la policía asaltó la vivienda y la liberó.

«El acusado concibió desde el momento en que la víctima lo acompañó impedirle marcharse de su lado, privándola de su capacidad deambulatoria obligándola mediante una conducta violenta y agresiva, acompañada de continuas intimidaciones a permanecer en la vivienda», recoge el escrito de acusación del caso, en el que también se asegura que a la chica le quitaron el móvil, permitiéndole que de vez en cuando enviara mensajes a su familia, con contenidos que ellos mismos dictaban. Durante el tiempo que duró esta situación, el acusado habría obligado a la chica a mantener relaciones sexuales contra su voluntad, a diario y bajo la amenaza de que si no se sometía la mataría, como también a su familia. Habría llegado asimismo a amenazarla con una escopeta si ella se negaba a tener relaciones.

En estado de pánico habría vivido la víctima durante el tiempo de cautiverio, siendo sometida «a un trato degradante, con continuas humillaciones y vejaciones». Así, la habrían obligado a beber alcohol y tomar drogas, le habrían cortado el pelo contra su voluntad y la habrían obligado a bañarse en agua fría, impidiéndole comer porque, a juicio se su captor, «estaba muy gruesa».

Da constancia el escrito presentado por la Fiscalía de Ourense a lo largo de dos páginas de la crudeza de la conducta que, presuntamente, mantuvo el acusado con la chica durante aquellas casi tres semanas. «Con ánimo de atentar contra su integridad corporal la golpeó en diversas ocasiones con palos y barras de hierro causándole múltiples heridas», explica el informe, que aprecia en todo lo ocurrido la existencia de cinco delitos imputables al principal sospechoso, que está en prisión preventiva desde su arresto a finales de enero del 2018. Se trata de detención ilegal, agresión sexual continuada, coacciones continuadas, trato degradante y lesiones. Además de la prisión, el fiscal pide que Javier J. G. no pueda acercarse a la víctima durante 13 años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Piden 19 años de cárcel por el rapto y violación de una joven durante 20 días